miércoles, 25 de junio de 2014

Primer Encuentro de Teatro Chileno Emergente

Intercambio escénico

En la Argentina residen muchos jóvenes teatristas chilenos. Algunos trabajan en obras argentinas, pero otros desarrollan una producción propia, de una fuerte impronta y una particular identidad. Para darles visibilidad a estos últimos y crear un canal de diálogo entre las culturas teatrales de ambos países, el Centro Cultural Embajada de Chile organizó el Primer Encuentro de Teatro Chileno Emergente, con la ayuda de la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. El ciclo presenta, hasta el 11 de julio, cinco piezas de dramaturgos nacidos en el país vecino, pero que viven en la Argentina, todas escritas con posterioridad al año 2000. Los organizadores esperan, así también, posicionar al centro cultural –ubicado en Tagle y Libertador– como parte del circuito artístico de la ciudad.

“A través de esta instancia buscamos crear un espacio de diálogo y reflexión en torno del desarrollo de las artes escénicas de nuestros exponentes”, apunta María José Fontecilla, agregada cultural de Chile en la Argentina, en diálogo con Página/12. “La idea es generar un intercambio de experiencias con acceso gratuito para el público general y de paso dar a conocer la programación de nuestro espacio cultural, que siempre está organizando ciclos de cine, presentaciones de libros y distintos seminarios”, explica. Así, el Centro Cultural Embajada de Chile ofrece su auditorio y sus espacios no convencionales para el desarrollo de las puestas de los jóvenes directores emergentes seleccionados.

Ya se vieron Ye Katherina, de Macarena Losada, bajo la dirección de Felipe Rubio Morales, y Santa venganza, de Erick Pulgares Ramírez, que dirige Emilio Diéguez Troncoso. Mañana y el viernes será el turno de Niñas araña, de Luis Barrales, con dirección de Daniela Rodríguez González y Andrés Saavedra Garrido, inspirada en el caso real de tres adolescentes que escalaban edificios para robar. El 3 y 4 de julio se podrá ver A propósito de la inercia, con dirección de Néstor Alfredo Vargas. Por último, cerrando el ciclo, el 10 y 11 de julio se verá La historia cualquiera, adaptación libre de La pequeña historia de Chile, de Marco Antonio de la Parra, con dirección de Nibaldo Maturana.

Para Saavedra Garrido, uno de los directores participantes, desde la puesta en crisis de la modernidad, el teatro chileno vive un momento de mucha vitalidad. “Por un lado aparecieron los cuestionamientos hacia la concepción y realización de la teatralidad y, por otro, se empezaron a abordar constantemente temáticas como la marginalidad y la política, pero desde un lugar íntimo”, cuenta. Según su visión, el teatro argentino actual comparte muchas de las características del quehacer chileno, aunque traza una diferencia: “Por lo general, la escena bonaerense sigue teniendo un predominio y una mirada hacia lo clásico, conservando muy a menudo sus formas naturalistas en la actuación, construcción teatral y temáticas a abordar, que hacen referencia a una realidad social regida por el psicoanálisis, cosa que en Chile no sucede tanto”, analiza.

Para él, como para el resto de los directores, este primer encuentro es importante porque puede ayudar a fomentar el intercambio, algo necesario, ya que considera que aún no hay una real integración de los artistas chilenos en el teatro argentino. “Más allá de lo que ocurre con el consagrado Patricio Contreras, la realidad es que la mayoría de los actores chilenos que viven acá se encuentra, hasta donde sé, realizando proyectos autogestionados en el circuito no oficial y en proyectos de procedencia o carácter académico, por lo que una instancia de diálogo como la que propone este ciclo resulta fundamental”, concluye el director.

* Las funciones se llevarán a cabo los próximos jueves y viernes a las 20.30 en el centro cultural ubicado en Tagle esquina Av. Libertador. Los cupos son limitados y las entradas gratuitas. Se deberá reservar al 4808–8626 o por mail a pmercado@minrel.gov.cl o mcuadra@minrel.gov.cl

Fuente: Página/12

No hay comentarios: