miércoles, 17 de octubre de 2012

Martín Bossi


Martín Bossi: "Tengo una necesidad caníbal de copiar"

Duelos, pasiones, paternidad lejana y vida simple.

Es de carne y hueso aunque parezca de plastilina; alto y delgado, hace con el cuerpo lo que se le antoja: lo pliega, lo ovilla, lo despliega. “Soy flaco, me decían el somalí”, confiesa. Está envuelto en una piel en extremo permeable a su contexto y sus circunstancias, en permanente intercambio emocional. A cara lavada, es un hombre que tiene un mimo en su corazón: usa una remera negra con la estampa de Carlitos Chaplin.

Antes de ser un “impostor” –“El impostor apasionado”, en el teatro Astral– animaba fiestas, estudiaba Comunicación Social y jugaba al tenis en el Club Los Andes de Lomas de Zamora, el barrio de sus amores. Y dedica su espectáculo “a todos los apasionados que hicieron de su sueño un camino y dejaron con su obra una fuente de inspiración permanente”.

Más en Perfil

No hay comentarios: