miércoles, 25 de julio de 2012

Jey Mammon


Jey Mammon: "No hay límites en el humor"

Se impuso en el teatro off, a la gorra. El excatequista y sus charlas con Bergoglio.

En la escuela primaria era abanderado, usaba la raya al costado y, probablemente, las medias subidas hasta las rodillas. Un adicto a la norma, incrustado en el modelo de familia católica de Barrio Norte. Pero no se salvaba de una especie de mala estrella, empecinada en golpearle contra la pared cualquier atisbo de expresión artística: llegó a la final de “Festilindo” justo cuando se levantó el programa. Y volvió al anonimato hogareño, con el patético consuelo de un reno de plástico con ruedas que ni siquiera giraban.

Más en Perfil

No hay comentarios: