viernes, 7 de agosto de 2015

Alejandra Majluf: Viva la vida


"Puedo estar pasando una situación tremenda y la convierto en algo gracioso"

La actriz, que trabaja en la tira Esperanza mía y hoy estrena en teatro Viva la vida, obra que escribió y protagoniza, se define como una "comediante", lo que califica como un "don". Cuenta que los monólogos de humor los armó pensando en mujeres que atraviesan distintas situaciones con una única certeza: que van a morir. El recuerdo de "la colada", un clásico.

En los '90 fue una de las estrellas del prime time de la televisión argentina. Se hizo famosa con sus intervenciones en el programa de Tato Bores y el personaje de "La Colada" junto con Nicolás Repetto, un espacio en el que inauguró las preguntas incómodas a los políticos. Pero un día se enamoró y abandonó su carrera para vivir en España, fundó una productora y presentó espectáculos independientes. Después, sintió la pulsión de ser madre, volvió a la Argentina, tuvo su hija en el campo y se hizo maestra rural. Ahora, con su niña ya de ocho años, Alejandra Majluf vuelve a poner su energía en sus deseos de actuar: trabaja en Esperanza mía (El Trece) y hoy estrena su propia obra de teatro, Viva la vida, con la cual ya desde el título trata de reflejar el espíritu optimista que la sostiene.
En el espectáculo que Majluf escribió y protagoniza recorre con humor escenas de la vida cotidiana. Distintos personajes llevan al espectador por un viaje desde el "teatro" al "limbo" y desde la "tierra" al "cielo". Alejandra se transforma en Greta, la señora Pérez Pinto, la amiga de Kuka y Frida Kahlo. Además, el actor Richard Manis se pone en la piel de tres mujeres que generarán un pacto de complicidad con el público a través del humor y la ironía. El elenco se completa con Heidy Viciedo, vocalista cubana de gran reconocimiento internacional, quien canta entre cada monólogo.
"Empecé a escribir monólogos de humor pensando en mujeres que atraviesan distintas situaciones de la vida y que tienen una única certeza: que van a morir. Pero también hablo de las cirugías, del drama de la belleza personal, lo que les pasa a las mujeres cuando se llega a cierta edad", cuenta la actriz, en un descanso de su ensayo.
Su intención, reconoce, es estimular al público a valorar la vida, teniendo en cuenta su finitud. "Uno lo puede decir muchas veces, pero es todo un trabajo reconocer que la vida es finita y que la muerte es una continuación de la vida. Conocí muchas mujeres negadoras, a las que les costaba cambiar situaciones difíciles que estaban pasando y yo apuesto a que aprendamos un poco a reírnos de lo que nos pasa, que sepamos dar vuelta la página, probar alternativas, lo que importa es estar en acción", plantea.
Más allá de los estereotipos femeninos con los que busca generar humor, Majluf asegura que su espectáculo se puede leer entre líneas. "La obra tiene mucho humor y profundidad a la vez. Históricamente hubo mucha represión en la mujer, cosas de las que no se hablaron, miedos instalados a situaciones que son naturales. Me interesa romper esas barreras", dice.
El personaje que Majluf inventó de "La Colada", en el programa de Nicolás Repetto, fue un quiebre en su carrera, como ella misma reconoce: "Me puse una peluca y me hice la periodista. A partir de ese momento, un montón de gente empezó a creer que era periodista de verdad. Fui la precursora de programas como CQC, lo que pasa es que ya no hay tantos registros de esas cosas. Tuve mucha exposición."
Definida como comediante, la artista define su profesión: "Creo que es un don ser comediante. Puede ser muy raro que lo diga así, pero yo soy consciente que desde pequeñita hice reír.  Puedo estar pasando por una situación tremenda, de mucha angustia, y cuando lo cuento de alguna manera lo convierto en un relato gracioso, aunque esté diciendo cosas terribles. Siempre me pasó que mis amigas se terminaban riendo de lo que me pasaba. Entonces, comprendí que tengo un registro tragicómico, puedo reír y llorar en un mismo monólogo. Es algo que detecté hace muchos años y lo sigo trabajando, porque me parece una virtud."


Vida en el campo
A Alejandra Majluf las ganas de ser madre le llegaron de grande y por eso, dice, decidió meterse de lleno. "Quise criar a mi hija en el campo. Todos los días podíamos vivir un montón de situaciones hermosas, relacionadas con la naturaleza, que nos forjaron un vínculo increíble. Ahora, ella ya tiene ocho años y es hora de que yo vuelva a mi veta de actriz. Pero fui feliz siendo una maestra rural, dando clases de teatro para chicos y compartiendo momentos con mi hija. Los que no pueden hacer eso es porque el ego es más grande que sus ganas, no quieren perder la fama. Yo lo hice por mí."


FUNCIONES
Viva la vida se presenta todos los viernes a las 21:30 en Teatro Buenos Aires: Rodríguez Pena 411. Entradas: desde $ 200.

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: