miércoles, 11 de mayo de 2016

Paula Farías: Sala Crash

Un espacio para la improvisación

El grupo Improcrash inauguró una sala en Palermo, un espacio íntegramente dedicado a la comedia, que combinará la presentación de espectáculos con opciones de formación. “Tenemos mucha emoción y ansiedad. Estuvimos trabajando como jefes de obra, decidiendo con obsesión sobre cada detalle. De ahora en más seremos gestores, productores, administradores, curadores... va a haber cosas que nos encantan”, dice a Página/12 Paula Farías, una de las integrantes del grupo de improvisación, que lleva más de una década recorriendo salas de Buenos Aires y del país y que ha representado a la Argentina en festivales en distintos puntos del mundo.

A los actores de Improcrash se les cumple una “fantasía” que tenían desde hace tiempo. La Sala Crash, ubicada en Uriarte 1271 –donde estaba La Oreja Negra–, cuenta con un foyer con barra para bebidas y tragos, una cocina, una sala principal con capacidad para 250 espectadores y dos escenarios (uno principal y otro alternativo), entre otras cosas. “Pensamos varias disposiciones para distintos tipos de propuestas, porque al artista le encanta romper. Por la experiencia de estar en diferentes lugares pudimos darnos caprichos que sabemos que funcionan”, destaca la actriz. Sala Crash perseguirá un objetivo que es fuerte en el grupo: abrazar al público que no suele ir al teatro.

La programación para este mes incluye Rayuela, propuesta de stand up (viernes a la medianoche); Improcrash (sábados a las 22); Los Bla Bla (sábados a la medianoche); Colectivo Teatral Sucede (domingos a las 20); y stand up presentado por Comedy Central con comediantes invitados, entre ellos Pablo Picotto, Connie Ballarini, Diego Sacco, Ricardo Bisignano, Radagast y Fede Cyrulnik (jueves a las 21). Los miércoles a las 22 se realizará un “Open Mic” de stand up, en el que artistas profesionales y amateurs probarán materiales. “Queremos que la sala se enfoque a la comedia. Nos inspiraron lugares de Estados Unidos y de Europa, también de Brasil, dedicados especialmente a ella. Los espectáculos siempre tendrán algo que ver: un color. Van a estar unidos por nuestro ojo”, resume Farías. Posteriormente la sala incorporará danza, música en vivo, ciclos de cine, charlas de autores y directores y espectáculos infantiles. El propósito es convertirla, además, en una escuela de comedia.

El proyecto surgió de tres de los cuatro actores de Improcrash –Luciano Barreda, Rodrigo Bello y Farías– y del productor Gonzalo Sequeiros. “Veníamos pensándolo hace muchos años. El año pasado estuvimos en un festival en Medellín, donde tenemos unos amigos que tienen un grupo hace 15 años. Ellos tienen su teatro. Estuvimos ahí y nos dieron más ganas de tener un lugar propio”, relata Farías. El grupo lleva más de una década de trabajo. “Perdura porque nos elegimos por algo químico. Nos seguimos divirtiendo”, asegura.

Fuente: Página/12