miércoles, 6 de junio de 2012

Hernán Traverso: Barrilete cómico - ¡Irremontable!


"Los comediantes somos personas incomprendidas, no podemos llevar una vida normal"

Hernán Traverso, uno de los responsables del espectáculo "Barrilete cómico - ¡Irremontable!", que se presenta los domingos en el Paseo La Plaza, aceptó un cuestionario de Blog Teatro. Las respuestas dejan en claro que a este artista el humor lo tiene a su servicio.



¿En qué consiste el espectáculo "Barrilete cómico - ¡Irremontable!"?

A diferencia de lo que muchos piensan, “Barrilete Cómico”, no tiene nada que ver con remontar los calzoncillos del abuelo en la placita del barrio. Si bien comprendemos que esa experiencia podría resultar sumamente graciosa (sobre todo si el abuelo está presente al momento de realizar la práctica, corriendo detrás de su ropa interior), lo nuestro se refiere más bien a un tipo de humor en formato standup.

¿Cómo surgió el grupo?

El proyecto nació en 2010, en medio del fervor del último mundial del fútbol. La primera versión del show fue bautizada “Barrilete Cómico – Stand Up Mundial”. Hoy parte del grupo admite que haber hecho un espectáculo basado en anécdotas sobre un mundial de fútbol (que encima no ganamos) fue una estupidez. La otra parte (me incluyo), en cambio, preguntamos por qué todavía no se preparó un show sobre el Dakar, la Copa Davis o los Juegos Olímpicos.

¿Cómo definís el género en el que trabajan? ¿Es stand up auténtico?

Es auténtico stand up en tanto que todos hacemos los monólogos de pie. Hasta ahora nunca nadie se sentó, arrodilló o tiró un chiste en cuclillas. En este sentido, creo que todos somos muy respetuosos del género que practicamos, sabiendo además todo lo que eso implica: cuándo nos sale una várice nueva la compartimos y le ponemos nombre.

¿Qué creés que le está pasando a los porteños con el stand up? ¿Es una moda, es curiosidad por lo distinto, es ganas de copiar un género exitoso de otro lado, traduce nuestra forma de ser?

Puede considerarse moda, pero eso no significa que tenga que ser pasajera. Cada vez hay más shows, más personas que practican el género, y también hay más gente que quiere aprenderlo.
Sobre por qué llama la atención, tengo varias teorías, una de ellas bastante esencialista. Siempre se dijo que los porteños somos unos “creídos”. El comediante de stand up, al subir al escenario, es un poco “el ombligo del mundo”: el espacio es sólo para él, la atención del público también, el material que interpreta también es de él… Ya desde su concepción, el formato alienta conceptos como el egoísmo y la egolatría. Pienso también que ese es uno de los aspectos que más cautiva. Si observamos los perfiles de los comediantes, veremos que siempre se construyen desde la negatividad. Somos personas incomprendidas: no podemos llevar una vida normal, no sabemos cómo vivir en sociedad, hasta tenemos problemas para conectarnos con otras personas. Todo ese fracaso, plasmado a través del texto que es narrado por el personaje, paradójicamente, se convierte en éxito para el comediante, que, desde el humor, logra dar cuenta de situaciones cotidianas que son comunes a todos (personaje y público espectador).
Para cerrar, creo que lo que nos gusta de este género es que, si bien sabemos que en lo cotidiano siempre vamos a salir perdiendo (en la cola de un banco, al esperar el colectivo, al viajar en subte, etcétera), en el humor stand up vamos a encontrar la revancha (haciendo evidente lo estúpido de ciertas situaciones o sintiéndonos menos raros al ver que a otros les pasan las mismas cosas).

¿Cuál es en particular tu papel dentro del espectáculo?

Ah! Mi papel en el grupo es: FUN DA MEN TAL… Sobre todo si no estoy. A lo largo de todo este tiempo he comprobado que, cuando no me toca actuar, el show sale mucho mejor. Por desgracia, mis compañeros carecen de ciertas patologías y eso les impide pegarme un boleo, echarme y convertirme en un ex-monologuista mediocre.

¿Trabajás de otra cosa?

Buena pregunta. Me gustaría poder responderla con un sí o un no, pero no puedo. Es decir, trabajo de otra cosa en tanto que siempre estoy tratando de comenzar algo nuevo, pues si hago siempre lo mismo siento que me aburro. Por otra parte, escribir, guionar, narrar, o comenzar nuevos proyectos, para mí no es trabajo, pues es algo que me gusta hacer. En síntesis, creo que la respuesta que mejor se adecúa es: “ni”.

En “Barrilete cómico: ¡Irremontable!” actúan Diego Gazda, Leo Kreimen, Diego Sánchez, Nacho Arana, Christian Vivas y Hernán Traverso. Puede verse los domingos, a las 21, en The Cavern Pub, ubicado en el Paseo La Plaza, Av. Corrientes 1660, C.A.B.A.. Más información Para en http://www.barriletecomico.com/ .

No hay comentarios: