lunes, 6 de mayo de 2013

Jorge Suárez y Julia Calvo: Manzi, la vida en orsai



Homero Manzi: el poeta que vive dentro de la gente

Protagonizada por Jorge Suárez y Julia Calvo, hoy se estrena en el Teatro de la Comedia “Manzi, la vida en orsai”, obra sobre el notable letrista del tango. Se abordan sus canciones, sus pasiones y su amor con Nelly Omar.

“Soy una mujer que sabe ser una mujer. ¿De quién se enamoró Homero Manzi? De Nelly Omar. ¿Y estuvo enamorado cuántos años? Desde el ‘37, cuando lo conocí, hasta el ‘51, cuando murió. Pero él no quería hacer lo que me había prometido: separarse para casarse conmigo. Y el que sufrió fue él, no yo. Hizo cualquier cantidad de obras dedicadas a mí, empezando por Malena. Mucha gente dice que eso no es verdad: me importa un bledo. Que un hombre se haya enamorado de mí y me haya dedicado tangos no cambia mi forma de ser. No me ubica en un lugar más alto ni más bajo. Soy la misma Nelly”, le contó la legendaria cantante de 102 años a Clarín hace un tiempo.

Justamente, en este romance prohibido, envuelto en un halo de misterio, y en la poética de Homero Manzi se funda el espectáculo de teatro musical Manzi, la vida en orsai, que, escrita por Betty Gambartes, Bernardo Carey y Diego Vila, y con las actuaciones de Jorge Suárez y Julia Calvo, se estrena hoy en el Teatro de la Comedia, con la dirección de Gambartes.

La directora explica que el motor de todo esto fue un encuentro entre Jorge y ella. “Me dijo que le encantaría cantar en un espectáculo, y yo le dije que tenía un musical para que él cantara.” Pero Manzi no cantaba...

Este es un Homero que va a cantar sus propias canciones. El decía que sólo podía escribir sobre aquello que había vivido, y nos resultó interesante que el espectáculo fuera, entonces, más que biográfico, a partir de la poética de Manzi. Todos conocemos el tango Sur, Malena, Fuimos, pero poco conocemos del hombre que nos legó semejante identidad.

La figura de Manzi tiene algo de mítico, de irreal...

Esa fue la dificultad, había un misterio, era como inalcanzable, y por eso decidimos abordarlo desde el mito, que además nos permite licencias biográficas totales. Es lo que recreamos sobre él a partir del mito, tanto de él como del romance que tuvo con Nelly Omar. Es lo que su poética construyó en el imaginario popular. Hay hilos y pequeñas tramas que tomamos de la realidad para configurar nuestra propia trama. Para nosotros es el hombre que se alimenta de los fantasmas del pasado para transfigurarlos. La poética de Manzi es el paisaje perdido, el barrio perdido o el amor perdido.

Al hall del Teatro de la Comedia de pronto entra la transfiguración de Sigmund Freud en Homero Manzi, o sea, Jorge Suárez, que de la barba blanca que usó en La última sesión de Freud ha pasado a la negrísima barbilla del poeta. “Todavía no termina de agarrarme el teñido” -dice mientras se acaricia el mentón y se acomoda a la mesa de café junto a Julia Calvo.

¿Querías cantar?

Suárez : Sí, quería cantar lo que me gusta, lo que siento, que es la buena poesía del tango. Y este poeta es algo supremo, que está en el inconsciente de todos aunque no sepamos mucho de su vida. Así que esta es una manera de contar un poco cómo sentía la vida, y este romance que fue algo tremendo para él, una relación prohibida, oculta. Un gran amor que le inspiró muchos de sus grandes temas.

Julia Calvo y Jorge Suárez se conocen desde los años 80 cuando iban juntos a al conservatorio, y han alimentado y mantenido esta relación en todo este tiempo. De hecho, ella es madrina de la hija menor de Jorge. “Julia es mi familia”, dice él mientras la mira con intenso afecto.

Julia, ¿Jorge canta bien?

El canta muy bien desde siempre y tiene muchas ganas de cantar. Además, en estos 30 años de amistad, cantar ha sido siempre una actividad que nos genera placer. Me encanta que se haya animado a hacer esto, porque es fantástico incluso para la gran carrera que he hecho.

¿Vos pediste que ella fuera Nelly Omar, Jorge?

Suárez : ¡Obvio! ¡Imaginate!

Calvo : Para mí que él me eligiera fue un halago al alma, porque además de que es mi hermano, hacía mucho que no trabajábamos juntos. Estoy como en el sueño del pibe: un material tan bello, tan onírico, poder dejar que transcurra desde mi lugar de actriz y de cantante, y encima compartir escena con Jorge...

¿Alguna vez cantaste tango?

Calvo : El tango me fascina, y en los cumpleaños me piden que cante tangos. Yo estoy como nadando en agua tibia con mi gran amigo Jorge... Me encantaría que vinieran los jóvenes a encontrarse con esta poética, ¿sabés?

El periodista Julio Nudler alguna vez escribió una de las mejores descripciones disponibles sobre la figura del poeta tanguero: “Manzi encarna, más que ningún otro, la presencia de la poesía en la letra del tango. Fue un poeta que no publicó ningún libro de poesías. El medio de su poética fue siempre la canción, desde los motivos camperos hasta la música urbana, en la que alcanzó su mayor realización. De esa manera gozó de inmensa popularidad, sin renunciar nunca a sus convicciones de poeta. Apeló a la metáfora, incluso surrealista, pero no avanzó demasiado por ese camino, que quizás hubiera dificultado la comprensión de su mensaje por el hombre común. (...) Sus letras no ofrecen crónicas de la realidad social ni imparten consignas morales. Sus versos suelen estar llenos de nostalgia, como el tango mismo. A través de ellos, Manzi arroja una mirada plena de ternura y compasión hacia los seres y las cosas.” Manzi fue, además de poeta, periodista, director de cine, actor, y un activista muy comprometido del Radicalismo.

“En un momento tuvo que tomar una decisión crucial para él, que fue entender que Perón estaba haciendo las cosas por las que el Radicalismo había luchado muchos años, y que lo importante eran los objetivos. Le costó mucho, pero lo logró y siguió siendo Manzi hasta que murió, a los 43 años”, apunta Suárez.

El compositor más asociado con el peronismo fue Discepolín, y a veces da la sensación de que sobre Manzi hubiera una especie de pacto de silencio...

Suárez : Sí, parecería eso. Aunque estoy convencido de que no se habla de Manzi porque está adentro de la gente. Nadie puede decir que nunca escuchó sus tangos. No puede decir que nunca oyó hablar de la película La guerra gaucha, por ejemplo. Su gran lucha estaba puesta en su compromiso por llegar a la gente, y esto era lo que lo atormentaba. El jamás debe de haber imaginado que su obra iba a estar tan incorporada en el inconsciente colectivo. Nosotros estrenamos el día que se cumplen 52 años de su muerte, y se merece un gran homenaje.

Calvo: Se merece una calle con su nombre.

¿Les parece bien que la Diagonal Sur cambie de Julio A. Roca a Homero Manzi?

Ambos, casi al unísono: -”¡Apoyamos la moción!”

Fuente: Clarín

Ciudad y pampa en sus tangos

No hay comentarios: