sábado, 21 de septiembre de 2013

Verónica Parodi y Carlos March: Festival de Teatro Infantil Hugo Midón


“Queremos que las nuevas generaciones conozcan su obra”

El encuentro de hoy en el ECuNHi homenajeará a uno de los más importantes maestros que dio el género. Grandes y chicos podrán disfrutar de obras de clown, circo, títeres y música en vivo, con entrada gratuita. Habrá también muestras y actividades recreativas.

El telón de una de las salas del Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHi) se abrirá hoy de par en par. Es que tomará vida allí la segunda edición del Festival de Teatro Infantil Hugo Midón que homenajeará a uno de los más destacados maestros del género. Llevarán su arte, para compartirlo con las familias, distintos colectivos artísticos con obras de clown, circo, títeres y música en vivo, con entrada gratuita. La temática y eje central será los Derechos del Niño. “Tomamos como punto de partida una de sus obras más lindas, Derechos torcidos, y trabajamos a partir de allí con la temática de los derechos. Se trata de uno de los legados que nos dejó Hugo. Toda la programación tiene ese hilo conductor, con el objetivo de profundizar el tema”, enfatiza a Página/12 Verónica Parodi, una de las organizadoras de la iniciativa, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Educación de la Nación.

El encuentro cultural, que propone acercar el teatro a los chicos y difundir obras de calidad, contará con el padrinazgo del músico Julián Midón, hijo de Hugo. Además, aportarán su granito de arena artistas que trabajaron con el dramaturgo durante muchos años y que, en definitiva, formaron parte de su vida, como Carlos March, Silvia Kanter, Ana María Cores e Irene Almus. Todos ellos realizarán el homenaje final e interpretarán la obra teatral Midoneando. Se trata de un musical en el que se recorren las inmortales canciones de su obra. Desde el miércoles el festival recibió a escuelas y organizaciones sociales, pero hoy abrirá sus puertas a la comunidad en general.

“Midón trabajaba desde la libertad, la solidaridad, el compromiso, el juego. El decía que a través del juego podíamos transformar la realidad. Hay una frase muy fuerte de él que me llegó mucho que dice: ‘Si mantenemos vivo al niño que tenemos dentro estamos vivos toda la vida. Estamos a salvo’. Ese es un mensaje perfecto, maravilloso”, resalta Verónica Parodi a este diario. Y esa idea tiene que ver con el espíritu del dramaturgo, que trabajaba con los valores más humanos y primarios como el respeto por el otro, desde una poética bellísima y con un lenguaje sensible, capaz de conmover a cualquier espectador. “Queremos que las nuevas generaciones conozcan su obra porque es maravillosa”, agrega la coordinadora del Area de Educación del ECuNHi.

Otro de los rasgos a destacar es la intención del festival de difundir a agrupaciones teatrales independientes con el objetivo de que sean “visibilizados”. Por eso, en las dos ediciones del encuentro se convocaron a artistas del teatro no comercial que tienen propuestas más que interesantes y que trabajan en sintonía con la estética “midoneana”. Esta vez, la novedad tiene que ver con la participación del grupo La Mandinga!, de Formosa. “Intentamos ser un festival federal incluyendo a grupos de otras provincias. La idea es acercar las producciones de distintos puntos del país y que se puedan ver aquí. Que no sean sólo las obras de la calle Corrientes”, explica Parodi.

Además de las obras teatrales que se llevarán a cabo en el auditorio del ECuNHi, estarán las puertas abiertas para recorrer el jardín del espacio, en donde también habrá lugar para la recreación y las actividades lúdicas. Una propuesta ideal para celebrar la llegada de la primavera. Las familias están invitadas a llevar las sillitas y el equipo de mate para disfrutar al aire libre, debajo de los árboles. Desde las 14.30, se realizarán actividades permanentes para chicos y grandes: una muestra de fotografías que recorre la vida y la obra del autor fallecido en 2011, y una exposición de artes visuales. También habrá juegos con clowns, malabaristas, mimos y titiriteros; talleres de arte del programa “El ECuNHi hace escuela”; libros y juegos de Pakapaka. Para los aficionados a la lectura también habrá lugar: se montará una exposición de libros de la editorial Uranito y la biblioteca infantil Gustavo Roldán.

Un compañero de ruta

El reconocido actor y director Carlos March recuerda los inicios de su trabajo con Midón, allá por 1983, cuando el país salía de la dictadura cívico-militar. Y allí estaba el teatro “midoneano” para marcar un quiebre en la disciplina, a través de una mirada renovadora y transformadora. “Empezamos a salir a la calle con las narices y fue nuestro escudo, nuestra arma de lucha, de defensa. Todo lo procesábamos por el lado del payaso, para defendernos, para contraatacar, para usar la imaginación, para expresarnos, para proponer, para transformar, para llegar a las familias. Cada vez que salíamos al escenario nos transportábamos. Se me ha hecho carne toda su obra. Yo soy mi-do-ne-a-no. Y con los años más”, resalta el actor, con una bella sonrisa en el rostro.

March, inolvidable payaso de Vivitos y coleando, lo recuerda con una emoción inmensa: “Hugo nos dejó esa alegría. Y esa responsabilidad de enfrentar la realidad con la nariz, pero desde un lugar trasgresor, poético, romántico y valiente al mismo tiempo. En lo personal siento que me toca gran parte del legado porque yo lo quiero asumir. A partir de la partida física de Hugo, se fue dando de una manera muy natural asumir su legado, y la participación en este encuentro es un ejemplo de eso”. El sello de la obra de Midón se evidenciaba a través de personajes que hablaban de la amistad y la solidaridad, siempre con el humor y la música como recursos.

–¿Qué rasgos de la obra “midoneana” atrae a las nuevas generaciones?

Carlos March: –Todo tiene un devenir. La obra de él es de culto. Entonces creo que ya viene con un mandato incluido. A los chicos los llevan los padres al teatro, desde un lugar de mucha convicción, cercana a lo compulsivo, por la emoción, y por el interés que hay de que se siga viendo el teatro de Midón. A pesar del avance de las nuevas tecnologías, sigue habiendo en determinado sector un interés de que los chicos se acerquen al teatro. Hugo siempre fue un luchador de todas esas cosas. Sus obras son alegres, emotivas, festivas. Para cada época Hugo tenía una mirada muy particular, muy coherente y muy transparente. Estaba muy comprometido con la realidad y la actualidad. Tenía magia para contar historias, con un lenguaje de una gran profundidad. Hoy es un clásico.

–Midón siempre estuvo muy atento a la realidad política y social. ¿De qué cosas hablaría hoy?

C. M.: –Cantaría la canción “No va más” (“Esto de pelearse todo el día por llenar nuestra alcancía no va más”). Creo que hablaría mucho del enfrentamiento, de la discusión en la sociedad. Hoy creo que la discusión es necesaria, y que a la confrontación no hay que tenerle miedo, porque eso es la democracia, la verdadera democracia. Creo que todavía somos muy inmaduros en la manera de llevar las discusiones. Hugo estaría reflexionando, como siempre, estaría en un buen momento reflexivo, y tendría la sutileza de encontrarle el pelo al huevo. Su mirada ayudaría a encontrar un punto de encuentro, aun en el disenso. La responsabilidad está en nosotros en ver qué hubiera dicho. Y tratar de arrimar el bochín sin ser él. Y los que lo conocimos mucho por ahí lo acercamos.

–¿Qué implica ser un payaso “midoneano”?

C. M.: –El payaso es un master del actor. El payaso no hace reír y nada más. Hugo nos enseñó que el payaso es completo, por eso es tan difícil. Tiene que saber todo. Tiene que ser patético y tiene que tener todos los registros, para poder entrar y salir de la manera más bella y didáctica. Y está jugando con el público continuamente.

* El festival se realizará de 14 a 18, en el ECuNHi, Avenida del Libertador 8465.

Fuente: Página/12

La programación completa
El alma llena de música y colores
Símbolo y mensaje

No hay comentarios: