sábado, 3 de agosto de 2013

Claudio Pazos: Vegetal


Claudio Pazos, un actor en diálogo con el humor

En su rol de dramaturgo e intérprete, sube a escena con esta tragicomedia en la que interpreta a varios personajes

"Donde aparece la luz del humor, aparece también la aceptación." Lo dice el actor Claudio Pazos, uno de los integrantes del grupo Carne de Crítica, quien actualmente construye magníficamente uno de los personajes de Cachafaz (Raulito), la obra de Copi que se presenta en el Teatro del Pueblo y quien por estos días estrena Vegetal , una experiencia singular que lo tiene como autor e intérprete.

Por qué singular. Porque muestra la historia de un hombre que está en estado vegetativo y, aun así, seres próximos buscan conectarse con él, establecer una comunicación que, en apariencias, resulta imposible. Y aunque la trama pareciera entrar en zonas muy oscuras, el creador busca escapar de ellas jugando con el humor, un "condimento" que le posibilita escapar de lo "tremendo".

"No creo en el chiste -explica Pazos-, pero cuando le ponés cierta cuota de tragicomedia a determinadas situaciones, uno se afloja, empieza a asumir eso que se muestra, de otra manera; asoma algo que resulta revelador. Si estás atento, vas a reconocer que siempre las cosas tienen un grado de humor al que le podes sacar algo de partido."

Vegetal ha tenido un largo proceso. El actor comenzó a trabajar el texto hace varios años, hasta que se animó a mostrarlo y recibió ciertas devoluciones que le posibilitaron reconocer que debía animarse a ponerle el cuerpo. Le faltaba un guía, un director que lo acompañara y Pablo Razuk, confiesa hoy, resultó el compañero ideal.

"La mirada de Pablo fue fundamental -cuenta el intérprete-. El riesgo ahí empezó a ser compartido. Y algunas situaciones humorísticas empezaron a germinar y otras a modificarse. El teatro es cuerpo y cuando escribo o dirijo lo hago desde ese lugar. Después de los cuarenta me doy cuenta de que necesito subirme a un escenario no para mostrar mis habilidades sino para contar algo. Me fascina que en este espacio pequeño se revele algo, aparezca algo."

-Francisco Pesqueira, con la dirección de Carlo Argento, está haciendo su unipersonal ( Canción de cine ) y ahora vos estrenas el tuyo. ¿Tu grupo, Carne de Crítica, está en crisis?

-No, somos tres hacedores, tres tanques. Vamos siempre haciendo nuestras cosas, cumplimos diez años pero, casi como una pareja, fuimos sintiendo la necesidad de hacer trabajos personales. Seguimos juntos, tenemos proyectos. Con este espectáculo yo sentía que necesitaba encontrar una mirada diferente. Es importante hacer cosas propias, alimentar el artista personal de cada uno y después reencontrarte. Es buenísimo trabajar en grupo y es muy recomendable porque, lo que se genera a nivel grupal, es muy poderoso.

-Dejás el grupo y te entregás a un unipersonal. ¿Te resulta muy difícil?

-Es un salto al vacío. Esto es un acto de fe, todo está por construirse. Pero es un buen desafío. En realidad, el arte es un acto de fe. Siempre les digo a mis alumnos que no es como la leche, que tiene nutrientes que hacen bien al cuerpo. Aparentemente el teatro no sirve para nada; sin embargo, cuando uno le encuentra el verdadero sentido se te devela un mundo. Últimamente estuve viendo mucho teatro y cuando me encontré en una sala con pocos espectadores me fijé qué hacen esos actores con esa cantidad de gente: se la sacan de encima o ejecutan su arte. Esto puede sonar un poco idílico, pero creo en el público que busca que lo conmuevan. Lograr eso desde un escenario, es la mejor acción.

Vegetal
De Claudio Pazos y con dirección de Pablo Razuk
Korinthio teatro, Mario Bravo 437.
Sábados, a las 21.30.
Entradas, $ 80.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: