sábado, 16 de agosto de 2014

Nelson Rueda: La bestia rubia

El padre Mugica y el amor en su máxima dimensión

Nelson Rueda es el protagonista de la obra sobre el sacerdote argentino que se estrena hoy en el Cultural San Martín

La mirada. Su interés siempre fue comprender qué y cómo ven los demás. Además de contactólogo -experto en graduar los lentes y anteojos, profesión que apenas ejerció-, Nelson Rueda es actor. Así, su conocimiento es no sólo físico y biológico, sino también humano y artístico.

Aún guarda el sabor dulce que le dejó El principio de Arquímedes, la obra dirigida por Corina Fiorillo que fue nominada a siete premios ACE (uno para cada uno de los cuatro intérpretes del elenco, entre ellos Nelson, como actor de reparto). La obra tuvo siempre las localidades agotadas e incluso debió extender su temporada ante un literal pedido del público. Ahora Rueda se prepara para un nuevo desafío, La bestia rubia, un unipersonal en el que interpretará al padre Carlos Mugica, un religioso vinculado al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, quien trabajó en la villa 31, donde fundó la parroquia Cristo Obrero en los años 70. "Hace mucho tiempo que estaba interesado en este personaje. A él lo movía la pasión, siempre orientada a construir, hacia la paz. Me llamó la atención cuando comencé a investigar sobre él, sólo porque me interesaba conocer quién había sido y qué había hecho, jamás pensando que algún día lo iba a interpretar, que tuviera algo de su physique du rôle", dice el actor, quien luego se reunió con Tatiana Santana (la directora de Cachafaz) y más tarde con el dramaturgo Andrés Gallina.

En infinitos encuentros y cafés comenzó a tomar forma La bestia rubia. El autor le dio a esta pieza algunas pinceladas de teatro en verso, con su musicalidad tan característica, y se sumaron además cuatro bailarines actores, Laura Figueiras, Pedro Frías, Gabriel Del Río y Melisa Noé Pereyra, quienes interactúan con el texto a través de una puesta de teatro físico marcada por la coreógrafa Mecha Fernández. Otro que se sumó a esta propuesta es Rony Keselman, en la música original.

"La obra comienza con algo que todo el mundo conoce: el asesinato de Mugica [en 1974, a manos de la Triple A]. Empieza en los pensamientos en los momentos previos a su muerte. Queremos contar las elecciones y pasiones que marcaron su vida. El texto habla de la renuncia al amor. Mugica eligió reprimir sus deseos para entregar ese amor en otro lugar diferente al que podría haber sido su vida en pareja", cuenta Nelson, entusiasmado, y repasa algunos aspectos clave de la vida de este líder: su viaje a Europa donde fue testigo del Mayo del 68, su origen en una familia -antiperonista- de clase alta, su estada en el Chaco, que tanto lo movilizó y lo impulsó a trabajar con los pobres. "Mugica combatía con sus ideas y desde su amor. Le decían «la Bestia» porque era un sacado... por Racing, por Perón, por todo lo que considerase justo y verdadero", explica, y afirma ser creyente y considera que el mismo Jesús fue un gran revolucionario. Casualmente el año pasado vistió los hábitos de un cura bastante diferente, el delator sacerdote Ganon, en Camila, nuestra historia de amor.

PRESENTE FELIZ

Nelson cuenta que cuando tenía 18 años pasó un día por la puerta del Conservatorio de Avellaneda, entró, preguntó y, como estaba abierta la inscripción, se anotó, no sabe bien por qué. "Fue pura casualidad", dice quien luego estudió con Julio Chávez, Alejandro Catalán y Mosquito Sancineto, entre otros, y quien ha recorrido con continuidad tanto los escenarios del off como los del circuito oficial. Entre los realizadores con los que trabajó se encuentran Francisco Javier (El especulador), Manuel González Gil (Cuando Harry conoció a Sally), José María Paoloantonio (Titulares, la voz del pueblo), Raúl Serrano (El deseo bajo los olmos), Alejandro Ullúa (Herr Klement) y Daniel Suárez Marzal (El perro del hortelano). Además conformó una sociedad artística con la directora Corina Fiorillo, con quien trabajó en la reciente El principio de Arquímedes, así como en Kalvkött, carne de ternera y en Desdichado deleite del destino. Con ella comparte, a su vez, la dirección de El Ópalo, un espacio de teatro independiente.

"El teatro está en mis pensamientos todo el tiempo. Gracias a él aprendo a conocerme", asegura. Aunque también tiene experiencia frente a las cámaras. Entre otros trabajos, protagonizó Más allá de la cruz, película dirigida por Carla Argañaraz, filmada en Catamarca, que aguarda su estreno. "En la carrera, aprendí a manejar la ansiedad. Todo llega. Siento que con este personaje estoy cumpliendo un sueño, que aparece en el momento que corresponde. El actor corre con una ventaja: mientras el tiempo pasa y la vida transcurre, con sus pérdidas, fracasos y también con el amor, si es hábil, puede capitalizar esas experiencias. Y crecer como persona y como artista", concluye.

LA BESTIA RUBIA

Dirigida por Tatiana Santana

Cultural San Martín, Sarmiento 1551.

Funciones, de jueves a sábado, a las 21; domingos, a las 19..

Fuente: La Nación

No hay comentarios: