sábado, 4 de marzo de 2017

Ratón

Hamlet puede ser un ratón

Despojada y sombría, Ratón comienza con el actor anunciando a la platea el estilo de actuación que le dará a su interpretación. Tras la apertura, escenas del Hamlet original con sus textos clásicos introducen al público en la situación que atraviesa el protagonista: el asesinato de su padre en manos del actual amante de su madre, su tío. Pero cuando todo parece ser una adaptación más de la conocida pieza, el actor irrumpe reflexionando sobre lo sucedido e invita al público a formar parte de un plan para desenmascarar a su tío y vengar a su padre. Se trata de una obra dirigida por Javier Medina y Emmanuel Melgarejo, con dramaturgia y actuación de Fernando López (Curupayty, La posta de los generales, Nuestra señora de las nubes). Dos rasgos distintivos de la obra son la mixtura entre realidad y ficción, y el síntoma personal de una angustia universal. La particularidad de la puesta es que construye un marco de realidad para la ficción, intentando lograr que la fusión se presente ante el público como algo natural. Domingos, a las 20, en La Vieja Guarida, Guardia Vieja 3777.

Fuente: La Nación