miércoles, 15 de octubre de 2014

Ojo por ojo


Amor y venganza, una fórmula clásica

Las impecables actuaciones de Federico Luppi, Erica Rivas y Darío Dukah, junto a la dirección de actores a cargo de Fernandes, resultan lo más destacado de esta puesta, una versión no tan libre de Acreedores, de August Strindberg.

Un tipo misterioso se aparece en el lugar de descanso en el que Adolfo espera impaciente el regreso de su esposa Tecla. Esta se fue de viaje por unos días y en la despedida discutió con su marido quien, más joven que ella, le dijo que era “demasiado vieja para conquistar”. Frágil e inseguro, el hombre teme que ella se cobre venganza con una infidelidad. Y en medio de su desolación –y como un niño que busca al padre– encuentra en aquel hombre mayor un supuesto aliado. Lo que no sabe es que el señor es en verdad Gustavo, el esposo anterior de Tecla, y que hará todo lo posible para quebrar la pareja y vengarse de su ex. Así es el argumento de Ojo por ojo, versión (no tan) libre de Augusto Fernandes sobre Acreedores, de August Strindberg. A simple vista, la historia de un triángulo amoroso; más en profundidad, un tratado en el que se despliegan todas las ideas (bastante misóginas) que el autor nacido en Estocolmo tuvo sobre las mujeres. Una auténtica guerra de los sexos.

La obra es protagonizada por Federico Luppi, Erica Rivas y Darío Dukah, discípulo de Fernandes desde hace varios años. Con respecto a la historia que cuenta el texto original, que Strindberg escribió entre 1888 y 1890 (un año antes de divorciarse de Siri von Essen, con quien tuvo un tormentoso matrimonio que marcó la escritura de sus dramas posteriores), Fernandes se tomó algunas atribuciones, pero no tantas. Sí profundiza algunos diálogos (incluso agrega pequeñas variaciones en algunas cuestiones) y acentúa la potencia dramática de la escena final. También titula Ojo por ojo, dando a entender que, en su versión, Tecla será tan “culpable” como sus hombres. Pero en escena pasa lo que en Acreedores: si bien los tres personajes tienen sus miserias y sufrimientos, es Rivas la que encarna el personaje que desata toda la pasión, la violencia y el drama. Es ella “la culpable” de que el amor no sea tan sano, ni tan puro, ni tan completamente feliz.

El problema con una obra que reúne tantos acontecimientos (la vuelta del director al teatro luego de casi dos décadas, el increíble debut del actor octogenario con un texto clásico, la reunión de la actriz y el director luego de un arrollador trabajo) es que el público espera mucho. Y no es que Ojo por ojo no sea un buen trabajo, sino que su potencia sólo puede verse por momentos. En otros, los diálogos se vuelven algo lentos y reiterativos (la obra tiene una duración de más de dos horas). No ayuda mucho la ambientación de la sala del Teatro Margarita Xirgu, porque los parlamentos parecieran indicar que la acción no se desarrolla siempre en el mismo lugar, mientras que la escenografía y el espacio serán durante toda la obra fijos e invariables.

No ocurre lo mismo, ciertamente, con las actuaciones. Lu-ppi realiza una impecable actuación (su labor como hombre que se venga por desamor supera ampliamente a la que hizo como padre en La noche del ángel, pieza que actuó y dirigió el año pasado), lo mismo que Dukah, quien pese a ser un actor menos conocido construye un personaje apasionante y se destaca entre las dos figuras del cine, el teatro y la televisión que tiene al lado. Rivas también está muy bien, aunque su trabajo queda algo opacado por el de sus compañeros, que a pesar de que tienen a cargo las escenas de menos “acción” y más diálogos, logran conmover al público desde el comienzo. Este trabajo de los tres, junto con el de Fernandes en la dirección de actores, es por lejos lo más destacado de la pieza.

OJO POR OJO

Versión libre de Augusto Fernandes sobre Acreedores, de August Strindberg

Actúan: Federico Luppi, Erica Rivas y Darío Dukah.

Escenografía: Marta Albertinazzi y Augusto Fernandes.

Vestuario: Marta Albertinazzi.

Asistencia de dirección: Milagros Plaza Díaz.

Producción general: Fernando Blanco y Paola Lusardi.

Dirección, puesta en escena y luces: Augusto Fernandes.

Funciones: viernes y sábado a las 21, y domingo a las 20 en Teatro Margarita Xirgu, Chacabuco 875.

Fuente: Página/12

No hay comentarios: