martes, 2 de diciembre de 2014

Carlos Rottemberg y Vivir entre butacas


La fiesta del teatro
Pura emoción.
El Metropolitan se llenó de figuras. La presentación del libro sobre los 40 años de carrera de Carlos Rottemberg convocó a medio mundo.

Cuando los 680 invitados terminaron de desfilar por el hall del Metropolitan, y pasaron a ocupar las butacas de la sala, se evidenciaban, desde el escenario, dos cosas. Por un lado, que la convocatoria era abrumadora y conjugaba un generoso arco de celebridades: desde el gobernador Daniel Scioli y Horacio Rodríguez Larreta a Moria Casán, Carmen Barbieri y Mirta Legrand; desde Arturo Puig, Carlín Calvo, Adrián Suar, Guillermo Francella y Alejandro Fantino a Guido Gorgatti, Pipo Pescador. Entre los periodistas se veía de Eduardo Anguita a Alejandro Apo y Ernesto Tenembaum. Para muchos, la presentación del libro Vivir entre butacas, de Carlos Ulanovsky y Hugo Paredero, sobre los 40 años de trayectoria del productor teatral Carlos Rottemberg, fue una verdadera "fiesta del teatro". Tal vez fue algo más que eso y, en el medio de la celebración, surgió una pregunta con claridad ´¿Por qué el aniversario de un empresario convoca con tanta fuerza?'.

En el transcurso de la noche, a medida que fueron pasando los testimonios, esta pregunta se respondía sola. Porque con el artista con que se hablara aparecía una anécdota profesional, pero, sobre todo, personal con Carlos Rottemberg. La cercanía que generó el productor estaba en el ambiente.

Rottemberg se paró en la puerta del Metropolitan y fue recibiendo uno a uno a sus invitados. "¿Qué te puedo decir? -comentó después de saludar a los últimos-. A cada uno que recibí lo llamé personalmente para invitarlo a esta presentación del libro. Y acá están. Me siento muy halagado por eso". El teatro dio sala cerca de las 19, mientras que la ceremonia arrancó una hora y cuarto más tarde.

Una de las primeras figuras que llegó al teatro fue Moria Casán, quien se sentó en la cuarta fila de una sala que hasta ese momento estaba prácticamente vacía. "Si no vengo a los eventos de gente tan querida es porque estoy trabajando -dijo Moria-. Y a éste no me lo quería perder, porque Carlos ha sido el hombre que más ha tenido que ver en mi vida, tanto como empresario como en el plano artístico. Trabajo con él desde el ‘82, hice diez años de revistas y comedias en el Tabaris y en otros teatros. Y desde el 3 de enero del ‘91, Brujas, un éxito que estuvo en cartel ininterrumpidamente durante una década. El contrato de esa obra lo firmé en Estados Unidos el día de Halloween, todo muy causal. Tanto que la vamos a reestrenar en 2016". También, entre las primeras en llegar, estuvieron Zulma Faiad y Mercedes Carreras, compañeras de Mujeres de ceniza. Luisa Kuliok también fue del primer grupo de actrices.

Tristán llegó temprano, pero se demoró en un merodeo interminable por el hall en busca de alguna entrevista y buenas cantidades de canapés. "¿A estos te los cobran a la salida?", preguntó con la boca llena, luego de una de sus incursiones por las bandejas. Lito Cruz definió a Rottemberg como "uno de los puntales del teatro argentino en lo que tiene que ver con las salas, los elencos. Es muy merecido este homenaje". Fantino anduvo saludando bastante por el hall y charló con Gabriel ‘El puma' Goity. Cerca de ellos estuvo Carlín Calvo, acompañado muy de cerca por su esposa.

Cuando entró Mirtha Legrand se armó un revoleo de cámaras y todavía faltaban quince minutos para comenzar la presentación. "Es increíble lo que Carlitos ha generado hoy en la calle Corrientes -dijo Legrand-. Estoy aquí porque vengo, sobre todo, a saludar a un gran amigo". La conductora siguió la presentación desde un palco.

Las primeras en salir, porque debían ir a ShowMatch, fueron Moria, Solita Silveyra y Nacha Guevara. Los que sí se quedaron fueron representantes del circuito alternativo, como la actriz Mónica Cabrera, también el director del Teatro Nacional Cervantes, Rubens Correa.

La presentación del libro arrancó pasadas las 20.15 y la condujo Gabriela Rádice. Ella presentó una lista de oradores que arrancó con el productor Sebastián Blutrach, le siguió la actriz Cipe Lincovsky y luego un audio de Pepe Soriano (está en Mar del Plata con los últimos ensayos de La Nona); y el dramaturgo Roberto Tito Cossa, entre otros. Luego, en el escenario, Gerardo Rozín charló con los autores del libro, Ulanovsky y Paredero. Finalmente se sumó Rottemberg, quien brindó una definición. "Lo más importante es hacer en el teatro lo mismo que en la vida: juntar opuestos". También dio una primicia: en la sala 2 del Tabarís estrenará, el 7 de enero, Canción de cine, de Francisco Pesqueira. Y la entrada será gratuita.

Fuente: Clarín

No hay comentarios: