viernes, 22 de junio de 2012

Cachafaz


El Cachafaz de Copi aguanta en el Sur

Guarango, ingenioso, el sainete trágico del humorista y dramaturgo argentino afincado y muerto en París divierte en sus dos funciones del sábado a un público sostenido contra la recesión y el frío.

"Si es por necesidad, no es ninguna falsedad comerse a un hombre rico, mucho menos si es milico”, dice el texto en verso de Raúl Natalio Damonte Botana, Copi, que escribió en Francia y ambientó en Montevideo bajo el título de Cachafaz. Murió antes de verlo representado.

“¿Puto? Pero no exageremos, / soy un poco amanerada / tengo chic y tengo garbo /
¡pero es porque tengo tango!”, exclama La Raulito, pareja del protagonista con un papel no menor. Antropofagia y homosexualidad son dos de las marcas de fábrica presentes en gran parte de la obra de Copi, que escribió 16 piezas teatrales o en francés o en español, 6 novelas y 2 libros de cuentos, además de siete tiras de historietas que lo hicieron célebre en Europa, como La mujer sentada para Le Nouvel Observateur.

Con el Teatro del Sur en venta —el edificio del teatro— Cachafaz ha aumentado a dos turnos sus funciones del sábado allí, haciéndose eco de la buena respuesta del público porteño, contra la recesión y el frío. Graciosa, obscena en el sentido más valiente de la palabra, la puesta de Tatiana Santana cuenta con un desarrollo musical y escenográfico que no se había visto en nuestros escenarios para la pieza.

El compositor argentino Oscar Strasnoy estrenó una versión propia sobre este trabajo de Copi en Quimper, Francia, 2010, pero lisa y llanamente cómo ópera. Antes, Miguel Pittier (2001 a 2003) y Guillermo Flores (2009) habían dirigido Cachafaz con suertes distintas en Buenos Aires. Nunca la música, y menos la coreografía, tuvieron en esas puestas una presencia similar a la actual (ver video).

La métrica y la rima de los versos de Copi para esta obra suya que sería la última van y vienen sin rigores, sin perturbar lo que viaja del personaje a la platea. Sobre las tablas, un fioca y un trolo rioplatenses (es decir, un rufián o proxeneta part time y un pederasta de manifestaciones varias) conviven en un marco de conventillo, con vecinas y agentes del orden y el desorden, apostando a su amor y defendiéndose de la pobreza y el medio hostil.

Hijo del político y periodista Raúl Damonte Taborda y de la ‘China’ Botana —descendiente inmediata del fundador del diario Crítica Natalio Botana y de la autora anarquista Salvadora Medina Onrubia—, viejo socio creativo de Fernando Arrabal, Alejandro Jodorowsky, Jorge Lavelli y Roland Topor en el Grupo Pánico, Copi falleció en 1987 a raíz de complicaciones de sida mientras ensayaba Una visita inoportuna, obra propia en la que el protagonista muere en un hospital debido a esa misma enfermedad.

Las noches de sábado en invierno, en un Teatro del Sur que parece extinguirse, Cachafaz homenajea a su autor. Sin explicitar la cuestión. Entregando, simplemente, una puesta en escena que trasluce mucho de sus mejores creaciones.

Muy bien Emilio Bardi como Cachafaz, muy bien Claudio Pazos como La Raulito, muy bien todos.

FICHA

Cachafaz

Tragedia bárbara en dos actos y en verso

Autor: Copi

Dirección: Tatiana Santana

Intérpretes: Emilio Bardi y Claudio Pazos, junto a Rosario Albornoz, Andrés Granier, Catalina Lescano, Marcelo Lirio, Patricia Martínez y Pilar Rodríguez Rey.

Músicos: Joel Maiante, Pablo Martínez, Eugenio Nicolás Sánchez.

Música original: Rony Keselman
Coreografía: Mecha Fernández

Sábados a las 22 y a las 23.30 hs.

Teatro del Sur

Venezuela 2255, Buenos Aires.

Entradas: $70 y $ 40
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...