lunes, 23 de julio de 2012

Locos ReCuerdos



Un viaje emocional para reflexionar y jugar, en homenaje a Hugo Midón

Omar Calicchio, Karina K y Osqui Guzmán convierten a esta obra de 1995 en una fiesta para chicos y grandes, con lo mejor del estilo del autor de obras infantiles, aquí nuevamente con la colaboración musical de Carlos Gianni.

Un par de roperos antiguos, un espejo con mucho brillo, unos jarrones con flores secas y una silla hamaca, que bien podría haber sido el lugar de descanso de cualquier abuela de película. Con esa imagen que apela a la nostalgia, comienza Locos ReCuerdos, el espectáculo con el que el teatro Cervantes se propuso homenajear a Hugo Midón, una obra que el recordado autor de teatro infantil escribió y dirigió en 1995, con música de Carlos Gianni.
Que esta obra haya vuelto a escena y con las actuaciones de Omar Calicchio, Karina K y Osqui Guzmán es una fiesta en sí misma. Y los chicos tendrán una sobredosis de estímulos que serán muy difíciles de olvidar, cuando comienza el desarrollo escénico y los artistas –junto con Marcelo Albamonte, Denise Cotton, Mariela Kantor, Jorge Maselli y Pilar Menendez– empiezan a desplegar imágenes poéticas que serán los momentos más sublimes del espectáculo, combinados con la música, el canto y técnicas del clown y el mimo. Los padres quedarán igual de incentivados de ver tanto amor arriba de un escenario.
Planteada como la historia de un grupo de payasos que utilizan el espacio de una buhardilla para sus encuentros y acciones, Locos ReCuerdos apela a la música y la comedia para contar distintas situaciones que provienen de anteriores versiones de Vivitos y coleando, otro clásico de la dupla Hugo Midón y Carlos Gianni, quien en este espectáculo también se ocupó de la dirección musical.
La obra propone un viaje sensorial a través de las canciones, muchas de ellas interpretadas con una gran solvencia por parte de Omar Calicchio. Además, estimula la imaginación con escenas que no necesitan de una gran infraestructura para lograr que los chicos puedan visualizar, por ejemplo, el poder de un genio: con apenas el tenue efecto de una máquina de humo, los personajes se vuelven seres intrigantes y fantásticos.
A esto se suma una ajustada coreografía durante las canciones, con pasos de tango o zapateo, que significan para los chicos una propuesta de identidad nacional. Ese es uno de los grandes puntos de Locos ReCuerdos y que se mantiene como criterio común en toda la obra de Hugo Midón: lejos de repetir estereotipos pensados para el público infantil o de transportar una cultura extranjera, en esta obra se escuchan tangos y milongas. Así, cuando aparece una princesa, lleva un vestido canchero, borcegos y se queja de las exigencias de su rol con una canción que justamente se llama "¡Qué tanta". Lo mismo sucede cuando llega el príncipe azul en un caballito de juguete y con anteojos de sol. En varias de estas situaciones, Osqui Guzmán se luce con técnicas de clown que enloquecen a los chicos. Imperdible la escena del boxeador, que se autogenera golpes cuando su amada le dice que tiene novio.
Pero como esta obra realmente apunta a toda la familia, la pieza incluye innumerables referencias a los adultos. Desde chistes como "Va a estar bueno Buenos Aires" (cuando Aladino decide viajar a la Argentina) hasta imitaciones de Sandro y bromas sobre la cultura del típico argentino. Pero estas acotaciones no diluyen la conexión con el público infantil. Los nenes, espectadores sinceros, devuelven risas espontáneas cuando dicen que este país está lleno de tortugas gigantes, y abrazan a sus mamás cuando la madre de Aladino le dice que si se va solito a la Capital Federal se suba las medias, que le abran la gaseosa adelante suyo y que si se sube a un taxi que el conductor tenga cara de buena gente.
El vestuario de Locos ReCuerdos merece una atención especial: si bien se mantiene el universo infantil con ropa hipercolorida, en esta obra abundan los detalles pensados con un criterio común y no hay brillos en exceso, sólo porque a los nenes hay que darles siempre espejitos de colores. Salvo algunos cuadros demasiado largos que podrían acortarse, Locos ReCuerdos es un viaje emocional, para chicos que pueden jugar y reflexionar.

Fuente: Tiempo Argentino


La ficha

Locos ReCuerdos
Autor: Hugo Midón.
Dirección musical: Carlos Gianni.Dirección general: Lala Mendía.Con: Omar Calicchio, Karina K, Osqui Guzmán y elenco.
Sala: teatro Cervantes, de jueves a domingos a las 15, $ 40.

No hay comentarios: