viernes, 9 de agosto de 2013

Diego Peretti, Alejandro Awada y Osvaldo Santoro: El placard


“El placard”: Del cine a la comedia física

Fue un filme con Depardieu y Daniel Auteuil, y en su versión teatral local, que se estrenará el miércoles, trabajan Diego Peretti, Alejandro Awada y Osvaldo Santoro.

“Ya hace un año y medio que estamos con esto -cuenta Diego Peretti-. Ya había visto la película, y la verdad tenía ganas de hacer algo así, porque yo venía de hacer personajes muy atribulados, emocionalmente conmocionados. Así que estaba como para hacer algo más excéntrico, más hacia afuera, una comedia muy física. Y encima el hecho de que dirigiera Lía me daba un reaseguro por ese lado.” Se refiere al estreno que el miércoles se producirá en el teatro Lola Membrives: la versión teatral de la película El placard, de Francis Veber, que en el año 2001 protagonizaron Daniel Auteuil, Gerard Depardieu y Thierry Lhermitte.

Para el escenario, El placard contará con las actuaciones protagónicas de Peretti, Alejandro Awada y Osvaldo Santoro, con la dirección de Lía Jelín.

La historia se centra en la figura de un hombrecito gris, Francisco Piñón (Peretti), que trabaja como contador de una fábrica de preservativos desde hace 20 años, ignorado por su jefe (Awada), marginado por sus compañeros. Un día le llega la noticia de que será despedido por una reducción de personal, pero un vecino gay (Santoro) le propone evitar el despido confesando su homosexualidad (si lo hace la empresa no lo despedirá para evitar ser imputada por discriminación).

En un trío naturalmente organizado, los protagonistas cuentan los pormenores del espectáculo y reflexionan sobre el trabajo del actor.

Santoro: Cuando yo llegué a El placard ya estaban Alejandro y Diego. Yo también había visto la película y charlamos mucho entre los tres las diferencias, porque el filme de Veber es más melancólico, y en esta versión, aunque no se dejan de lado los temas pesados que plantea el libro, la historia está contada desde un lugar más festivo. Además, hay un detalle histórico: yo a Lía ya le había dicho que no para Toc toc, así que me debía trabajar con ella.

Awada: Yo llegué a este proyecto remando, como siempre, con dos escarbadientes y en dulce de leche (carcajadas). Un día me lo crucé a Lino Patalano (productor) y me lo propuso: me contó que estaba Diego y que dirigía Lía. Después me llevé la felicidad de que se sumara Cachito (Santoro). La película me había fascinado.

¿Por qué los hace tan felices trabajar juntos?


Responden como en una reacción en cadena: Awada: Porque los admiro y los valoro desde siempre.

Peretti: Porque los admiro y los valoro desde siempre.

Santoro: Porque los admiro y los valoro desde siempre.

(Se miran con complicidad y se ríen).

Awada: Bueno, Cacho (Santoro) es un poquito anterior a nosotros, pero creo que en los últimos 25 años nos venimos espiando...

¿Pero sienten una afinidad en el estilo de actuación?


Santoro: No, somos muy distintos...

Peretti: Sí, pero compartimos una manera de ver esta profesión. Yo veo cómo se manejan -me pasa lo mismo con Leo Sabaraglia, con Germán Palacios...- y siento afinidad en eso, en cómo se paran frente a esta profesión.

¿Y cómo se paran frente a la profesión de actor?


Santoro: Somos hombres que trabajan de actores. Creo que en cuanto el actor esconde al hombre estamos en peligro.

Peretti: No estamos ganados por la vanidad, ni por el egocentrismo. Nos interesa trabajar en equipo y no prestarnos a situaciones que bastardean la profesión. Creo que hay una tradición en la que nos enrolamos: Alfredo Alcón, los que hicieron La patagonia rebelde, por ejemplo, es una tradición de actores concentrados en contar historias que valgan la pena, en encontrar la profundidad de sus personajes, no subestimar al público.

Y no caer en ciertos esnobismos.


Awada: Exactamente. Nosotros venimos remando hace... veintiséis, veintisiete años, acá el amigo... (lo señala a Santoro).

Santoro: Un poco más.

Awada: Somos hombres inteligentes. Somos actores inteligentes.

¿Y estos actores inteligentes cómo hicieron para traspolar la actuación del cine al teatro?


Peretti: Obvio, es ineludible mirar la película y ver esas actuaciones. Pero al pasar al teatro hay que desplegar una forma de actuar más subrayada, más expresiva, porque en el cine la cámara te sigue los pensamientos y con una mirada se puede contar lo que en el teatro requiere de todo el cuerpo. Eso, trasladado a la totalidad de la puesta, hace que el resultado sea más operístico, más grandilocuente que la película. En este tipo de propuestas hay que prestar atención de no sobreactuar.

Santoro: Me parece que hay una cuestión de energía también. Yo veo al cine como una energía concentrada, las actuaciones tienen un marco todo el tiempo, en cambio en el teatro esa energía se expande y uno tiene que acompañar esa expansión. Mi personaje en la película es un solitario, un sufrido, con una gran melancolía y un fuerte deseo de venganza. Acá no, aparece algo muy diferente, más divertido y juguetón.

Awada: Es así, en el teatro el sentido se une de una forma completamente diferente. Escuchándolos a ellos pienso, también, que estamos en un gran teatro de la calle Corrientes y estamos teniendo muy en cuenta al público, su necesidad de divertirse, de pasarla bien. Dentro de esta honestidad de la que hablábamos, y pensando en la necesidad del público, también hay una tuerquita puesta en el sentido del humor.

Lía Jelín dijo que esto tiene ritmo como de videoclip, que ninguna escena dura más de tres o cuatro minutos... Al saberlo y ver la escenografía, dispuesta como un laberinto en varios pisos, ¿es mucha la exigencia física? ¿Qué pasa atrás del escenario?


Peretti: Pasa que corremos como locos. Las escenas son muy rápidas, se suceden una detrás de otra en distintas partes de la escenografía, horizontales y verticales, hay cambios de vestuario. Así que hay que estar en muy buena forma. Atrás hay todo un dispositivo de escaleras, marcaciones, vestuarios...

Santoro: Atrás se ve la maquinaria del reloj.

Peretti: Y tiene que funcionar como un equipo. Nosotros somos tres pero hay cinco, seis actores más, y todos somos importantes.

O sea que si alguien fuera a mirar lo que pasa desde atrás también sería un espectáculo...

Todos: ¡Sí!

Santoro: Yo quiero destacar que el trabajo que hace Diego es ciclópeo.

Awada: Y yo agrego que además de ciclópeo es realmente extraordinario Peretti: (se ríe) Les pasé unos mangos...

Awada: No, no, de verdad, es un gran trabajo, se carga el espectáculo en la espalda. Y se la carga a lo Maradona.

Peretti, ¿te divierte?


Sí que me divierte. Estoy con toda la adrenalina del estreno, muy concentrado en la maquinaria de atrás. Y creo que tenemos un gran espectáculo.

Fuente: Clarín
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...