jueves, 14 de agosto de 2014

César Brie


CESAR BRIE EN SU FESTIVAL

Está en la escena, sentado, después caminando. Observa, espera, habla, reubica al público: "Ahí están más protegidos pero acá verán mejor".

Está en la escena, sentado, después caminando. Observa, espera, habla, reubica al público: "Ahí están más protegidos pero acá verán mejor". Pide que se apague el bendito celular y de inmediato avisa que la función comienza. No se apagan las luces, no se va para regresar con nuevo vestuario, apenas empieza a hablar y el espectador ya viajó a Bolivia, a la revuelta campesina y feroz masacre del 11 de septiembre de 2008 en Pando. En Árbol sin sombra César Brie, sólo en escena, es civil, médico forense, campesino, mujer, torturador, él mismo. Se desdobla en personajes, crea climas, lugares –desde la intimidad de su casa y una sala de interrogatorio a una sangrienta lucha en las calles del pueblo– y, sobre todo, crea sentido. Con pocos objetos distribuidos en el espacio donde Brie se desplaza, baila, cae, corre, se arrastra, se resignifica una y otra vez la escena. Verlo es una experiencia, cómo todo en teatro, única. Pero, sobre todo, movilizante.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: