miércoles, 9 de enero de 2013

Adriana Aizemberg: Bajo un manto de estrellas


Una comedia con mil recuerdos

El admirado autor de "El beso de la mujer araña", Manuel Puig, escribió "Bajo un manto de estrellas", durante su exilio en Brasil, en 1981. Con elementos del viejo folletín radiofónico, la obra, que se estrenará hoy, a las 21, en La Comedia, de Rodríguez Peña al 1000, plantea una historia en la que coinciden la intriga, la mentira, la locura y el engaño.

Mientras se prepara para uno de los últimos ensayos, Adriana Aizemberg destaca que la obra tuvo su "bautismo" frente al público, el 28 de diciembre, en el teatro Municipal de Villegas, provincia de Buenos Aires, ciudad en la que vio la luz Puig, en 1932 (falleció en México en julio de 1990), en el marco de los festejos del ochenta aniversario de su nacimiento.

ESTADO DE LOCURA
"Fue muy emocionante para nosotros actuar frente a algunos de sus familiares y la gente de su ciudad, la que lo reconoce como una de sus figuras más relevantes. Hay que tomar en cuenta que su trayectoria tuvo un amplio reconocimiento en los Estados Unidos y Europa, con la publicación de "La traición de Rita Hayworth" y luego cuando se hizo la película de "El beso de la mujer araña", con Raúl Juliá y William Hurt, en 1985".
"Para mí es un orgullo que me hayan ofrecido actuar en esta obra, de la que no sabíamos que existía y cuyos personajes parece que vivieran inmersos en una burbuja de locura, en un estado de cierta ensoñación, en la que pasan del pasado, al presente en una misma escena y no tienen un nombre específico, se los denomina como "dueña de casa", "dueño de casa", "la hija". Es una obra para ver, no para leer, porque tiene mucho de cinematográfico, a la vez es una mezcla de comedia brillante norteamericana y de folletín radial bien porteño".

UN AUTOR UNICO
Asimismo la actriz destaca que "Manuel Puig ha sido único dentro de nuestro dramaturgia, en la que contamos con autores de la talla de Carlos Gorostiza, o Roberto Cossa, que están más ligados al teatro rioplatense".
Ganadora del premio a la mejor actriz en los festivales de cine de Huelva y Trieste, por su protagónico en la película "La vieja de atrás", con cincuenta años de trayectoria en el teatro, la televisión y el cine, Adriana Aizemberg, también destaca que "uno de los aspectos de la obra, es la variedad de matices de personajes como el mío, que primero soy una esposa sumisa, cansada y luego paso a ser una amante fogosa, o la madre cariñosa de esa chica adoptada por ella y su marido, cuando sus amigos murieron".
Con humor, antes de despedirse Adriana Aizemberg destaca que vio muchos filmes argentinos de la década de 1950, en la que está ambientada la pieza, para inspirarse. "De modo que me siento como una Fanny Navarro, en mi papel de "dueña de casa", dice con una amplia sonrisa".

Fuente: La Prensa

No hay comentarios: