sábado, 31 de agosto de 2013

Natalia Carulias, María Carámbula, Bimbo Godoy y Maju Lozano: Rococó (Mujeres al filo)


Stand up con cuatro locas...

Así les gusta definirlo a Natalia Carulias, María Carámbula, Bimbo Godoy y Maju Lozano, a quienes acompaña Diego Reinhold.

En la previa de una función, entre nervios y ansiedades, las chicas se maquillan, posan para las fotos y aceptan la invitación a charlar. Son cuatro, son diferentes, sus trayectorias no se parecen entre sí. Una se muestra más segura, otra se oculta detrás de un espejito para seguir maquillándose, otra no disimula sus temores y la última se incorpora a la entrevista entre bromas. Ellas son Natalia Carulias, Bimbo Godoy, María Carámbula y Maju Lozano. No se conocían, no habían trabajado juntas, pero ahora parece que fueran amigas de toda la vida.

Entre risas y un poco de desorden, arman los cuadros para las fotos. Y luego se disponen a hablar sobre Rococó (Mujeres al filo), el nuevo stand up de 15 músculos Producciones, que estrenó en la sala Pablo Neruda del Paseo La Plaza. Un espectáculo de humor con cuatro mujeres y Diego Reinhold, dirigido por Enrique Federman.

Buscando, los puntos de contacto aparecen. Tres de ellas trabajan en radio. Y dos tienen padres artistas famosos: María, hija de Berugo Carámbula, y Bimbo, hija de Virginia Luque y Lionel Godoy. A propósito de esto, María empieza su monólogo en el espectáculo, diciendo: “Está bueno ser hija de un famoso... querido”, aclara.

“Hacía tiempo que no actuaba en teatro y es la primera vez que hago stand up”, confiesa María, que no subía a un escenario desde 2009, con Ella en mi cabeza. “Uno de los productores de Rococó, Diego Scott, me escribió por Twitter y me dijo que si yo juntaba todos mis tweets, podía hacer un stand up. Y me lo decía en serio, porque estaba armando este proyecto. Le agradecí mucho, pero le dije que no me quería morir de pánico en un escenario”, relata Carámbula. María se lo contó a su analista, quien la obligó a aceptar la propuesta.

A Bimbo le ocurrió algo similar: atribuye a su terapeuta la responsabilidad de haber aceptado. “No estaba haciendo mucho stand up”, repasa María Virginia Godoy, que además está al frente de Spam, un programa radial en Nacional Rock. “Para mí, que soy la menos famosa del grupo, es una suerte ser parte del equipo, son mujeres de las que me gusta su estilo”.

Maju bromea en la obra y en la nota con ser del interior. Nacida en Entre Ríos, también debuta en el género. “Me sirvió para saldar una cuenta pendiente -dice Maju-. Somos como La casa de Bernarda Alba, pero contentas... Y con más sexualidad”, busca la analogía. Maju sigue en la radio junto a Lalo Mir, por FM 100.

“Estoy muy feliz”, afirma Natalia, que sale por la Rock & Pop junto a Elizabeth Vernaci en Negrópolis. “Vuelvo a las tablas después de haber sido mamá”, cuenta, y habla de su hijo de nueve meses. “Todos los laburos que tengo, me los dio este género”, dice, considerada una de las primeras que hicieron stand up. “Mucha gente venía haciendo monólogos de humor, pero así, haciendo el género puro, fui la primera y está bárbaro”, agrega.

“Esperaba que me sucediera algo así: ser parte de un grupo de laburo de verdad, sin lados oscuros”, dice Maju.

Es regla que en el stand up el texto que cada uno dice es de su autoría. Aquí fue así, y las actrices estuvieron asistidas por Fernando Sanjiao y Juan Barraza.

¿Qué tema eligió cada una y por qué?


María: Yo elegí hablar de mis partes jodidas, exacerbadas por el género del espectáculo. Me parecía que estaba bueno ir por ahí... También hablo de otros temas, de cosas que me dan bronca.

Maju: En mi caso, hablo de lo que es ser una mina separada en los tiempos que corren. Y de la mirada de afuera, más que de adentro.

Natalia: Hablo de la maternidad. Cuando empecé con el stand up, hacía monólogos de lo que era ser una mina sola, la que no conseguía pareja, la mina que detestaba a los chicos y no tenía instinto maternal... y de repente fui madre.

Bimbo: Mi monólogo habla de lo que no me gusta del ser moderno de ciudad, que tiene que ver con la soledad, con el amor.

Haciendo stand up, se exponen tal vez más que los hombres.

Bimbo: El buen standupero se expone, ves algo cierto.

Maju: Tiene que ver con dejar todo en la cancha y con que las mujeres somos más de contar las cosas. El hombre si está angustiado, se junta con cinco pibes, se arma un “fulbito” y se lo olvidó. La mujer si está angustiada se junta con sus amigas a llorar.

“No somos cuatro minas que se suben al escenario a pegarle a los hombres. No es un espectáculo feminista”, aclara Maju. “Amamos a los hombres y los necesitamos con locura”.

Fuente: Clarín

No hay comentarios: