viernes, 26 de agosto de 2016

Celina Fuks


Celina Fuks: una actriz de simpatía eterna

El martes murió Celina Fuks, de esas actrices capaces de desempeñar cualquier papel con fluidez. Simpatiquísima, con gran humor y optimismo, siempre uno podía encontrarla en algún café o restaurante de la zona de los teatros reunida riéndose con sus amigos contemporáneos. Su labor fue, sobre todo en el ámbito del teatro independiente, y formó parte de elencos de obras como El unicornio, Sholem Aleijem Aleijem Sholem, El pájaro azul, La que besó y la que no besó, El hombre de la cabina de cristal, La radio está servida, El reñidero, Madresperanza y Tangos y centeyas.

Ya pasados los 80 años logró protagonizar la película El vaso de soda, de Adriana Yurkovich, por la que ganó premios y viajó a diversos festivales nacionales e internacionales. "Con sus bellos ojos celestes, persistió en castings y pruebas y sólo bajó las manos cuando su salud la fue abandonando. Fue una judía fervorosa de Barracas, llena de anécdotas de inmigrantes de la cole y de laburantes cercanos al río. Actriz talentosa y compinche", la describió su gran amigo el actor y director Norberto Vázquez Freijo.

Fuente: La Nación