sábado, 1 de octubre de 2016

Sangre, Sudor y Siliconas

Sangre, sudor y siliconas, la tragedia con efectos especiales

Gonzalo Demaría escribe y dirige esta obra con un elenco integrado por Fanny Bianco, Daniel Campomenosi, Fabián Minelli, Marcos Montes, Adriana Pegueroles y Gastón Vietto.

Ya se lee en el Brumario de Luis Napoleón: “Hegel dice en alguna parte que la historia se repite dos veces. Le faltó agregar: primero como tragedia y después como farsa”.

Sangre, sudor y siliconas, de Gonzalo Demaría, representada en Hasta Trilce, los martes a las 21, propone el clásico Andrónico reversionado con precisión y exquisitez en la ejecución de farsas. Una farsa que viene de los noventa, que combina la esencia del teatro isabelino con un quirófano con treinta años de pervinox, arrugas y colgajos y con la trayectoria de volver “caucásicas a tantas cholas como arias a las collas bolivianas”.

La obra está dividida en cortes de música andina experimental y canciones con letras que acentúan el hundimiento. Lleva la genialidad de estar escrita en verso, para trazar un hilarante y salvaje recorrido a una de las más sangrientas obras de Shakespeare. En esta ocasión, en lugar de soldados y generales romanos que batallan contra los godos, la legión de cirujanos arremete una cruzada esteticista para estandarizar los collas bajo los cánones de belleza occidentales: vendas, vademecums y ventosas, entre malambos, fraseos y restos patológicos selectos.

La puesta en escena es lúgubre, minimalista y oscura. El teatro acompaña la creación de lo íntimo, a su vez sombrío, por lo que respeta el tono de la tragedia, y se genera un espacio explotado al máximo por las interpretaciones de personajes histriónicos en su juego macabro lingüístico, escénico y arriesgado en poner el cuerpo para la emboscada.

Víctimas y victimarios del lifting ejecutan de manera eximia diálogos dinámicos y desarrollan a sus personajes hasta en los más mínimos detalles. En esta versión poco ortodoxa con los efectos especiales al servicio de un particular verosímil, los espectadores encontrarán desde un Saturnino delicado hasta la fatalidad, hasta una reina Tamora telúrica interpretando manipulando con celeridad y exquisita imagen las boleadoras, pasando por un Tito emparentado con el Dr. Frankenstein que baila piezas de comedia musical junto a Lavinia, en una clínica amenazada por “trucha”.

No sabemos si Shakespeare se revolvería en su tumba al ver esta adaptación, de lo que si estamos seguros es de que se desternillaría hasta el hundimiento del foso que genera el puente entre el freezer y el diluvio universal.

Sangre, Sudor y Siliconas se presentará todos los martes a las 21 en Hasta Trilce, Maza 177 (Tel 4862-1758) y las entradas se pueden conseguir en Alternativa teatral.

Ficha técnica

Elenco
Fanny Bianco
Daniel Campomenosi
Fabián Minelli
Marcos Montes
Adriana Pegueroles
Gastón Vietto

Música original: Gerardo Gardelín
Coreografía: Alejandro Ibarra
Diseño de escenografía: Gonzalo Córdova
Diseño de vestuario: Sofía Di Nunzio
Diseño de luces: Gonzalo Córdova
Pelos: Granado
Diseño de maquillaje: Florencia Ortells
Efectos especiales: Seres FX
Fotos: Claudio Larrea (www.claudiolarrea.com)
Realización de vestuario Mirta Dufour y Gonzalo Giacchino
Asistente de escenario: Charly Otero
Asistente de dirección: Nicolás Araque
Dirección: Gonzalo Demaría

Fuente: Tiempo Argentino

Fabián Minelli: “Gonzalo Demaría propone un texto en profundidad”