martes, 26 de abril de 2016

Inés López Courtois: CUT

Voces femeninas en un baño público

Escrita en 2001 por la dramaturga y novelista francesa Emmanuelle Marie, CUT es una obra coral que presenta a tres personajes femeninos que comparten sus padecimientos diarios en un baño público. Esta pieza, que desde 2013 lleva en gira por toda Francia la compañía Sapiens Brushing, bajo la conducción de Inés López Courtois, se estrenó bajo la misma dirección en No Avestruz (Humboldt 1857). El elenco que integran Clara Díaz, Sandra Posadino y María Eugenia Belavi, está acompañado por el “Coro de Damas”, que conforman 12 integrantes del grupo de teatro comunitario DispaRamos.

En la versión original, la obra comenzó a mostrarse en formato de semimontado en espacios no convencionales de París: baños públicos, bares, galerías de arte y talleres de artistas. Luego surgió otra versión que sumó al trío de actrices un grupo de mujeres que conformaron un coro, muchas de las cuales, según cuenta la directora en la entrevista con Página/12, habían sufrido violencia conyugal, para quienes la experiencia resultó “un gran trabajo de reparación”. Sin embargo, López Courtois advierte que en Francia encuentra dificultades para mostrar la pieza: “las reticencias vienen de los lugares culturales que dudan en programarnos, no del publico”, explica la directora y agrega: “Parece que la palabra sexo sigue asustando”.

–¿La obra y el espectáculo responden a una necesidad de promover la concientización sobre temáticas de género?

–Sí. Aunque en el mundo muchas mujeres y hombres estén haciendo de distintas maneras un gran trabajo de concientización, me parece también que nunca parece demasiado o suficiente. Desgraciadamente en todos lugares del planeta persisten las actitudes violentas contra las mujeres, en esto no hay fronteras.

–¿El tema principal es la sexualidad femenina?

–Sí, CUT habla de las mujeres, de la sexualidad femenina, de los cuerpos femeninos y de la compleja relación de su intimidad frente al cuerpo social, lo hace para dejar abiertos los sentidos de interpretación, porque no condena ni juzga lo masculino, solamente testimonia, poniendo la reflexión en movimiento.

–¿Es un espectáculo dedicado a espectadoras?

–Me gusta que el solo hecho de hablar como lo hacen los personajes en la obra pueda provocar curiosidad, tanto para las mujeres como para los hombres. Suscitar un interés por lo que pasa en la cabeza o en el cuerpo del otro. La obra no habla solamente de violencia, habla de intimidad, como de un secreto revelado que se comparte. Es como el primer paso para entender al otro: en la obra hablan las mujeres con ellas mismas o con las otras, y en la sala de teatro el diálogo se abre al público

–¿Qué ocurre con la recepción de CUT en Francia?

–Con la compañía Sapiens Brushing desarrollamos primero un formato de “conferenciaespectáculo”, una especie de semimontado que incluía una voz cantada y mi acordeón. Ofrecimos esta versión al público parisino y nos sorprendió que la gente se quedara después del espectáculo hablando sobre experiencias propias. Muchas parejas nos contaron después que se quedaron horas charlando, haciéndose preguntas uno al otro.

* CUT, viernes a las 23 en NoAvestruz, Humboldt 1857.

Fuente: Página/12