jueves, 27 de junio de 2013

La poeta y su novia actriz


Atractiva mirada sobre una relación

Dos amigas, una historia de amor que parece no terminar de quebrarse, aun pasen los años. Se conocen siendo muy jóvenes, en el Conservatorio de Arte Dramático. El tiempo las aleja, cada una sigue desarrollándose como puede, con las armas que tiene. Y es el tiempo, también, quien las vuelve a reencontrar, ya más adultas, con más experiencia, pero casi con la misma necesidad de entrega amorosa.

El nuevo texto de Patricio Abadi expone las historias de Martina (la poeta) y Andrea (la actriz) a través de relatos que van sucediéndose en paralelo. Así el espectador irá descubriendo la realidad de una y otra de forma muy acabada. Conocerá las particularidades de sus conductas, sus intereses artísticos y cómo llegan a transformarse en una pareja extremadamente compleja. El mundo de Andrea parecería no encontrar la correspondencia necesaria en el de Martina. En apariencia, son seres muy opuestos, pero se necesitan, se complementan, están seguras de que más allá de las diferencias pueden lograr un espacio de construcción personal.

La dramaturgia de Abadi exhibe una profunda sensibilidad. El autor es muy elocuente a la hora de exponer a esas criaturas, de manera muy cruda, a veces. En tanto director conduce a sus intérpretes de forma muy minuciosa. Cada una de las actrices hace un recorrido muy interesante durante su relato, transitando una amplia gama de emociones. Y como son muy opuestas, el contraste es muy notorio y significativo. Cuando finalmente se encuentran, el mundo de una parece encajar en el de la otra, pero de una manera desordenada, casi incomprensible. Es muy destacable el trabajo de ambas intérpretes, aunque sobresale Laura López Moyano con un personaje de cualidades muy complejas que ella recrea con mucha profundidad.

La historia de Abadi es sumamente atractiva. No propone una relación en la que la felicidad está ligada al bienestar, sino todo lo contrario. Estos seres proceden de ámbitos antagónicos, pero el arte parecería unirlas. Ese espacio común torna a estas mujeres más sanas y valientes.

Fuente: La Nación

Sala: Onírico Espacio de Arte, Fitz Roy 1846 / Funciones: viernes, a las 21

No hay comentarios: