miércoles, 30 de diciembre de 2015

Drácula

Los 25 años del vampiro cantor

La versión musical de Drácula, de Cibrián-Mahler, celebra su aniversario con una nueva puesta, en el Astral

El 26 de agosto de 1991 la brújula del teatro musical argentino viró radicalmente. En el mismísimo Luna Park se estrenó Drácula, pasión de multitudes que, de a millares, llenaban las instalaciones en cada función. Un nuevo público era ganado por un género al que muchos miraban de soslayo. Fanáticos que veían la obra más de una vez, espectadores que de ahí en más nunca se perderían un solo musical, escuelas dedicadas al género que hoy en día ya han generado por lo menos tres generaciones de artistas. La creación de Pepe Cibrián Campoy y Ángel Mahler cumple 25 años en 2016, motivo más que suficiente para reestrenarla en un nuevo montaje.

"Estos 25 años se deben exclusivamente a Tito y Ernestina Lectoure -responsables del Luna Park por aquel entonces-, porque yo puedo tener talento y los actores también, pero si no hubiese sido por ellos, que confiaron en este libro, no estaríamos hoy hablando de esto", confiesa Cibrián, otro ícono del musical criollo. ¿Por qué Drácula sedujo de ese modo? No era una historia de terror, sino de amor y pasión.


Drácula, el musical tuvo cinco temporadas en el Luna Park, dos en el Ópera, una en el Astral para festejar sus primeros 20 años, una en el Roxy de Mar del Plata, una en el teatro Del Lago en Villa Carlos Paz, y cinco giras nacionales. Si hablamos de éxitos, esto es un claro ejemplo, con el que más de dos millones de personas disfrutaron no sólo en las plateas argentinas, sino también en Brasil, España y Chile. Sin embargo, como es un producto bien nacional, su creador quiere festejar este primer cuarto de siglo en su tierra, con una nueva temporada, a partir del 7 de enero, en el Astral.

Al lado de la mesa de sonido, con uno de sus perros bajo la silla, está sentado Pepe, mirando atento cada movimiento de los actores. La concentración y la energía invaden el salón, donde reina el silencio. Comienza la primera pasada completa del primer acto. "Con la misma energía vocal y corporal que en una función", es la directiva que se escucha. Los protagonistas y el numeroso ensamble se preparan, hasta que brotan los primeros acordes de la obertura. De inmediato la mente y el cuerpo de los presentes -entre los que se incluye esta cronista- se transportan a Transilvania. Indiscutiblemente el talento desborda el lugar y la pasión no le va en zaga. Quedan pocos días para el estreno y "perfección" es la única palabra que se repite a viva voz.

clic aqui
"La gente vio mis obras, pero siempre me dicen: «¡Ay, Drácula!». Eso es un privilegio. Esta obra genera en mí una revisión del libro, como si yo no la hubiera escrito, como si este hombre de hoy tratara de entender qué quiso decir ese autor en aquel momento. Y mi idea de Drácula 2016 es buscar algo más relajado. Es muy interesante reelaborar tu propia obra como si fuese de otro", explica Cibrián. "Aquí debe haber mucho humo", "más relajada, Jose", "las mascotas tienen que hacer más ruido"... Son indicaciones que Cibrián puede dar al mismo tiempo en que hace la entrevista, sin perder el hilo ni la atención. Es que si hay algo que caracteriza las puestas de Cibrián-Mahler son esos mínimos detalles que otras obras no tienen.

Los protagonistas de hoy

Cada vez que Drácula vuelve, el elenco se suele renovar. En aquella primera temporada, Cecilia Milone fue quien interpretó a la emblemática Mina Murray. Hoy, Josefina Scaglione (Protagonista de Amor sin barreras en Broadway, y nominada al Tony) encarnará a esta mujer que enloquece al Conde Drácula. "Es una obra única, vocalmente maravillosa. Además, trabajar con Pepe, Ángel y este elenco es increíble. Para mí es un honor ser parte de esto y celebrar el gran musical argentino en sus 25 años, porque esto es nuestro, no es algo de afuera. Es nuestra música, nuestro libro, y es un orgullo que me hayan invitado a formar parte", cuenta Scaglione, que además confesó que a su versión de Mina le agregó un poco de carácter. "La Mina de hoy, la que queremos con Pepe, es la que va para adelante, que tiene un poco que ver conmigo, con lo que tengo para brindarle al rol y que puede enriquecerlo muchísimo más."


Lucy, la coprotagonista, es un boccato di cardinale para cualquier intérprete; es de esos papeles que quedan grabados en la memoria del espectador. En 1991 fue Paola Krum quien se lució con este rol que la hizo famosa. En esta oportunidad, así como en 2007, la elegida fue Florencia Benítez (El jorobado de París, Violetta, Priscilla, la reina del desierto, entre otras), aunque se desvinculó del elenco recientemente, lo mismo que Juan Pablo Skrt (quien interpretaría a Van Helsing) y Gabriela Bevacqua. Para encarnar a la poseída Lucy fue convocada nuevamente Luna Pérez Lening, excelente intérprete que ya brilló en ese papel siendo muy joven, cuando el musical celebró su vigésimo aniversario.

Muchos fanáticos del teatro musical iniciaron su amor por el género a partir de esta obra. Al igual que muchos intérpretes, como Nicolás Martinelli (El fantasma de la ópera, La Bella y la Bestia, La novicia rebelde), que de chico soñaba en su habitación con ser parte del elenco y montaba el musical junto a su hermano interpretando todos los personajes. "Creo que tenía 11 años cuando la vi por primera vez y me llamaban mucho la atención todas las luces y el humo que se usaban en la obra. Cuando la hacía en mi habitación ponía focos de colores y vaporizadores para tirar humo. Hoy me acuerdo de eso y no lo puedo creer. Creo que yo sabía que en algún momento iba a hacer Drácula, nunca supe cuándo pero llegó en el tiempo perfecto, con este elenco, con este equipo de trabajo", confiesa Martinelli, que interpretará a Jonathan, el enamorado de Mina, papel que originalmente hizo Martín O'Connor, hoy flamante integrante de Les Luthiers.

El inmortal

A excepción de las giras nacionales de 1998, 1999 y 2008, desde 1991 Juan Rodó saca los colmillos del histórico Conde Drácula. "Parece mentira que el tiempo haya pasado tan rápido. Si miro para atrás nunca me habría imaginado que eso que iba a durar 40 funciones pueda persistir tanto en el tiempo. No dejo de pensar en aquella primera vez, en aquel elenco. La verdad que este musical se presentó en tantos momentos de mi vida que estuvo presente siempre y, a esta altura, creo que va a ser siempre así. La obra va a seguir y tenemos la prueba de eso. Además tengo la seguridad de que mi personaje, como tiene cinco siglos, me permite hacerlo hasta los 75 años tranquilamente; por eso estoy entrenando para llegar fuerte", dice entre risas Rodó.

El papel de Van Helsing, que originalmente hizo Pehuén Naranjo, será encarnado por Gastón Avendaño, mientras que Nani -encarnada por la brillante Laura Silva en 1991- volverá a ser interpretada por Adriana Rolla (ganadora de un Premio Hugo por este papel hace cinco años). El resto del elenco se completa con Damián Iglesias, Karina Barda, Eluney Zalazar, Magalí Saisi, Lucas Arbues, Luz Despósito, Nicolás Bertolotto, Luis Blanco, Bruno Pedicone, Alejandro Poggio, Diego Cáceres, Laura Morelli y muchos más. Con devoluciones grupales y personales, correcciones y felicitaciones termina la pasada del día luego de cuatro horas continuadas de ensayo. Drácula, el musical no cumple 25 años todos los días y si se festeja, se hará de la mejor manera posible, como debe ser: con una temporada que bajará el telón a fines de marzo, pero que tiene posibilidades de realizar una gira por el interior del país. Con una gran orquesta, más de 20 artistas en escena y un elenco protagónico que inunda el Astral con sus voces, así subirá al escenario el musical de los musicales. Como es de rigor, bajo la dirección general de Cibrián, producción de Julieta Kalik, Ángel Mahler y Santiago Zenobi; dirección musical de Mahler, acompañado por su hijo Damián en la dirección vocal y coral, puesta en escena de Hernán Kuttel y coreografía de Nicolás Bertolotto, Drácula vuelve al ruedo con ganas de seguir siendo inmortal.ß

Drácula, el musical

De Cibrián-Mahler
Miércoles a viernes, a las 20.30; sábados, a las 19 y a las 22.30, y domingos, a las 20.

Astral, Corrientes 1639.

Fuente: La Nación