miércoles, 23 de julio de 2014

La flauta mágica, Bastian y Bastiana, Vuelta Canela, Tierra Verde, El cumple del Rey Feliz, Amores en Quequén, Gertrudis y perrovaca, Juego de clownies y Vacaciones con bufanda


Lo bueno, si gratis, dos veces bueno

Centros culturales, teatros, bibliotecas y museos porteños ofrecen unas “vacaciones gasoleras”, que incluyen desde obras de clown, circo, teatro y títeres hasta conciertos con ritmos de todo el planeta, pasando por talleres variados y exhibiciones interactivas.

Pocos días pasaron del inicio formal de las vacaciones de invierno y ya son muchos los adultos que se rompen la cabeza haciendo números para el próximo paseo. Que cine, que teatro, que zoológico. Que no cunda el pánico: varios centros culturales, teatros, bibliotecas y museos porteños ofrecen unas “vacaciones gasoleras”, con espectáculos, recitales y talleres que tienen entrada libre y gratuita. Durante la quincena del receso escolar, quienes anden por Buenos Aires podrán elegir entre una interminable lista de actividades, como proyecciones de cortos y largometrajes, lecturas y narraciones, obras de clown, circo, teatro y títeres, conciertos con ritmos de todo el planeta, talleres variados y exhibiciones interactivas. En cada caso, la premisa desafía el ABC del entretenimiento comercial con una ecuación en la que precio y calidad son inversamente proporcionales. A continuación, un resumen de esos enormes aportes a la medida de los más chicos.

TV adentro

Como parte del ciclo Entrá, la TV Pública a Puertas Abiertas, la emisora estatal ofrecerá a los pequeños cuatro shows músico-teatrales, que tendrán lugar los sábados (hasta el 9 de agosto) a las 18.30 en el Estudio 1 (Tagle 2847). La banda de rock para chicos Papando Moscas estuvo a cargo de la apertura el 19 de julio, con una puesta humorística en la que sonaron algunos de los clásicos que consagraron a la agrupación. Los próximos en pisar el escenario del canal serán el grupo de teatro infantil Mundo Arlequín y Caracachumba, banda que fusiona sonidos rioplatenses con un hilarante espectáculo de humor y trabalenguas. El cierre será un festejo anticipado del Día del Niño, junto a las orquestas infantiles del Bicentenario. Vale la aclaración: las entradas pueden retirarse por anticipado hasta media hora antes de cada show.

Quienes elijan visitar el canal podrán recorrer además el Museo de la Televisión Argentina, que repasa los 63 años de la emisora pionera del país con una colección permanente de entrevistas, archivos audiovisuales inéditos y la primera cámara de televisión que llegó a la Argentina. “Tratamos de hacer confluir lo popular con propuestas que compartan contenidos de calidad, a veces difíciles de encontrar en la pantalla chica. Queremos revincular la TV Pública con la comunidad. Este es un canal con una historia de luces y sombras y, llenando de chicos el Estudio 1, sentimos que lo estamos resignificando”, explicó Roberto Olivieri, gerente de Relaciones Institucionales de la emisora.

Kermeses culturales

Si de achicar gastos se trata, los centros culturales dicen presente con una copiosa oferta, de las más nutridas de la quincena. Por ejemplo, la programación del Centro Cultural Recoleta (Junín 1930) aporta desde jornadas recreativas hasta talleres de música por computadora, para los que quieran convertir sus PC en instrumentos. También un recital humorístico del grupo El Resorte y un taller de tango para chicos a cargo de Graciela Pesce. En la Casa del Bicentenario (Riobamba 985), el cronograma es igual de abundante: de martes a domingos, a las 17, cirqueros, actores, narradores, titiriteros y músicos copan las tablas con entrañables personajes (como un científico loco, una viajera cuentera y dos vecinas chismosas), sonidos de diversos orígenes, instrumentos inventados y malabares. Para los pequeños creativos, la Casa dicta talleres de realización de máscaras (martes y jueves de julio a las 15.30) y de observación y plástica (miércoles, viernes, sábados y domingos de julio a las 15.30).

Dos espacios del predio de la ex ESMA (Av. del Libertador 8151) se destacan por lo colorido de sus repertorios. A partir de mañana y hasta el 2 de agosto, el Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHi), de Madres de Plaza de Mayo, esperará a grandes y chicos con cuentacuentos, espacios de lectura, juegos, talleres de arte y literatura, organizados junto al Ministerio de Educación de la Nación. Cada jueves, viernes y sábados habrá actividades permanentes desde las 14 y un espectáculo central a las 16. La asombrosa banda de Zamba, del canal Pakapaka, será el primer show de una larga lista que integran también la compañía de circo Parlanchinas y la Orquesta Mágica para Cuentos sobre Ruedas. “Es una alternativa abierta, integral e inclusiva que tiene que ver con la memoria, la identidad, la esperanza y con imaginar otros mundos posibles. Queremos que los chicos sean los protagonistas y tengan su propia voz. Por eso no los tratamos como meros espectadores”, definió Verónica Parodi, directora social y educativa del ECuNHi.

A escasos metros, el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti alberga propuestas divididas según tres ejes: uno literario, con lecturas de cuentos de María Elena Walsh; otro cinematográfico, con proyecciones de películas (martes 29, miércoles 30 y jueves 31 a las 16) como Martín Fierro, El indio y Teo, cazador intergaláctico; y el último musical, con la cuarta edición del ciclo Música para Bajitos, de viernes a domingos a las 15. Habrá shows de Los Musiqueros, Cielo Arriba, Anda Calabaza y un espectáculo a cargo de la compañía Movimiento Armario, entre otros.

Otro punto obligado para los oídos exigentes será el Segundo Festival de Música Hecha por Chicos, este sábado de 15 a 18 en el club Atlanta (Humboldt 390). Se trata de una jornada solidaria organizada por la compañía La Cigarra (ex Colmenita Argentina), un proyecto argentino-cubano con identidad latinoamericanista, que se propone reunir alimentos no perecederos para las víctimas de las inundaciones en Formosa. A cambio, ofrecerán música, juegos, talleres de cuentos y sorteos.

A sala abierta

Teatros y salas también harán su aporte a la causa. A pasitos del puerto, la boquense Usina del Arte (Cafarena 1) programa un popurrí de actividades que invitan a un viaje auditivo al pasado. Es que, de martes a domingos, en horarios variados, la danza, el teatro, la narración y el cine compartirán pantalla o escenario con clásicos de Gardel, Rita Pavone o The Beatles. Habrá, por ejemplo, proyecciones con música en vivo de La National Film Chamber Orchestra, una plaza de juegos con el espíritu lúdico de los tiempos de Mozart y dos versiones para títeres de óperas del mismo compositor, a cargo de la Compañía Babelteatro: La flauta mágica y Bastian y Bastiana. También un acercamiento a la Francia de principios del siglo XX, con un concierto de piano y narración en vivo que combinará composiciones de François Poulenc con el popular libro La historia de Babar, de Jean de Brunhoff; un repertorio de reconocidas bandas de rock y pop para chicos, como Los Tutú (que presentarán su cuarto disco, La bicicleta mágica), Koufequin y Aguafiestas (con adaptaciones de clásicos de The Beatles, Rolling Stones, Pink Floyd, Los Gatos y Almendra) y dos presentaciones especiales: una de la Orquesta Estable del Teatro Colón (el sábado 26 a las 20) y otra de la Wisconsin Youth Symphony Orchestra (el miércoles 30 a las 20).

El ciclo Música en el Hall del Teatro San Martín (Corrientes 1530) suma a la grilla de actividades sin costo los conciertos de Vuelta Canela (25 y 26 de julio a las 19), que mixtura ritmos, danza y clown; y de Tierra Verde (1º y 2 de agosto a las 19), sobre conciencia ecológica y cuidado del medio ambiente. En la misma manzana, el Sótano Kids del Centro Cultural General San Martín (Sarmiento 1551) acompañará a los bajitos con funciones los sábados y domingos desde las 16, hasta el 24 de agosto. Se presentarán El cumple del Rey Feliz y Amores en Quequén, dos obras de títeres de varilla del grupo Canapé de Polenta, y Gertrudis y perrovaca, rock y humor para toda la familia. “Nuestra premisa es calidad máxima sin costo. Todo lo que podamos ofrecer de manera gratuita es un servicio de cultura para la comunidad”, resume Poly Pérez, programador del ciclo.

Para los que disfrutan del desparpajo de las narices rojas, la compañía Los Clownies pondrá en escena Juego de clownies en dos tablados diferentes: del 21 al 27 de julio a las 16 en el Espacio Cultural Carlos Gardel (Olleros 3640) y del 28 de julio al 3 de agosto a la misma hora en el Espacio Cultural Julián Centeya (San Juan 3255). También hay clown en el Auditorio Amia, donde se presenta Vacaciones con bufanda, una varieté de espectáculos de magia, circo, teatro, títeres y narración. La cita es en Pasteur 633 de lunes a viernes a las 15 y 17.30.

Cunas de historias

Las bibliotecas de la Ciudad serán grandes aliadas en la difícil tarea de entretener a los pibes. En los enormes templos de las letras, las grillas prometen alternativas que van desde los tradicionales espectáculos de cuentacuentos hasta proyecciones y puestas variadas. La Biblioteca Infantil de la Naturaleza del Jardín Botánico Carlos Thays, por caso, convidará a sus visitantes fascinantes relatos y leyendas sobre la vida verde, que pueden leerse dentro del edificio o en el jardín. Los horarios: martes a viernes de 14.30 a 17 y sábados de 15 a 17.30 (ojo: cierra los días de lluvia).

El plato fuerte del rubro lo sirve la vigésimo cuarta edición de la Feria del Libro Infantil y Juvenil, que este año se desdobla en dos sedes: la del predio El Dorrego (Zapiola 50, de 14 a 20) y la de Tecnópolis (Gral. Paz entre Balbín y Constituyentes, en Villa Martelli, de 12 a 20). En cada caso, los pibes podrán hurgar entre las bateas de los expositores o participar de talleres, espectáculos, charlas, narraciones y hasta partidas de ajedrez. “¡Cronopios, a leer!” es el lema que enfunda más de quince días de actividades, entre las que destacan el segundo concurso de cortos de terror organizado por Buenos Aires Rojo Sangre y el quinto Festival de Historieta (1º y 2 de agosto, en El Dorrego).

La batería de propuestas de la Biblioteca Nacional (Agüero 2502) incluye, por un lado, talleres creativos y tecnológicos en la sala Leopoldo Marechal (de lunes a viernes de 14 a 18 y los sábados de 16 a 19). Por el otro, proyecciones y shows de música y teatro en el auditorio Jorge Luis Borges (de lunes a viernes en distintos horarios). Se escucharán ritmos cubanos, como el pilón, el son y el cha cha cha en las voces del Dúo Karma; mientras que la ficción llegará de la mano de la compañía La Chicharra. “La propuesta es alternativa a la del circuito comercial. Tratamos de ofrecer una opción pública que vincule la lectura con otras artes. La intención última es generar en el público infantil un interés por fuera de lo que ofrece el mercado, con una calidad artística poco usual”, destacó Bárbara Maier, coordinadora de la programación de vacaciones de invierno. Con ese mismo criterio seleccionaron los cortometrajes y películas de origen checo, japonés y belga que se exhibirán los lunes y miércoles a las 15 y a las 17.

Si de pantallas grandes se trata, la Manzana de las Luces (Perú 272) presenta los viernes a las 16 (hasta el 1º de agosto) un ciclo de cine infantil, con títulos como El viaje de Chihiro, Los Pintín al rescate y CJ7, un juguete del espacio.

Una tarde en el museo

Algunos de los programas más innovadores provienen de esas imponentes enciclopedias vivientes que son los museos. Por ejemplo, en el Museo Histórico de Buenos Aires Cornelio de Saavedra (Crisólogo Larralde 6309), los chicos pueden asistir a talleres de cuento y poesía, con canciones y expresión corporal; realizar un recorrido por las especies arbóreas y los pájaros del jardín, que termina con una vuelta en la calesita temática del museo, o visitar sus salas históricas, con el acompañamiento de la lectura de textos breves sobre usos y costumbres de la época.

El menú del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (San Juan 350) ofrece un taller práctico de origami, de dos encuentros, los miércoles a las 15 (requiere inscripción previa a cursosmamba@gmail.com), y una peculiar propuesta de exploración de las exhibiciones, para la que los visitantes reciben consignas que les servirán de guía. Por las tardes, los que gusten de dibujar podrán hacerlo junto artistas y educadores del museo. Los martes y jueves de 16 a 17 el Palais de Glace (Posadas 1795) invita a un viaje al pasado del edificio que supo ser una pista de patinaje y un punto de encuentro para tangueros y estrellas de TV. Durante la visita, los chicos podrán diseñar sus propios trajes de patinadores o artistas.

Para los que sueñan con viajar a las estrellas, teorizan sobre la vida en otros planetas y se deslumbran con los misterios del universo, el Planetario Galileo Galilei (Sarmiento y Belisario Roldán) dará charlas audiovisuales y talleres sobre astronomía en una carpa ubicada en el parque lindero al edificio. Todos los días de 14 a 18. En tanto, en el museo que funciona en el primer piso del Planetario, encontrarán módulos interactivos de física, química, óptica, electricidad y tecnología.

Otros dos museos le hacen frente al receso escolar con opciones que fusionan originalidad y aprendizaje. La flamante sala interactiva del Museo Histórico Nacional (MHN, Defensa 1600) propone un repaso por la historia argentina a través de seis videojuegos y pantallas para diferentes edades. Como el eje de los juegos es la Revolución de Mayo, los desafíos consistirán en encontrar elementos fuera de contexto en una imagen colonial, dirimir la suerte del Cabildo Abierto en un clásico futbolero entre patriotas y realistas o adivinar quién es el personaje oculto tras la escarapela, entre otros. A esto se suma un clásico del MHN: las charlas con el general José de San Martín, en las que se puede dialogar con un retrato “vivo” del Libertador. El Museo Nacional de Bellas Artes (Av. del Libertador 1473), por su parte, dicta cuatro talleres que enfatizan el acercamiento a sus exposiciones, introducen a las artes plásticas y revelan secretos ocultos en obras de Goya, Monet, Van Gogh o Degas. También ofrece dos actividades vinculadas con la muestra Atlas de las Bellas Artes, del dibujante Miguel Rep: una lúdico-participativa para chicos de 9 a 12 años y otra en la que el autor dibuja y recorre la exposición con los visitantes.

Fuente: Página/12

Para agendar online

No hay comentarios: