miércoles, 8 de agosto de 2012

Gloria Carrá y Antonio Birabent: Qué será de ti


Carrá y Birabent: ¿Cuánto se conocen?

Los dos actores despliegan su talento en el canto en Qué será de ti; hablaron con LA NACION de la obra y dieron detalles sobre su relación en las tablas

"Que dos personas se enamoren es un milagro", dice el rockero. La chica rubia asiente y sonríe por la coincidencia. Si la fórmula del amor es un gran arcano, la del devenir de los sentimientos desde el encuentro hasta el adiós se repite tan exactamente en todos y cada uno de los casos que si los mortales supieran cómo es ese durante y después. la tristeza, las dudas y la nostalgia morirían en un simple: "Qué será de ti".

Gloria Carrá y Antonio Birabent representan ese génesis y ocaso del amor a través de actuaciones y canciones que ellos mismos interpretan con músicos en escena, en la obra Qué será de ti. Y de eso hablaron con LA NACION, en el bar del Teatro Maipo, lugar en el que se presentan para un público de todas las edades.

Se los ve distendidos, pero atentos a la hora de la función, dirigida por Javier Daulte. Faltan 45 minutos, pero el que en otros tiempos renegaba del teatro y la que se animó a cantar en público, están ansiosos por pisar las tablas nuevamente.

" Qué será de ti es una historia de amor de una pareja que pasa por todos los momentos o amoríos: desde que no se registran hasta que se ven; se aman; se pelean; se extrañan, se vuelven a encontrar, y se terminan separando", así de simple el relato lineal según Carrá. Pero las 12 canciones, elegidas en un 80% por ella, y las escenas apelan a hacerle cosquillas a la memoria del espectador. Así, los sentimientos, los lamentos y las risas pisan fuerte en la obra.

¿Cómo comenzó esta historia de amor y desencuentro?

Birabent: Cuando nos conocimos [en el set de Ambiciones, en 2005] tuvimos una relación muy cercana. De ahí en más sólo hicimos dos cosas juntos. Así que sumamos empatías y estuvo bueno hacerlo para llevar adelante este proyecto, porque uno piensa en tantos y no llega a nada.

Carrá: ¡Uff! Para mí este es el primero que concreto de todos los que he pensado...

Birabent: Yo soy un burro de carga, siempre concreto de una forma u otra, tarde y lento. Pero Gloria lo llamó a Javier [Daulte] que nos ayudó y consiguió algo maravilloso. Nos potenció porque nuestra idea era sencilla y él escribió unos textos y le dio un orden a las canciones. Además, nos entrenamos mutuamente, en la actuación y el canto.

Antonio, es la primera vez que hacés teatro, ¿Cómo es tu relación con este género?

Birabent: Yo era un descreído del teatro porque soy medio renegado de entrada. Eso de estar repitiendo todas las noches lo mismo no me convencía, pero era una manera de protegerme de algo desconocido. Aunque algo en común tiene con los shows de música.

¿Sos de ir a ver teatro?

Birabent: He ido a ver obras de Gloria y de Javier.- se ríe al ver el rostro atónito de ella, luego se repone-. Ahora en serio: en los últimos siete meses he ido a ver más teatro de lo que lo hice en toda la vida. Soy medio burro, si una cosa no me gusta cierro la puerta. Pero me encanta el teatro y estoy disfrutando muchísimo de su dinámica, de esta repetición a la que yo le tenía pavor.

¿Gloria, cómo fue tu acercamiento con el canto en público?

Carrá: ¡Ahora que soy cantante! - se ríe-. Estoy feliz, haciendo algo que siempre tuve ganas de hacer y no me animaba y fue un hallazgo darme cuenta que estoy muy cómoda cantando en el escenario. Tanto que llegó un momento en que me sentía muy familiarizada con las canciones y no tanto con los textos. Quería que Javier me los acorte.

En la obra se habla del amor y los desencuentros, ¿es muy difícil hoy lograr ese encuentro entre dos personas? ¿por qué?

Birabent: ¡El amor es un milagro! Que dos personas se quieran es un milagro chino. En estos tiempos creo que es un poco más difícil, porque la estimulación es tan feroz que ayuda a tantos desencuentros. El amor es un ejercicio de concentración y estar concentrado es muy difícil, en las relaciones, en el trabajo...

Carrá: El amor te exige, es un trabajo en el buen sentido de la palabra si uno lo elige y tiene ganas de hacerlo, hay que estar.

¿Cómo es el foco del amor en la obra? ¿Es para todas las edades?

Birabent: La mirada del amor es muy sentimental, muy humorística e irónica.

Carrá: Vas a llorar y vas a reír.

Birabent: Es cierto que el Maipo es un teatro muy señorial, parece de gente grande, pero creo que para los jóvenes sería interesante ver la obra porque el amor tiene mucho que ver con un espíritu adolescente.

Carrá: Tengas 50 o 20 años, uno se enamora, suspira, ríe y llora, siempre como si fuera la primera vez.

Canciones para el amor
Lo que Carrá y Birabent logran en Qué será de ti, es una historia perfecta para los que se están enamorando, los que se están desencontrando o los que aún extrañan a un amor del pasado. El resultado se escucha entre los comentarios del público: "Si yo hubiese sabido que a otro le pasa lo mismo, y que es tan calcado, ¡paro de sufrir!". También, hay ecos de la obra en algún que otro tarareo de las canciones que ilustran la historia: como la muy bien lograda "Esa estrella era mi lujo", de los Redondos; la rockera "Fue", de Ceratti, ó la hermosa interpretación de Zamba para olvidar, de Daniel Toro. Y es que las escenas y las letras reflejan tan bien lo que sucede en ese proceso químico de sortilegio y de descarnado enojo hacia el amor, que vale la pena verla ... para dejar de sufrir o simplemente saber que ese endemoniado huracán que eleva las almas al cielo para luego (en algunas ocasiones) destruirlas contra el suelo, no es la muerte, sólo parte de la vida..

Qué será de ti:
de Javier Daulte. Jueves, viernes y sábados, a las 21, en el Maipo Kabaret (Esmeralda 443).

Fuente: La Nación

No hay comentarios: