sábado, 27 de diciembre de 2014

Rinoceronte, Las personas, César Brie, Alfredo Alcón, China Zorrilla, Proyecto posadas y Spam


La unión hace la fuerza y la escena

Nueva ley de Centros Culturales, artistas organizados y mucha experimentación. A continuación los 10 (caprichosos) hechos teatrales de 2014.

El teatro de Buenos Aires tiene la fuerza incontenible del agua: no se puede detener y se filtrará siempre. Por eso, es imposible hacer un justo balance de cuáles fueron las expresiones escénicas más importantes de 2014. Imposible, porque no hay forma de ver todos los espectáculos comerciales, independientes y oficiales que se producen en esta ciudad.
Más allá de la descomunal producción de artes escénicas, sí se pueden registrar ciertos fenómenos o tendencias que sobresalieron este año. Los espacios independientes se consolidaron como expresiones experimentales y de riesgo, pero lograron organizarse en redes cada vez más participativas y combativas.  El resultado más concreto y feliz de esta organización fue la sanción el jueves 18 de diciembre de la Ley de Centros Culturales. Cuando comience a regir la Ley Meca (Movimiento de Espacios Culturales y Artísticos) entre otros beneficios, se flexibilizarán los trámites y se acelerarán los tiempos de habilitación para los nuevos espacios culturales. El principal punto que contempla esta ley es que se considera a los centros culturales como organizaciones sin fines de lucro. pero además de la ley, los artistas continuaron armando redes: se formó Proscenio Sur para representar a las salas de teatro de la zona sur de la Ciudad, que incluye carnet de vecino y funciones gratis los domingos de fin de mes. El colectivo Escena, que reúne a los teatros conocidos como el "off del off" hizo un nuevo festival y volvió a pelear por la defensa de sus espacios de creación.
Pero en el desafío de mantenerse heterogéneos y experimentales, el teatro independiente también consolidó su necesidad de atravesar el riesgo, ya sea desde el uso del espacio (se hicieron obras en los areneros de las plazas, peluquerías, en petit hoteles y en casas particulares), desde la innovación en los ciclos –fue un gran año para la temporada de Teatro Bombón, con obras de 30 minutos que se hicieron en simultáneo en una casona antigua y reciclada– o la propuesta de El Cultural San Martín con las relecturas de grandes directores como Meyerhold y Alfred Jarry– o en propuestas más arriesgadas desde lo conceptual.
También este año continuaron proliferando los festivales que intentan reunir las producciones independientes en torno a un autor, una fecha o un concepto estético. Entre la enorme diversidad de encuentros, el más novedoso fue el Primer Encuentro Internacional de dramaturgia que reunió a diez autores de Europa para que presenten sus obras en Buenos Aires, dirigidas y actuadas por argentinos. Este encuentro cambió el eje de los movimientos artísticos: Europa miró a la Argentina y la Capital Federal se afianzó como una plaza teatral de proyección internacional.
Y como se delimitaron y se crearon nuevas redes, también comenzaron a mezclarse. Por ejemplo, este año también se caracterizó por el estreno de varios espectáculos independientes en salas comerciales, como La omisión de la familia Coleman, que tras diez años de funciones en el off logró a llenar la sala más grande del Paseo la Plaza, lo mismo que pasó con Estado de ira y ¿Estás ahí? en el Picadero. Si antes la novedad era que los directores de la escena independiente dirigían en el teatro comercial, ahora las distancias son aún más pequeñas y las propias producciones de autogestión pueden llegar a estas salas más comerciales. La programación de 2015 anticipa que esta tendencia seguirá creciendo.
Mientras que el mito del fin del teatro ronda entre los intelectuales del arte, en Buenos Aires abandonó el espacio de resistencia para volverse el lugar de mayor vitalidad. «


Rinoceronte

El 2014 arrancó en el Teatro San Martín con un espectáculo internacional memorable. Se trató de la obra Rinoceronte, a cargo de la compañía francesa Theatre de la Ville. Entre lo surrealista y el absurdo, el texto de Ionesco se elevó en una atmósfera envolvente que confundió al público entre la ficción y la realidad.


Trabajadores

La talentosa directora Vivi Tellas volvió a apostar al biodrama con una propuesta original: estrenó en el Teatro San Martín el espectáculo Las personas, con el cual ubicó en el centro de la escena a los trabajadores de la institución, reflejando sus historias personales, deseos y la lucha con la burocracia del sistema estatal.


Sentido desde el propio cuerpo

En agosto de este año el mítico César Brie, un argentino que buceó por el mundo en búsqueda de experimentación y en la consolidación de grupos, llegó al país, y en el Teatro Ensamble de Banfield presentó sus unipersonales. Brie es uno de los directores más experimentales de la Argentina.Estuvo ligado al Odin Theatre de Dinamarca, con la dirección de Eugenio Barba y en los 90 se radicó en Sucre, Bolivia y creó la compañía Teatro de los Andes. Ahora vive en Italia, pero quiere volver a instalarse en Argentina. Árbol sin sombra, uno de sus unipersonales, que relata el enfrentamiento entre civiles y  campesinos en Bolivia, fue un ejemplo de la construcción del sentido desde el propio cuerpo.


Alcón, el gran actor argentino

El 11 de abril de este año murió Alfredo Alcón, sin dudas, la figura más emblemática del teatro argentino. Como sólo pasa en los pocos casos de personalidades populares y admiradas, su muerte conmovió a distintos sectores sociales del país. Desde famosos, intelectuales a espectadores que lo seguían en cualquier desafío que asumiera. La poesía de Alcón para actuar se mantuvo viva en videos, grabaciones y películas. También el 29 de abril murió la actriz Norma Pons, conocida por su carrera en el teatro de revista y su recorrido, después, en el teatro de texto. Pons murió en su época de mayor reconocimiento como actriz, con el personaje de Bernarda Alba, en el clásico de Federico García Lorca.


la china de todos

El 17 de septiembre de este año murió la actriz China Zorrilla, una de las personalidades más queridas en el ambiente artístico. Tenía 92 años y se había retirado de la actividad profesional a los 90.


spam y proyecto posadas, joyas en la cartelera

En la escena independiente hubo muchos espectáculos de calidad. Pero como esta es una elección caprichosa, destacaremos Proyecto posadas, la pieza escrita por Andrés Binetti y dirigida por Michelle Wejcman que resignifica la barbería La Época, de Caballito, en un espacio clandestino de militancia en los 70’. También Rafael Spregelburd estrenó Spam, su ópera hablada donde deconstruye el lenguaje y trasporta al espectador al caos del sentido y su creación.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: