jueves, 10 de enero de 2013

La jaula de las locas


Una diversión para el verano

Merece especial menció, la creación que Gabriel Goity realiza de su Alban, suerte de Cruella De Vil. Correcto y medido Miguel Angel Rodríguez, en el personaje de Renato. Un espectáculo ideal para el verano y su vaudevillesco ritmo marca una línea que el público se revela ansioso de seguir.

Esta es una comedia francesa que Jean Poiret, actor y escritor francés escribió y protagonizó, en París, hace cuarenta años. Varias versiones cinematográficas, más decenas de países en los que fue representada, hablan de la popularidad de este "clásico".
Dos son los protagonistas, Renato y Alban, pareja desde hace años y dueños del club de travestis "La jaula de las locas", en el queAlban también canta y baila. El conflicto se desata cuando el hijo de Renato, nacido de una pareja anterior con una mujer, avisa que se va a casar y como su novia pertenece a una familia conservadora, con una madre de costumbres rígidas y un padre que ha hecho su campaña política bajo el lema "Familia, progreso y moral", el
veinteañero, le pide a su padre y a Alban que oculten su condición homosexual y su relación con el club de travestis.

LENGUAJE COLOQUIAL
El alboroto que el pedido desencadena en la pareja, los travestis y el mucamo gay de estilizada figura y tacos altísimos, es el nudo alrededor del cual se desarrolla la comedia.
La versión dirigida por Carlos Olivieri se caracteriza por su excelente ritmo y el tono de comedia liviana, dado fundamentalmente para entretener a un público multitudinario, que busca la diversión con sus actores preferidos.
Con un lenguaje coloquial, algunas búsquedas efectistas y de fácil repercusión, predominio del chiste verbal y del humor de situación, la obra logra el propósito de divertir y mantener un tono de music hall, especialmente en los intermedios entre la concatenación de escenas. Momento en que el club travesti a través de sus miembros salta a la platea e inicia diálogos y saca fotografías a figuras conocidas y no tan conocidas.

VEDETTE INDISCUTIDA
Una escenografía decididamente "camp" y un vestuario de muy buen gusto completan el cuadro, en el que merecen especial mención, la creación que Gabriel Goity realiza de su Alban, suerte de Cruella De Vil, como se dice en escena y heroína de Copi. El personaje de Alban es francamente desopilante y la recurrencia a ciertos matices caricaturescos más una verdadera batería de recursos gestuales, hacen de su personaje la verdadera vedette de la obra. Su Alban es un completo trabajo de composición que abarca fondo y forma.
Correcto y medido Miguel Angel Rodríguez, en el personaje de Renato, que interpretara varias veces anteriormente. Disparatado y simpático Nicolás Armengol, junto con Jorge Priano y populares figuras como Juan Alari y Carlos Kaspar, más un elenco entusiasta. "
"La jaula de las locas" es un espectáculo ideal para el verano y su vaudevillesco ritmo marca una línea que el público se revela ansioso de seguir. Atractiva la música de Martín Bianchedi.

Fuente: La Prensa

No hay comentarios: