sábado, 10 de agosto de 2013

Alejandro Paker

Alejandro Paker, un talento descomunal

Primera escena: Pepino, el 88 . Vestido de payaso, colgado de un aro a muchos metros de altura, en la sala del Presidente Alvear, cantaba mientras hacía acrobacias. A su lado estaba Karina K y el público aplaudía a rabiar. Segunda escena: Humores que matan . Al promediar la comedia de Woody Allen irrumpía un anciano panzón y arrasaba con las carcajadas. No importa si es en un rol protagónico o secundario, Alejandro Paker siempre brilla. No necesita tener su nombre destacado en la marquesina: es su trabajo el que destaca siempre. Fue el Maestro de Ceremonias, en Cabaret , o Dan, el abnegado marido de una mujer bipolar en Casi normales , dos personajes que los amantes del musical siempre guardarán en sus corazones. La plasticidad que le imprime a sus criaturas, la emoción que transmite, su poder camaleónico y esa voz única hacen de Paker un artista completísimo y descomunal.

Prolífico e incansable, ahora le da vida al aviador de El Principito en el Coliseo, estrenó esta semana El hombre elefante en el Astros (en el papel que interpretó Miguel Ángel Solá, en teatro, y Anthony Hopkins, en cine), y desde septiembre se lo podrá ver en Company en La Comedia. Además, el año próximo año hará la versión teatral de Las aventuras de Priscilla, reina del desierto , junto a Pepe Cibrián y Juan Gil Navarro. Rosarino, dejó su carrera de Medicina y se mudó a Buenos Aires para probar suerte y desplegar su gran histrionismo sobre los escenarios. Construyó su carrera de a poco, sin escándalos ni atajos, a fuerza de disciplina y talento. Hoy, Paker disfruta de su merecido lugar en el teatro. Los espectadores, agradecidos.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: