sábado, 23 de junio de 2012

Iliana Calabró




Iliana, a la manera de Bo Derek

Lookeada como la actriz de “10, la mujer perfecta”, Calabró grabó un videoclip para su nuevo espectáculo.

Casi desnuda, a los 46 años, Iliana Calabró grabó un video clip para el espectáculo en el que evocará a la mítica bomba sexy Bo Derek. Con un look que la obligó a llevar trencitas en el pelo, para emular la imagen de Derek en la película 10, la mujer perfecta , de 1979, Iliana hizo además una producción fotográfica para los afiches de Mi hijo, mi mamá y mi cocina , el espectáculo que Chino Volpato escribió especialmente para ella, y que se estrenará el 5 de julio. Con esta obra, la mayor de las hermanas Calabró regresará al teatro como actriz dramática y de comedia. Porque, vale la pena aclararlo, antes de convertirse en ese personaje desopilante que desafinó hasta límites impensables al tratar de entonar el tema Libre , en Cantando por un sueño , y que luego siguió explotando ese perfil en sus apariciones televisivas y teatrales, Iliana había estudiado teatro. Y en serio. Allá por 1987, se recibió en la Escuela de Arte Dramático, donde se formó con profesores como Francisco Javier, Rubén Szuchmacher y Horacio Roca, entre otros. Y, más aún: en sus comienzos, trabajó en el Teatro San Martín y en el Nacional Cervantes, hasta que se decidió por una carrera comercial y se animó a ser vedette. Ahora, vuelve al escenario para componer un personaje complejo: Gloria, una mujer de 45 años recién separada, que tiene que asumir una nueva vida, y que habita en un mundo que, por momentos, se transforma en mágico e irreal, y se puebla con personajes delirantes. Mediante el sistema de proyección mapping, el escenario del teatro La Casona, recreará diferentes ámbitos y personajes, que parecerán reales e interactuarán con Gloria.

Escrita por Chino Volpato, Mi hijo, mi mamá y mi cocina cuenta con la producción de Juan Carlos Cantafio, Hugo Zanón y Pablo Fuoco. La música es de Juan Parodi. Las luces, de Félix Monti. Y la dirección, de Reynaldo Alcaraz.

Iliana acepta el desafío con el mejor humor, y combina los ensayos de la obra y los que le demanda su participación en Cantando por un sueño (El Trece), aparte de cuidar a sus hijos. Además, Iliana sigue a full con su entrenamiento físico. Es comprensible: semejante cuerpo a los 46 años, no es sólo fruto de una genética generosa sino también de largas horas dedicadas a cuidarlo. Y ahora, que tendrá que ponerse en la piel de Bo Derek, la gran sex symbol de los años ‘80, Iliana estará más agradecida que nunca a su vocación por el gym.

Fuente: Clarín

No hay comentarios: