jueves, 25 de abril de 2013

Mónica Cabrera: Será de Dios



La actriz Mónica Cabrera brilla como autora del grotesco "Será de Dios"

La actriz y directora Mónica Cabrera, quien comenzó a grabar la nueva tira de Telefé "Somos Familia", es la autora de "Será de Dios", comedia que transcurre en una clínica privada y donde se abordan con ironía los efectos de las miserias humanas a partir del vínculo entre siete enfermeras y una paciente.

Desde una mirada filosa, Cabrera -quien se lució en el unitario televisivo "Trátame bien"- apela el humor para encarar temas como el maltrato, la locura y la marginalidad en esta pieza dirigida por las fogueadas Clara Pizarro y Laura Yusem.

Las excelentes actuaciones, la solvencia del libro y la riqueza en la construcción de los personajes, son algunos de los pilares de "Será de Dios", que se presenta los sábados a las 21.30 en El Patio de Actores (Lerma 568) y cuya trama transcurre en un ámbito hostil: una clínica privada donde la salud es lo menos importante.

Un travesti que decora un arbolito navideño con las cajitas de medicamentos psiquiátricos, una eterna solitaria que aún no pudo despegar de la mirada opresiva de su madre y una joven que por momentos cree ser Evita, son algunos de los perfiles de este peculiar equipo de enfermeras que atienden a una paciente sin remedio.

Julieta Alfonso, Tatiana Baranoff, Rafael Cejas, Gloria Gamallo, Dante Iemma, Graciela Malvagni, Jorge Sánchez Mon, Susana Monjoux y Silvia Villazur son los protagonistas de esta historia que se cuenta en tono de grotesco.

-¿Cuánto hay de vos, de tus obsesiones, de tus inquietudes en "Será de Dios"?

- No tengo idea. Seguramente cosas que he padecido aparecen con humor, porque así no me carcomen las injusticias. Compartiendo con el espectador, no nos sentimos tan solos sobre sistemas que nos han arruinado alguna parte de la vida y que no serán modificados, por lo menos durante mi paso por el mundo.

-¿Cómo trabajaste en los personajes para lograr entretener sin perder la profundidad?

- No tengo un sistema. Serán las cosas que me molestan sin darme cuenta, y en cuanto me siento a escribir surgen estas molestias. No trabajo sobre los contenidos en la corrección sino sobre la estructura.

Y cuido mucho la forma de hablar del personaje, para que sea como escuchado al pasar, coherente y sustentable en el tiempo. Si tiene marido, hermanas, anécdotas que aparecen y narran su historia y su contexto las rescato y preservo para darle credibilidad al monólogo.

-¿Cómo nace la idea de abordar esta historia tan cruda y a la vez divertida en el marco de una clínica privada?

-Todos los textos fueron escritos en el período que hice "El bataclán", el programa de humor en la radio "La Voz de las madres", durante un año tenía que escribir un programa semanal. Fue una época muy prolífica.

No inicio los textos con una idea: me siento y comienzo a escribir. Cuando creo que aparece algo coherente, lo continúo, y corrijo intentando mantener una estructura de personaje sólido. Un personaje bien construido dará muchos monólogos, porque tienen mucho que decir y muchas historias para contar.

-¿"Será de Dios" es una continuidad de tus trabajos anteriores?

- Sí, debe haber una continuidad en las temáticas o en fórmulas que se quieren descubrir y perfeccionar. Siempre en el monólogo está la obsesión por captar la atención del espectador con pocos elementos, no perderse ningún recurso, ir directo al tema, no extraviarse, y sorprender permanentemente.

Si el espectador ya sabe lo que el personaje va a decir, es un fiasco. Y la experiencia de ese actor o actriz en escena tiene que ser inolvidable para el espectador.

- ¿En "Será de Dios" trabajaste junto a las directoras y los actores? ¿Fue un trabajo conjunto?

-No, le di a la directora una carpeta con varias obras, y ella tomó textos de varios lugares y armó su espectáculo con diversos monólogos.

-¿Cuál es la sensación al ver un texto tuyo en escena?

- Siempre es bueno que los textos que escribo tengan otra mirada porque crecen y se resignifican. Gloria Cingolani hizo una puesta en El Kafka de "Gente de mala suerte" en el 2011 muy interesante.  Lo único que quiere uno cuando escribe es que los personajes cobren vida y comuniquen lo que se construyó en soledad.

-¿Cómo fue el proceso que llevó a que tu obra haya llegado al teatro de esta manera, tan sólida?

- No tengo una opinión sobre mi trabajo en el teatro. Actúo y dirijo desde 1982, y escribo desde 1995. Todo lo que hice fue tratar de sobrevivir, no perder mis principios y no olvidarme de que todo lo que hago es por vocación.

Trabajo mucho, estudio y leo siempre, voy al teatro cada vez que puedo y he logrado conservar la curiosidad y el interés por lo que hago. No ser burócrata en el corazón creo que da buenos resultados en lo que uno realiza.  No me creo la gran cosa, ni me siento una vieja, en el mal sentido de cosa en desuso. Por lo menos duermo en paz.

-¿El hecho de ser una experimentada actriz y directora, cómo influye en tu trabajo como dramaturga?

- El oficio de actuar da muchos elementos para la escritura. Pero la escritura es lo primero que quise hacer de niña. Como directora tomo el texto como un manual de instrucciones, que tengo que comprender y seguir al pie de la letra. Así que luego de escribir, en las correcciones aparecen los oficios de actuar y dirigir.

-¿Tenés otros proyectos en cine, teatro o televisión?

-Estoy dirigiendo para teatro un texto propio, "Electric Mamma", con Gloria Cingolani, Marialba Sosa y Hernan Statuto. Para la Televisión Digital Argentina, para CDA (Contenidos Digitales Argentinos, televisión en internet) estoy escribiendo un ciclo de microficciones de humor, cuyas grabaciones comienzan en mayo.

Y estoy grabando para Telefé una tira de Enrique Estevanez, "Somos familia", que protagonizan Ana María Orozco y Gustavo Bermúdez.

Fuente: Télam

No hay comentarios: