sábado, 22 de junio de 2013

El conventillo de la Paloma

Dos malevos de cuchillo, un chamuyo, una pasión

Se reestrenó uno de los mayores éxitos del Teatro Nacional Cervantes en los últimos años: El conventillo de la Paloma . Probablemente ninguno de sus hacedores se hubiera imaginado que ese espectacular montaje de Santiago Doria iba a tener tres reposiciones. Un sainete en pleno siglo XXI podría resultar peligroso si no se conocieran sus códigos históricos o no se cuenta con actores de oficio. Es lo que logró Doria con un montaje que lo puede disfrutar cualquier espectador. El gran elenco está encabezado por Ana María Cores, Claudio García Satur, Arturo Bonín, Horacio Roca y Daniel Miglioranza, con el gran Juan Carlos Copes participando del "fin de fiesta".

Y cualquier joven que no haya tenido contacto con ese mundo del conventillo, la inmigración y aquellos arquetipos del Buenos Aires de entonces podrá disfrutar de este amable acercamiento que ofrece el teatro oficial. La imponente escenografía de René Diviú, que reproduce un conventillo en toda la superficie de un escenario giratorio, es esencial para un resultado cargado de filetes. El gran Alberto Vacarezza hubiera estado orgulloso de este montaje. Sobre el territorio de balcones y puertas imaginado por Diviú deambula esa microcomunidad que reparte engaños, amoríos y algún que otro facón desenvainado. Hubo algunos cambios en el elenco y el gran Norberto Díaz se fue para siempre. Pero se puede disfrutar de trabajos magníficos. Además de los actores ya mencionados, los exquisitos Ana Acosta, Alfredo Castellani, Néstor Sánchez, Irene Almus, Cutuli y Luis Podestá, entre muchos otros.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: