jueves, 14 de mayo de 2015

Yo siempre me soñé novela


Con el sabor de las telenovelas de los 80

Calificado por su autor y director como un "melo-bio-drama mentiroso", este nuevo trabajo del santafecino Edgardo Dib propone por un lado reconocer ciertas líneas de trabajo del narrador y dramaturgo Manuel Puig a la hora de desarrollar su escritura y, a la vez, un reencuentro con el espíritu melodramático que se manifestaba en las telenovelas argentinas producidas durante la década del 80.

En el escenario dos actrices esperan entusiasmadas comenzar a ensayar una adaptación de Boquitas pintadas, pero, inesperadamente, el director del proyecto avisa que no obtiene los derechos y debe salir de viaje. La desesperación de las mujeres es mucha. Aunque el creador encuentra una salida posible: les irá enviando por carta el guión de las situaciones que ellas deberán ir ensayando. Y ambas deciden empezar a jugar, a construir unos personajes sin más guía que la pura intuición, mientras cuestiones de sus vidas personales van colándose entre escena y escena.

Así irán dando forma a un espectáculo con personajes desopilantes. Rosa María, una provinciana que llega a Buenos Aires para trabajar como doméstica en la mansión de la familia Lozano Dana, y Mónica, una excéntrica muchacha, hija de los dueños de casa. Ambas crearán un entramado de acontecimientos inesperados en los que siempre primará una fuerte cuota de humor.

Yo siempre me soñé novela resulta una producción que se impone por la creatividad con la que el director y sus intérpretes logran dar forma a una experiencia que trasciende por el intenso juego teatral más que por los valores de un texto cuya estructura es algo endeble.

Milagros Alarcón y Gilda Scarpetta resultan las intérpretes ideales a la hora de dar forma al inquieto y desbordado mundo creativo de Dib. Buenas intérpretes, logran relacionarse con una muy buena comunicación y por eso llevan a sus criaturas -Rosa María y Mónica- hasta unos límites inesperados y siempre con un notable desparpajo. El público disfruta mucho los delirantes cambios que se van operando en las conductas de ambos personajes.

Fuente: La Nación

Sala: El Ópalo (Junín 380) / Funciones: jueves, a las 21

No hay comentarios: