martes, 12 de julio de 2016

Calma Chicho


Calma para chicos

Por Hernán Salcedo

Es así de simple: vos te sentás en la platea con tu hijo, tu sobrino o tu nieto y una payasa te lleva de viaje. La vas a pasar bien porque te vas a reír. Y la vas a pasar bien porque por poco más de una hora no vas a necesitar televisor, ni tablet, ni celular para entretener al niño que está observando la obra -el que decidiste llevar al teatro y el que todavía habita en tu interior-.

Chichona Pipote entra al escenario con una mochila casi de su tamaño. Decidió viajar sola, lejos de su casa y su familia, con la mínima compañía de una planta y un pez. Partió al mundo con dos elementos que de algún modo representan la tierra y el agua, los dos grandes elementos que conforman nuestro planeta.

Son muchos los motivos que inspiran a una persona a emprender un viaje. ¿Alejarse de alguien? ¿Acercarse a uno mismo? En el caso de Chichona, con poder llegar, instalarse, comer algo y no desesperar, ya es mucho. “Calma”, se dice a sí misma cada vez que se le presenta algún problema. Y sale adelante, por supuesto, como también sale adelante este espectáculo que se sumó recientemente a la cartelera infantil.

Esa calma que busca no es solamente una palabra más en el título de la obra sino justamente es lo que más se destaca de esta puesta. El personaje se toma las cosas con tranquilidad y a su vez es evidente que los realizadores de este proyecto depositaron en la idea de calma el sentido mismo de esta propuesta. Es una obra pensada para los más chicos en la que no hay euforia ni sonidos ensordecedores, no hay despliegues ni bailes al estilo set de televisión. Hay una payasa sencilla, tierna y tranquila, muy bien interpretada por Rocío Orlandino, que a su vez fue muy bien dirigida por Leticia Torres. No esperen malabares ni destrezas físicas. Esperen ver a un personaje vivo y fresco, que con sólo estar presente en el escenario y compartir sus deseos, hace que el espectador imagine y ría.

Por su parte, el guitarrista Bruno Caronia, en un costado del escenario, pone un telón de fondo musical muy agradable y en sintonía con la simpleza y suavidad de la propuesta general.

En conclusión: una historia simple, en manos de una payasa sensible y tierna, para un público que quiere mirar y escuchar de la misma manera en que se escucha un cuento. Sin efectos especiales ni grandes producciones, más que las enormes ganas de hacer teatro con lo que uno juega y con lo que uno es.


Calma Chicho
Ficha técnica:
Actuación: Rocío Orlandino
Música en vivo: Bruno Caronia
Diseño visual: Clara Gábor
Música original: Bruno Caronia
Dramaturgia: Rocío Orlandino / Leticia Torres
Asistencia: Daii Alvarez
Dirección: Leticia Torres

Las funciones de “Calma Chicho” son los sábados, a las 16, en Espacio Aguirre, ubicado en Aguirre 1270, CABA.

Reserva de entradas: http://www.alternativateatral.com/obra41904-calma-chicho

Facebook de la obra: https://www.facebook.com/calmachichona/

1 comentario:

Alejandra Alegre dijo...

Calma Chicho!!!!
Es más que una linda historia deja un mensaje para los niños, que ante las diferentes situaciones que se presentan no hay que perder la calma, es un contundente mensaje para fortalecer en nuestros niños e impulsarlos a la autosuperación donde la calma, el dominio propio y el control es fundamental para resolver cualquier conflicto y situación en una sociedad cada día más agresiva. Que mejor que aprovechar una salida en familia para abrir el debate y la reflexión con los más pequeños. Además de ser un espectáculo divertido, fresco y con una inocencia que nos deja una caricia en el corazón. Gracias Chicho por tu arte!!!! Una obra que no subestima a los niños y los incluye, apelando al humor sano...