martes, 14 de octubre de 2014

Pablo Flores Maini: Ya nada será como antes, Wendy


“Siempre se intenta someter al yo salvaje”

PABLO FLORES MAINI, ACTOR.

–¿Cuál es tu personaje en Ya nada será como antes, Wendy?
–Mi personaje es un pescador empleado de Muñoz, casado con Eva, con quien vive en una casilla en un pequeño pueblo a orillas del mar. En la cárcel conoció al hermano de Eva, quien regresa por sorpresa.
–¿Cómo tratan el incesto?
–Con gran habilidad y sin juzgar. A través de un texto cargado de potente teatralidad, se logra que el espectador casi sin darse cuenta se encuentre sumergido en profundas aguas, mezcla de inocencia infantil y una pasión que se reaviva entre hermanos, con el encanto de quien cuenta un bonito cuento. Pero el autor no califica ni abre juicios de valor.
–¿Los personajes llegan a dominar sus “yo” salvajes?
–¿Quién, en el teatro o en la vida misma, logra dominar del todo el costado más animal? El hombre constantemente intenta someter ese yo salvaje. Educarlo. Reprimirlo. Pero, como en la vida, estos personajes luchan hasta donde pueden. Hasta que ceden.
–¿Qué provoca la obra?
–Provoca un poderoso disparador de reflexión sobre el amor, sobre la mirada social, psicológica, antropológica de relaciones que, a priori, nos resultan incómodas o calificaríamos rápidamente de perversiones o abusos. A mí me pasó con esta obra que quise saber cuál era la posición de algunas disciplinas frente al incesto, y me encontré con que pareciera que es un tema difícil del cual mejor no hablar, aún en ámbitos en los que se habla de las cosas que no se debe.

Los viernes a las 23 hs. en Belisario, Corrientes 1624.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: