jueves, 14 de marzo de 2013

Nara Mansur: Dramaturgias posibles



Las alternativas de un texto

La poeta, dramaturga y crítica teatral cubana Nara Mansur realizará entrevistas públicas a teatristas porteños, con el fin de “explorar la relación entre la escena y la literatura”. Participarán, entre otros, Sergio Boris, Mauricio Kartun y Pompeyo Audivert.

Es común pensar que dramaturgo es el que pasa horas en su escritorio creando historias en soledad. Pero hay un sinfín de Dramaturgias posibles, como pretende evidenciarlo un ciclo así llamado que comienza hoy en el Centro Cultural de la Cooperación (Avenida Corrientes 1543) y que se desarrollará todos los segundos jueves de cada mes, a las 19. “Entiendo la dramaturgia como tejido, urdimbre, estrategia de diseño y asociación poética, trama de relaciones y proceso de investigación”, define a Página/12 la poeta, dramaturga y crítica teatral cubana Nara Mansur, quien realizará entrevistas públicas a teatristas porteños –actores, dramaturgos y directores– con el fin de “explorar la relación entre la escena y la literatura”. El primer invitado es Sergio Boris. En otras oportunidades participarán Mauricio Kartun, Emilio García Wehbi y Pompeyo Audivert, entre otros.

Mansur asegura que se trata de una propuesta para todo tipo de público, de entrada gratuita, que evitará ser críptica y académica. La organiza el espacio literario Juan L. Ortiz, que funciona dentro del C. C. C. bajo la dirección del poeta Carlos Aldazábal. Se desarrolló en 2010 y en 2011 pero con el nombre de Letras y tablas, con la coordinación de Ezequiel Obregón. “En esta edición el énfasis está en el término ‘dramaturgia’, en las apropiaciones y multiplicidades que como composición, proceso, idea, oficio o entrenamiento puede generar. Dramaturgos, actores y directores tienen aquí la oportunidad de relatar y cuestionar sus nociones del trabajo dramatúrgico, sus alcances, estrategias y modus operandi”, explica Mansur.

“La Argentina es un país con mucho oficio de dramaturgo. Es una tradición muy enraizada. Por eso el teatro que más se estudia o que pareciera más sólido a simple vista es aquél de un fuerte soporte textual. En cambio, otras experiencias parecen más frágiles”, contrasta Mansur. Dramaturgias posibles irá en contra de aquella tradición, dando entidad a las diferentes maneras de gestación de un texto escrito para ser representado. “Los invitados cubren un amplio espectro de posibilidades en cuanto a sus acercamientos a lo dramatúrgico”, anticipa la coordinadora. “Hay autores que confieren un gran valor al estatuto literario del texto y escriben a solas. Hay otros que van y vienen del ensayo a la computadora e introducen cambios y propuestas de los actores. Hay actores y directores que escriben para una experiencia concreta y no se sienten escritores, y directores que se inspiran a tal punto en la dramaturgia de otro que terminan produciendo un nuevo punto de vista. Entonces también son autores”, describe. Todavía faltaban algunas confirmaciones de invitados al ciclo, por tanto el cronograma no estaba cerrado.

El primero que tendrá la palabra es Sergio Boris, un creador que reúne las tres facetas que contempla el ciclo: es actor (de teatro y de cine), director y dramaturgo. “El entiende la dramaturgia como elemento constitutivo de la dirección. La suya es una dramaturgia que hace centro en el actor y que atraviesa ensayos y funciones, las dos caras del campo de prueba de la construcción dramática”, define Mansur. Boris se desempeñó como actor en obras dirigidas por Ricardo Bartís, El pecado que no se puede nombrar y La pesca. Además, dirigió textos propios que escribió en soledad, como Viejo, solo y puto, y partió de textos no teatrales que le funcionaron de inspiración, como Crítica del oficinismo, de H. G. Johannes, punto de partida de El cadáver de un recuerdo enterrado vivo. “Boris habita el teatro desde múltiples posibilidades”, resume Mansur.

El segundo jueves de abril será el turno de Mauricio Kartun. La presencia del autor de Ala de criados es ineludible en un encuentro de estas características. Mansur explica los motivos por los que decidió convocarlo: “Tiene un costado de maestro que es muy destacado. Además, ha generado muchos ensayos sobre dramaturgia. Es un gran arqueólogo, el tipo de escritor al que le interesan la historia del teatro y la de su país. Por eso sus textos tienen mucho valor antropológico”. En mayo hablará el artífice de una estética transgresora, García Wehbi. La charla con el fundador de El Periférico de Objetos girará en torno de sus últimas obras, que pertenecen en autoría a un dramaturgo argentino radicado en España, Rodrigo García. “Me interesa su mirada como adaptador de una literatura teatral ajena”, explica Mansur. En cuanto a Audivert, la fecha en la que participará no está todavía definida. Este director ha dicho que “la dramaturgia no está en el escritorio sino estallada en los actores, la dirección y el autor, figura cada vez más relativa”. Mansur está preparando junto a él un libro que expondrá su metodología de trabajo en el Estudio Teatral El Cuervo, bajo su dirección desde principios de los noventa.

El encuentro ahondará, también, en las particularidades que el término “dramaturgia” adquiere en territorio porteño. “La escena de Buenos Aires es bastante ensimismada”, sentencia Mansur. “Se ha dejado contagiar un poco de terminologías y procedimientos que en el resto de América latina hicieron furor, como la creación colectiva, y escoge sus propias definiciones. Por ejemplo, ‘dramaturgia de dirección’. Y aunque es muy potente la producción de textos desde la escena, no es usual que se los relacione con la dramaturgia de actor”, concluye la crítica teatral.

Fuente: Página/12

No hay comentarios: