martes, 28 de octubre de 2014

Patricia Suárez y Adriana Turs: La novela de mi vida

Escritoras, amigas y expertas en el arte de escribir a cuatro manos

Patricia Suárez y Adriana Tursi hablan del rol de la mujer en la dramaturgia

"Hola, amiga", abraza Adriana Tursi a Patricia Suárez con alegría y efusividad, como si hiciese mucho tiempo que no se vieran. Las dos autoras cuentan entretenidas que Roberto "Tito" Cossa las retó hace algunos días en la Fundación Somigliana y les prometió que en la próxima reunión las separaría, como en el colegio -Adriana, en una punta; Patricia, en la otra- para que dejaran de conversar.

Hay una deliciosa complicidad en el universo de estas dramaturgas. La medida utilizada para medir el tiempo no son años, sino hechos clave de sus vidas. Desde que Patricia estaba embarazada (aproximadamente hace una década) celebran y registran cada momento de un camino compartido. Ahora las vuelve a unir un proyecto en común, La novela de mi vida, escrita a cuatro manos, dirigida por Fernando Ferrer, con Roxana Randón, Martín Ortiz, Julio Feld y Violeta Zorrilla. Con aires de sátira y culebrón, un famoso escritor debe entregar contra reloj su nueva ficción, mientras su representante y dos mujeres le exigen atención.

-¿Cómo es escribir a cuatro manos?

Suárez: -Primero, somos amigas. Y segundo, nos conocemos mucho. Compartimos una ideología, una forma de pensar y de sentir. Armamos un plan y repartimos las escenas. Hoy es fácil, son muchos mails los que nos vamos cruzando.

Tursi: -A mí me entusiasma escribir con Patricia porque me divierto horrores, tenemos una misma complicidad en el humor. A veces nos pasa que cuando la obra está terminada no sabernos bien quién escribió qué parte o qué diálogo.

-Como escritoras, se sumergen en la actividad de un escritor. ¿Qué les interesa mostrar de este mundo que tanto conocen?

Suárez: -Es la primera y única vez que escribo sobre un escritor. Estaba en mí ese tabú: "¿Quién me creo que soy para escribir sobre un escritor?". Este tipo está subido al caballo de las entrevistas que tantos medios le van a hacer, se la cree, y en realidad es un tipo muy común, como cualquiera.

Tursi: -Está el tema de la angustia del tiempo. Siempre lo que te piden ya debería estar entregado. Es la sensación de que siempre se está llegando tarde. Esto ocurre en el teatro y en la TV más todavía.

Prolífica, periodista y novelista, Patricia tiene además otras tres obras de su autoría en cartel (El corazón del incauto, La gran Lily y Rudolf). Además de autora, Adriana egresó de la carrera de régie en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón y trabajó mucho para la pantalla chica.

Adriana y Patricia le llevaron La novela de mi vida a un amigo actor, Julio Feld, para que interpretase el personaje del atribulado escritor. "Si bien el protagonista es un hombre, la obra habla sobre la mujeres, sobre el camino que hacemos para encontrarnos con nosotras mismas", explica Adriana. En sano disenso, Patricia opina que se trata sobre la idea antagónica, que la pieza gira en torno al desencuentro: "Lo que acá emerge son los deseos postergados, las verdades calladas, el corazón de cada uno, con sus contradicciones, misterios, secretos y verdades".

-¿Hay una dramaturgia femenina, desde la producción y desde la temática, diferente a la del hombre?

Suárez: -Sí. La problemática atraviesa tu cuerpo. Las preocupaciones que aparecen en mis obras son las propias, las de una mujer.

Tursi: -Cuando entra la voz del hombre, hay algo diferente, sale de un momento y desde un lugar distinto al de la mujer. A mí me pega esa voz en el cuerpo. Quizás esté generalizando, pero creo que además el hombre puede ser más técnico.

Un grupo de autoras y directoras armaron un ciclo de 22 obras escritas por mujeres y se representaron de modo semimontado en el Teatro Nacional Cervantes, un evento que tuvo una gran repercusión y convocatoria de espectadores. Adriana y Patricia, quienes participaron del ciclo, destacan que muchas voces les recriminaron que la igualdad entre la mujer y el hombre era un tema ya resuelto en pleno siglo XXI.

-¿El teatro es un lugar machista?

Suárez: -En muchos aspectos, sí. Por ejemplo, si hay una antología de autores, incluyen a alguna autora para no quedar mal.

Tursi: -A los cargos directivos de los teatros nunca llegan las mujeres, salvo en los teatros chiquititos, donde son las dueñas. Ya sería hora de que pudiésemos ocupar un lugar jerárquico.

"Algunas mujeres dicen: «No soy feminista. Estoy por la igualdad». ¡Eso es ser feminista! Creo que quien dice que no es feminista es porque no tiene hijos aún. Esperate a que lo sea, vas a ver cómo cambia. Hay una distribución de los roles que sigue siendo la de las cavernas", opina Patricia. "Hay una cultura patriarcal aún muy fuerte. Si sos feminista, para muchos, sos una lesbiana encubierta. Disfruto mucho del hecho de ser mujer", acota Adriana.

Amigas, colegas, compañeras de ruta, Adriana y Patricia disfrutan del encuentro, de dos voces que suenan al unísono, en armonía y que juntas se hacen más fuertes y poderosas.ß

LA NOVELA DE MI VIDA

de Patricia Suárez y Adriana Tursi, dirigida por Fernando Ferrer

En Belisario, Corrientes 1624.

Sábados, a las 21.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: