jueves, 1 de marzo de 2012

Alberto Ligaluppi: Complejo Teatral de Buenos Aires


El inicio de una nueva etapa en el Complejo

La programación para este año

En el Teatro Sarmiento, Marcelo Mininno acaba de estrenar una obra en la que los personajes no pueden ponerle palabra a una tragedia. Con la misma escenografía de fondo, las autoridades del Complejo Teatral de Buenos Aires, dirigido por Alberto Ligaluppi, pusieron en palabra la programación nacional y parte de la internacional (aunque algo ya se había adelantado) de la actual temporada.

"Volver a los orígenes es un concepto que tiñe a la programación de este año", dijo el funcionario acompañado por Hernán Lombardi, ministro de Cultura, y el resto del plantel directivo de la institución. En ese sentido, las puestas que Javier Daulte y Rubén Szuchmacher realizarán de dos textos de Shakespeare que sirven como ejemplo de esa idea. Daulte hará Macbeth con un elenco encabezado por Leticia Brédice. Por su parte, Szuchmacher montará Enrique IV, con Horacio Peña y un numeroso elenco. "Las dos obras apuntan a reflexionar sobre el poder", añadió durante el encuentro. La misma línea con la que se abrirá la temporada internacional con la puesta de 1984, el texto de George Orwell dirigido por Tim Robbins.

"Esto no será la lectura de la programación porque esa información está en la carpeta", advirtió Ligaluppi apenas comenzó la conferencia de prensa. Una forma, quizá, de marcar diferencias sobre aquella costumbre de Kive Staiff de llevar adelante este tipo de encuentros leyendo hoja por hoja el material seleccionado. En la programación también hay mojones que indican cambios en los criterios, aunque, claro, la fuerza de la costumbre tiene su peso. De hecho, Szuchmacher llegó recién para las empanadas porque se había ido al Teatro San Martín, lugar en donde históricamente se anunciaba la programación.

Bajo esta óptica curatorial que se puso en marcha tibiamente el año pasado, el francés Paul Desveaux montará Sallinger, un texto de Bernard-Marie Koltés. En la otra vereda de la avenida Corrientes, en el Presidente Alvear, Ciro Zorzoli montará Las criadas, de Jean Genet, con un elenco más que prometedor: Marilú Marini, Paola Barrientos y Erica Rivas. A la visita a estos dos autores malditos franceses se suma Recordando con ira, obra de John Osborne, que estará en manos de Mónica Viñao.

Puestistas de larga trayectoria también forman parte de la programación del Complejo. Por ejemplo, Francisco Javier, un maestro en la utilización del espacio escénico, montará El especulador, de Balzac, con un elenco encabezado por Daniel Fanego y Elena Tasisto. Por su parte, Julio Baccaro hará El organito, de Discépolo, con Rubén Stella y María Ibarreta. Casi en el marco de la reivindicación de los maestros (así trató Ligaluppi a Juan Carlos Gené al recordar su último encuentro con él), José María Muscari hará Póstumos, un espectáculo con María Concepción César, Duilio Marzio, Beatriz Bonnet y Nelly Prince, entre otros.

Abrir el juego

En buena hora, después de una temporada pasada sin muchos aires renovadores, el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín volverá a ser dirigido por coreógrafos que vienen desarrollando una excelente tarea en la escena independiente. En diferentes momentos del año presentarán sus trabajos Gabriela Prado, Pablo Rottemberg y dos duplas: las conformadas por Ana Garat y Pilar Beamonte y la integrada por Carlos Casella y Gustavo Lesgard. Mientras tanto, Mauricio Wainrot, director de la compañía, presentará dos reposiciones y un estreno.

Otras experiencias coreográficas forman parte del cuerpo central de la programación presentada ayer. Por ejemplo, la talentosa coreógrafa brasileña Deborah Colker traerá el espectáculo Tatyana. En el ciclo Rituales de Pasaje, la cordobesa Lisi Estaras, del Ballet C de la B, ofrecerá un trabajo en la sala Carlos Morel (hall del San Martín), y los coreógrafos Luciana Acuña y Luis Biasotto intervendrán el espacio en un proyecto al cual integrarán a unos 40 chicos. En ese mismo espacio, los españoles Elías Aguirre, coreógrafo, y Alvaro Esteban, músico, ofrecerán un proyecto de videodanza inspirado en movimientos de insectos.

En términos musicales, en el ciclo Música al Mediodía estarán desde los integrantes de Radio Colifata hasta DJ Trincado, pasando por Adrián Iaies. O la Babel Orkesta -junto a la Compañía de Fósforos- montará una obra en el Teatro de la Ribera; habrá una nueva edición del ciclo de Música Contemporánea, y Mora Godoy hará Chantecler Tango, con la dirección de Stephen Rayne. Y, claro, cine, FotoGalería y la participación del Grupo de Titiriteros en todas las salas del Complejo Teatral.

Algunos proyectos ya están en carpeta para el año próximo (como una obra de Strindberg en manos de Luciano Suardi). Otros se terminarán de definir en las próximas semanas (como la posible visita de la compañía del Piccolo Teatro de Milán con Arlequino, según la mítica puesta de Strehler, y alguna obra para la sala Sarmiento).

Según cifras oficiales, durante el año pasado el Complejo Teatral convocó a cien mil personas más que la temporada anterior. Al mismo tiempo, aumentó la cantidad de funciones. ¿Cuál fue el mayor desafío? Responde Alberto Ligaluppi: "Primero de todo, el Complejo es muuuuy complejo. En ese contexto, fue un desafío lograr que una estructura arcaica empezara a ponerse en movimiento. Por otra parte, fue muy importante que el San Martín, y no el Complejo Teatral, es una institución reconocida internacionalmente. Decir que uno es del San Martín es abrir puertas hacia proyectos maravillosos".

De números y tendencias

* 520.000
Espectadores tuvo el Complejo Teatral el año pasado. Lo cual implicó un aumento de 100.000 personas en relación con el año anterior.

* 86%
Ese fue el porcentaje de ocupación que tuvo El pasado es un animal grotesco, la obra de Pensotti que está completando actualmente su gira de dos meses por Estados Unidos. El burgués gentilhombre, con Pinti, trepó al 80 por ciento.

* 4,5
En millones de pesos, es el aumento presupuestario del Complejo Teatral previsto para este año. Entre contratados y planta permanente, el organismo cuenta con 1060 trabajadores.

* 58%
Es el porcentual de actores y actrices que, durante la temporada pasada, por primera vez fueron contratados para las obras programadas.

* 37.000
Es la cantidad de espectadores que tuvo el año pasado El gran circo, la producción icónica del Grupo de Titiriteros del San Martín

Fuente: La Nación

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...