viernes, 12 de julio de 2013

Rodrigo Noya: Vuelve


El debut del agrandadito

El actor, conocido por la TV, hace su primera participación en teatro en “Vuelve”, una obra escrita y dirigida por María Marull y protagonizada por su melliza Paula.

El responsable que movió a Rodrigo Noya, desde su Chascomús natal, para que debute en Agrandadytos cuando tenía 5 años, fue su abuelo. El mismo que hoy, a los 19 años de su nieto, lo deposita en las mediaciones de la redacción para realizar esta entrevista. El hombre es un manager estoico. Se sienta y espera a que Rodrigo cuente la primera experiencia teatral que vive en estos días. Se trata de Vuelve, escrita y dirigida por Paula Marull, y protagonizada por María, su hermana melliza.

¿Nunca nada teatro, ni siquiera en actos escolares?


Esto es lo primero, nunca hice nada parecido al teatro. En la escuela hice cosas chicas, de diez o quince minutos.

¿Hiciste talleres de actuación?


No, siempre trabajé con este “método”. No estudié porque creo que cargar lo que hago con otras cosas me puede perjudicar.

¿Hay un “método” Noya?


Claro, (ríe) desde chiquito actué sin estudiar nada. A la actuación siempre la tomé como un juego y recién ahora, a los 19 años, lo empecé a tomar como un trabajo. Actuar fue siempre una manera de divertirme.

¿Por qué aceptaste esta obra?


Porque las mellizas Marull son amigas mías, las conozco por Damián (Szifron) que es el marido de María. Ella me llamó y quise probar la experiencia. La obra es muy bonita, mi personaje es el hermano menor de la protagonista, un chico del interior. No me costó mucho, porque soy de pueblo y ni siquiera tuve que cambiar mi modo de hablar.

¿Ves teatro o te aburre?


Algo vi, sobre todo las cosas de mi tío, Jorge Noya. Lo poco que vi de teatro, fue porque lo vi a él. No me aburre, lo que pasa es que no estoy al tanto de las obras que están buenas. Nunca me salió de ir al teatro, soy más de ir al cine.

¿Volvés a ver lo que hiciste en “Agrandadytos”?


Sí, a veces con la familia lo vemos. Me da un poco de vergüenza. Siento que cambiamos mucho con mi hermana (Agustina), aunque siempre nos seguimos peleando. Cuando me veo a los cinco años no creo que yo haya dicho todas esas cosas. Veo la ingenuidad de un chico que no sabía bien lo que pasaba y mezclaba todo. Al crecer perdí la ingenuidad, pero mantengo la misma personalidad: soy muy extrovertido, hablo mucho, quiero saber todo lo que pasa a mi alrededor. La gran contra, que arrastro desde chiquito es que soy bastante orgulloso.

¿Cerca de qué modelo de actores que arrancaron desde niños estás más cerca: Andrea del Boca o la camada de Cris Morena?


No lo sé, nunca fui mediático, a mí me gusta actuar. Creo que todos los que empezamos desde chicos tenemos una cosa en común: aprendimos a disfrutar al máximo el tiempo que tenemos para encontrarnos con los amigos y la gente querida. Trabajar en la tele te quita mucho tiempo.

Después de Alfonsín, sos el ciudadano ilustre de Chascomús
Sí (ríe), pero para ellos siempre fui Rodrigo, el hijo de Marta.

Fuente: Clarín

No hay comentarios: