viernes, 21 de noviembre de 2008

La funeraria

"Esperando la carroza" mucho más macabra

Una casa de servicios fúnebres, medio perdida en un pueblo de la frontera y ya en completa bancarrota, es el escenario de un sinfín de enredos provocados más que nada por el estado de perturbación mental que domina a sus responsables.

José De Ricci (Fabricio Rotella), un hombre de ambigua sensualidad y no menos oscuras intenciones, heredó el negocio de su padre y lo administra junto a su hermana Laura (Cristina Blanco), una mujer desquiciada que aunque no puede controlar sus nervios ni su libido sigue ocupándose de las tareas de embalsamamiento. Por último, Alfredo, el marido de Laura es «un bueno para nada» que hace reír a buena parte del público con sus torpezas pero a la vez saca de quicio a los hermanos. La interpretación de Sebastián Mogordoy, menos exterior que la de sus compañeros le aporta una rica complejidad a este perdedor nato.

Con la llegada de un cliente renacen las esperanzas de reflotar la alicaída funeraria, pero el muerto pertenece a una honorable familia que se avergüenza de las circunstancias en las que murió y por dicha razón concurre al lugar en compañía de su abogado. Guardar las apariencias va a resultar una tarea muy complicada ya que los preparativos de los funebreros amenazan con generarle a los deudos problemas mayores.

Más en Ambito Financiero

3 comentarios:

Sebastián Mogordoy dijo...

Hola, la obra se llama LA FUNERARIA, esperando la carroza es el título de la obra. Gracias, saludos.

Sebastián Mogordoy dijo...

perdón, el título de la CRÍTICA.

Blog Teatro dijo...

Gracias, Sebastián. Ya modificamos la información.