jueves, 11 de julio de 2013

Guido Balzaretti


De Casi ángeles a Los Miserables

Un argentino de 24 años triunfa actualmente en España con una versión del célebre musical.

Antes de empezar con la gira nacional de Los Miserables por España, obra a la que llegó luego de un casting en varios países, realizado en 2010, Guido Balzaretti pasó unos días por Buenos Aires. El joven de 24 años, que interpreta a Marius en la puesta española, aquí es recordado  como el Albino malvado que secuestra a Justina (Julia Calvo) en Casi ángeles, o  el Melchior de Despertar de primavera, producido por Cris Morena y RGB, trabajo por el cual fue nominado a los premios Hugo.
Formado por Pepe Cibrián, comenzó su carrera profesional con participaciones en Calígula, El jorobado de París y Drácula. La última vez que subió a un escenario argentino fue en El Maipo para Sweeney Todd.
–¿Cómo llegaste a actuar en Los miserables en España?
–Todo empezó con una audición en Buenos Aires, una convocatoria para encontrar a uno de los roles, ¡después de buscar en toda España y los Estados Unidos! El paso siguiente, después de un "necesitamos verte personalmente", fue viajar a Londres para audicionar ante el productor Cameron Mackintosh, el director James Powell y el compositor Claude Michel-Shönberg. Unos quince minutos después de terminar mi prueba, café de por medio, Mackintosh me dio la noticia de que sería Marius en la nueva producción 25º aniversario de Los miserables en España.
–¿Qué más hiciste allá?
–Hice El último jinete, que fue producida por el ministro del cultura de Arabia Saudí, y Andrés Vicente Gómez, uno de los productores de cine español más emblemáticos. En este montaje, intervinieron grandes nombres como Ivnonne Blake (diseñadora de vestuario de Superman y ganadora de un Oscar), Albert Hammond (compositor de "One moment in time" de Whitney Houston). Fue una temporada limitada en los Teatros Del Canal.
–¿Cuál es tu rol y en qué consiste la película Un dios prohibido?
–En una conferencia, el director Pablo Moreno le entregó la primera copia del film Un dios prohibido al Papa Francisco. La película está basada en un hecho real y cuenta el martirio de un grupo de jóvenes seminaristas durante la guerra civil española. Mi rol es el de Pablo Hall, un argentino que sobrevive y es quien cuenta todo lo vivido con sus compañeros en esos meses de encierro y abuso. Es una historia de amor y perdón. No hay buenos ni malos, simplemente se cuenta una historia. Este largo se estrenó hace tres semanas en cines de toda España, contó con un preestreno en Roma, y se prepara para proyectarse en Brasil, Chile, México y países de Europa del Este.
–¿Cuáles son tus planes próximos? ¿Te gustaría volver a trabajar en Buenos Aires?
–Próximamente volveré a España para reestrenar Los miserables, pero esta vez, de gira. Pasaremos por más de treinta ciudades y, por primera vez, recibirán un musical teatros netamente operísticos, como el Palacio de Las Artes de Valencia. Hay una proyección de fechas hasta enero de 2015. Me encantaría que, en algún momento, surja algún proyecto que me haga volver; por lo menos, por un tiempo. Lo ideal sería no tener que elegir entre un lugar y otro, sino poder combinar ambos.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: