sábado, 20 de abril de 2013

Leandro Reale y Juan Lavagna: El Cascanueces y las princesas encantadas



"Los chicos salen saltando y bailando"

Leandro Reale, director y coreógrafo, y Juan Lavagna, adaptador, hablan de esta puesta que se presenta en el patio del Konex. "Los chicos van despojados de concepto", dicen sobre esta versión del ballet clásico de Tchaikovsky.

Los chicos son un público implacable, que sin reparos manifiesta desagrado o aburrimiento frente a un espectáculo. La contracara de esa intransigencia es la conexión absoluta e inmediata con lo que ocurre en el escenario. Contra todo prejuicio, esto último viene ocurriendo en tres exitosas temporadas a sala llena de El Cascanueces y las princesas encantadas, una versión para niños del ballet clásico navideño de El Cascanueces de Piotr llitch Tchaikovsky que se presenta en Ciudad Cultural Konex, con adaptación a cargo de Juan Lavagna y dirección y coreografía de Leandro Reale.
Los chicos conocen en la obra a los personajes de Clara y El Cascanueces que en esta versión se cruzan con otros más familiares para el público infantil actual como el Gato con botas, Cenicienta, La Bella Durmiente, Blancanieves o Aladino. La adaptación, además, estuvo dirigida a quitarle a la pieza todas las escenas de violencia. Fue así como el enfrentamiento de los soldados armados y el ejército de los ratones tomó la forma de una simpática competencia de hip hop y break dance.
¿La respuesta de los chicos? Si bien confiaban en la potencia del material que tenían entre manos, Juan Lavagna y Leandro Reale se confiesan conmovidos por la masividad. ¿Cómo lo explican? "El chico es distinto al adulto" –dice Lavagna–. “El adulto va con prejuicios a ver una obra clásica. Dice: ¡ay! Es que yo no entiendo. Es como meterlo en un museo frente a un cuadro. El chico en cambio va despojado de todo preconcepto, se sienta y disfruta. O no. El problema al que nos enfrentábamos era saber si íbamos a lograr que estuvieran conectados durante los 70 minutos que dura el espectáculo. Tenía que haber color, fantasía, juego." Lavagna grafica la cuestión con una anécdota: "Decíamos, ¿cómo hacemos para mantener durante 10 minutos a los chicos atentos al pas de deux que hay en el segundo acto? Primero pensamos en hacer solo una parte, cinco minutos. Necesitábamos ese tiempo, no sólo para no desvirtuar la obra sino porque los bailarines, que hacen tres o cuatro roles cada uno, se tenían que cambiar para hacer los otros personajes. Cuando controlamos los tiempos, los bailarines tardaban ocho minutos. Nos vimos forzados a hacerlo entero. En la primera función, cuando empezó el pas de deux todos estábamos atentos a ver qué hacía la platea: vimos chicos corriendo a acodarse en el escenario, fascinados por el movimiento, la música, el tutú y los brillos."
Reale cuenta que se ha convertido en uno de sus momentos preferidos la firma de autógrafos a la salida de la sala, en la que intercambia pareceres y recibe devoluciones de los chicos. "Termina siendo una segunda función. Salgo maquillado como el Gato con botas, y antes de salir tengo que retocarme porque los chicos te examinan, te toman prueba. Son muy observadores y no te dejan pasar una. No tienen filtro y si se te desacomodó algo o se te corrió el maquillaje te lo hacen saber. Y te preguntan cosas de la historia o hacen asociaciones y tenés que estar preparado para responder."
El Cascanueces y las princesas encantadas se da en el marco de la 23ª temporada del ciclo Vamos a la Música que la Fundación Konex realiza desde 1991 en forma ininterrumpida y que en este caso se denomina Vamos al Ballet. Lavagna destaca el valor cultural de estos programas e imaginando despertar vocaciones de futuros artistas, cuenta cómo "en los quince minutos de entreacto, los chicos salen bailando por los pasillos y dando vueltas, saltando, queriendo imitar lo que vieron". Este hecho se refuerza además porque sobre el escenario también hay chicos: "Decidimos incluir chicos bailarines en el elenco en los roles de los ratones, los enanos y los duendes. La identificación fue inmediata."  «

funciones con elenco de lujo
El Cascanueces y las princesas encantadas puede verse los domingos 21 y 28 de abril y 5 y 12 de mayo a las 11 hs. sábados 27 de abril; 25 de mayo; 1, 8, 15 y 22 de junio a las 15 hs. en Ciudad Cultural Konex, Sarmiento 3131.
La pieza está protagonizada por Nina Zaera, primera bailarina del Teatro Argentino de La Plata y Leonardo Reale, bailarín del Teatro Colón. Actúan Yanina Toneatto, primera solista del Ballet Metropolitano de Buenos Aires, Christian Pérez, bailarín del Teatro Argentino de La Plata, Ciro Mansilla, primer solista del Ballet Metropolitano de Buenos Aires, y el cuerpo de baile del Ballet Metropolitano de Buenos Aires.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: