viernes, 9 de agosto de 2013

Villa + Discurso


Defender la memoria

Las obras del director y dramaturgo chileno Guillermo Calderón, muy recordadas por su paso por el FIBA 2011, serán parte de la celebración del 30º aniversario de la vuelta a la democracia.

Pasaron casi dos años de su recordada participación en el Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA) 2011. En aquella oportunidad, el reconocido director y dramaturgo chileno Guillermo Calderón se encontraba presentando mundialmente Villa + Discurso, un conjunto de obras escritas por él que exploran el tema de la memoria desde distintos ángulos. La presentación fue en el Parque de la Memoria, ya que las obras (son independientes por más de que se den juntas) fueron pensadas para hacerse en espacios que hayan funcionado como centros de tortura. El evento fue tan celebrado por el público, aun lo recuerda, que hoy y mañana habrá una nueva oportunidad para ver estos trabajos en Buenos Aires. Pero el contexto será muy distinto: la vuelta de Calderón se hará en la sala Cunill Cabanellas del Teatro San Martín (Av. Corrientes 1530), en el marco del 30º aniversario de la vuelta a la democracia. Las funciones serán a las 20.

Villa + Discurso es una coproducción de Calderón con la Fundación Festival Internacional Teatro a Mil. Ambas obras son protagonizadas por Francisca Lewin, Macarena Zamudio y Carla Romero. En la primera, las tres mujeres debaten diferentes alternativas para remodelar Villa Grimaldi, el principal centro de tortura y exterminio de la dictadura de Pinochet. Su principal dilema –si está bien reconstruir la casa demolida por los militares y hacer allí un museo moderno– expresa, según el dramaturgo, las discusiones reales que hoy atraviesan las organizaciones de derechos humanos que intentan defender la memoria de las víctimas de la dictadura militar. En Discurso, las mujeres representan a la ex presidenta Michelle Bachelet en un discurso ficticio de despedida al dejar el poder. El texto de Calderón expresa, entre otras cuestiones, el conflicto de una mandataria que aspira a hacer reformas populares, administrando el modelo económico neoliberal impuesto por la dictadura. “Las obras se presentan juntas porque Bachelet estuvo detenida en la Villa Grimaldi junto a su madre. Ella vivió directamente la represión de la dictadura, ya que su padre murió de un ataque al corazón luego de haber sido torturado”, cuenta Calderón a Página/12, consultado sobre esta nueva presentación en Buenos Aires.

Desde su estreno en Santiago, en 2011, el espectáculo se presentó en múltiples festivales internacionales, entre ellos el Festival Próximo Futuro de la Fundación Gunbelkian (Lisboa), el Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz, el Les Translatines Festival en Bayona (Francia) y lo hará próximamente en el reconocido Festival Internacional de Edimburgo. También se pudo ver en el Royal Court Theatre de Londres, donde fue muy bien aceptado. Sobre el hecho de que las obras se presenten en un teatro y no en un espacio de la memoria para donde fueron pensadas, Calderón asegura que la experiencia es diferente, pero “de alguna manera más interesante, porque los centros de tortura tienen una fuerza emocional tan grande que a veces eso logra imponerse al argumento ideológico de las obras”.

En otras obras de Calderón, como Diciembre, Clase y Neva (las tres presentadas en la Argentina durante el FIBA 2009), también se hacen menciones directas a la política. El teatrista, que es uno de los más talentosos del país vecino, dice estar de acuerdo con la idea de que todo el teatro es político, aunque aclara que no siempre eso se hace explícito. “En mi caso, trato de que los personajes verbalicen sus ideas políticas y que la discusión sea el centro de la obra. Pero no pienso en metáforas ni en ideas visuales cargadas de significado”, asegura. Esa idea, presente en toda su obra, es algo de lo que se podrá ver en el Teatro San Martín.

Fuente: Página/12

No hay comentarios: