martes, 29 de diciembre de 2015

Fátima Florez: Fátima para todos


Fátima Florez: "La grieta queda afuera de la sala"

Hace teatro en Carlos Paz con .De temporada con “Fátima para todos”, imita a Michetti, Carrió, Vidal y Donda. Y vuelve con Cristina, “más interesante desde la oposición”.

El sol abrasa Villa Carlos Paz. La sensación térmica es impiadosa: 45,8º C. Ni bien se nubla y comienza a correr una leve brisa, aparece Fátima Florez, con su 1,70, sobre unas plataformas que hacen juego con el vestido y hasta el color de su labial y sus uñas: “Holaaaa”, saluda, moviendo su mano.
Está contenta. Los números de la taquilla tienen que ver mucho con su estado de ánimo; es que Fátima para todos está en el podio de las obras más vistas en Carlos Paz. Además, en la gala de la apertura de la temporada, fue coconductora junto a Freddy Villarreal y la gente la paraba para sacarse fotos.
“Haberme elegido para conducir la apertura de temporada fue todo un mimo de parte de los organizadores. Y toda una responsabilidad, porque me dieron el rol de decirles a los otros elencos: “Esta es tu casa, y yo te abro la puerta para darte la bienvenida”; fue muy fuerte y movilizador”. Así, Fátima Florez describe lo que le está pasando, en este momento, donde surfea en la cresta de la ola.
El nuevo espectáculo que presenta en el renovado Teatro Coral llega a las dos horas de duración, por donde desfilan hasta 30 personajes, quienes, en alguna etapa de su vida, poblaron la mente de la blonda: “Fátima para todos es un recorrido de mi vida, soy una especie de paciente que es analizada por el psicólogo, que lo hace maravillosamente bien Julián La Bruna. Y de allí, de ese recorrido por mi cabeza, salen Xuxa, Tita Merello, Madonna, Michael Jackson. Susana. A pedido de la gente volvió Cristina, que es mucho más interesante como opositora, desde el llano, que como Presidenta”, cuenta y las palabras le salen a borbotones.
Este espectáculo tiene la base del de Mar del Plata 2014, pero está actualizado…
Podríamos decir que es el cambio con continuidad, jajajajaa. Sí, nació en el teatro Atlas de Mar del Plata; pero creció y ya es otro espectáculo. Por ejemplo, varía con el día a día. Hicimos a Moria presa en Paraguay. Tenemos un momento muy emotivo con Evita, que lo empalmamos con Madonna cantando Don’t Cry for me Argentina. Y con Cristina aparece una calabaza, que es muy reciente, muy actual; y la gente explota de risa.
¿Con cuál Cristina te quedás: esta nueva, de civil, sin poder ,o la Presidenta omnipotente?
Me gustan las dos. Siempre lo hice desde el humor, pero con mucho respeto. Nunca recibí ningún tipo de presión de parte del Gobierno. Y cuando hubo cosas en el guión en PPT (el programa de Jorge Lanata, donde la imitaba) que no estaba de acuerdo, me respetaron y no las dije. Cristina estuvo ocho años en el poder, 12, si sumamos el gobierno de Néstor. Ahora la hago desde la oposición, donde tiene mucho para decir y es más graciosa, tiene más libertades. Hay un ida y vuelta con el público muy rico. ¡Ojo que ahora hay artistas que la imitan a Cristina, pero yo la hice cuando todavía estaba en el poder!
¿Durante el segmento de Cristina, se nota si el público es K o anti K?
No, para nada. Afortunadamente la gente se copa con el personaje y la grieta queda fuera de la sala.
Comenzás el show con Xuxa y terminás con Gilda.
Así es; Xuxa fue mi primera imitación, yo era muy chica, tenía 10, 11 años e iba a verla a Telefe. Una vez jugué en un programa de Xuxa y tengo ese video en VHS. Está la Xuxa de los 90 y la de la publicidad de cremas, hago un mix y la gente se copa. Es un personaje muy querible para grandes y chicos. Porque el mío es un espectáculo para toda la familia. Las canciones son muy pegadizas, de cancha, entonces la gente empieza muy arriba. Y termino con Gilda, también muy arriba, porque es popular, tiene ángel y la gente conoce sus canciones.
Hablando de Gilda ¿qué te pareció el show de Gabriela Michetti cantando Gilda en la Casa Rosada?
Me gustó, descontractura a los políticos y los hace más humanos, más normales. Y Michetti no es ninguna zonza para elegir cantar No me arrepiento de este amor. No digo que después gobierne bien o mal; lo digo como una bocanada de aire a la política.
En este nueva obra tenés a Michetti y sumás a Lilita Carrió y a María Eugenia Vidal.
Sí, también está Vicky Donda; afortunadamente la política sumó mujeres a cargos legislativos y ejecutivos, eso le hace bien al país… y a mí, jajajajajaja. A Lilita y a Vidal les encantó que las imite. Además, Carrió es muy buena titulando, así que es muy rica como personaje. Son personajes que van a entrar y salir a lo largo del verano. Tenemos dos horas de show, y hasta el 28 de marzo podemos sacar un personaje para que entre Michetti; o sacamos otro cuando pase algo con Lilita; la realidad es dinámica y la obra, también, como la vida misma.
Hay un rumor sobre que tu regreso a la tele podría ser con un programa de mujeres políticas…
Ideas hay muchas, esa es una de ellas. Pero también me gustaría hacer un programa con niños, es un proyecto que tengo, hacer algo infantil. Teatro o televisión. Para Navidad estuve en un Shopping cordobés haciendo de Mamá Noel y la devolución de los chicos fue emocionante, el afecto de los chicos es sincero.
La taquilla indica que estás bien posicionada. ¿Imaginabas esto diez años atrás, cuando comenzaste a hacerte conocida?
La verdad es que desde chiquita me soñé arriba de un escenario. Mis viejos me decían: “Nena estudiá abogacía o medicina; ser actriz no es algo seguro”; pero yo no me imaginaba en otro lugar que no fuera un escenario. Me preparé para esto, estudié mucho. A los 18 o 19 era bailarina en la compañía de Pepito Cibrián, que es muy exigente. Siempre me imaginé participando de un elenco importante. Pero nunca pensé que iba a ser cabeza de compañía, la verdad, es un premio al trabajo.
En medio de la charla, aparece Madonna, pero no la reina del pop ni el personaje que interpreta Fátima, sino su gata blanca: “Si hubiera sido machito, se hubiera llamado Michael; por Michael Jackson, a quien también imito. La verdad es que es un show con mucho vértigo, la gente quiere todo, como en la parrillada: asado de tira, vacío, pechito de cerdo, molleja, riñón, choricito. Y nosotros servimos la parrillada completa. Por cada show bajo dos kilos, es de mucho desgaste físico; porque los que me ven en la tele, sólo creen que imito. Y en el teatro imito, canto y bailo, voy de acá para allá”, cuenta mientras su cara se va transformando con facilidad en otros rostros.
A lo largo de la terapia, por la cabeza de la blonda aparecen, además personajes tan disímiles como Tita Merello y Lali Espósito: “Cuando era chica, mi abuela escuchaba tangos y la veía a Tita, que era una mujer extraordinaria, de avanzada; con cabeza del siglo 21 allá en su época. Y a Lali la sumamos porque Esperanza mía fue la novela que estuvo en todos los hogares argentinos, y es un personaje muy querido”.

Fuente: Clarín