viernes, 15 de mayo de 2015

Elena Roger: Ay Carmela!


Elena Roger: "Quise permitirme hacer otra cosa"

Teatro.Debuta con “Ay Carmela!”, los lunes y martes en El Picadero. Dice que se quería correrse de lo que le sale bien.

Hay  una mujer de contextura pequeña, hablar suave y movimientos livianos, que se transforma en un gigante en el escenario, capaz de sacudir a toda una platea con su voz. La misma que no duda en alejarse de las luces y los elogios de Broadway para instalarse en un teatro porteño, fuera del circuito comercial, y hacer una obra de producción propia. Es Elena Roger. La actriz y cantante estrena Ay Carmela! junto a Diego Mariani (Ver El ideológo...) La obra se va a presentar los lunes y martes en El Picadero y los fines de semana estará de gira por la Provincia de Buenos Aires.

Después de hacer "Evita" en Broadway, en 2012 (junto a Ricky Martin), ¿necesitabas volver a los orígenes, a un teatro más chico, al contacto con el público local?Tenía ganas de hacer algo más tranquilo y en una temporada más corta, no me imagino esas temporadas que duran años. Yo necesito cambiar y hacer cosas variadas, porque sino me aburro. Si elegí esta profesión en vez de trabajar en una oficina, no quiero sentir que me puede pasar eso. Me mortifica un poco la idea de hacer siempre lo mismo. Hace mucho que quería hacer una obra de texto -porque esto no es un musical, aunque tiene algunas canciones- y, Diego Mariani que es amigo de mi marido, la había hecho en Washington y me la ofreció para hacerla juntos acá. Era algo que no estaba en mis planes, pero al final me pareció interesante probar. También nos involucramos en la producción que es nuestra, más sencilla, pero no por eso de menor calidad. Es una manera de ir volviendo de a poco después de la maternidad (N de R: su hija, Bahía, tiene un año y medio). Con el éxito que tuviste con "Evita" en Broadway, ¿no pensaste en la posibilidad de quedarte a trabajar allá?La experiencia fue buenísima y me la guardo para toda la vida. Pero nunca pensé en quedarme allá para hacer carrera, porque en ese momento tenía ganas de estar acá y formar una familia como lo hice con Mariano (Torre). Tal vez en otro momento de mi vida, hubiera pensado en esa opción, pero estaba en otra etapa. Lo último que hiciste acá, antes de ir a Nueva York, fue "Piaf", con mucha repercusión. ¿Creés que el público te espera con muchas expectativas?Sé que la gente puede esperar una gran producción como fue Piaf, pero esto es otra cosa. Lo tomo más como un experimento mío, algo que tenía ganas de hacer. Es una forma de divertirme, de aprender. Suele pasarle a algunos artistas que, después de varios éxitos como los que tuviste, sienten la presión de hacer otro. ¿Es tu caso?No, yo quise permitirme hacer otra cosa, sin esa necesidad de buscar otro éxito. Y probar con algo más de texto, ya que yo vengo del palo del musical. Tenía ganas de ver qué sucedía con algo distinto. A veces pasa que, si te volvés más conocido o famoso, digamos, se te hace más difícil probar con lo que realmente tenés ganas de hacer. Es complicado no quedarte enganchando con lo que los demás esperan que hagas o con lo que supone que deberías hacer. Pero a mí me parece que es importante cada tanto salir de la zona de confort. Y en mi caso eso sería el musical, lo que sé que me sale bien. Es tiempo de probar otras cosas. Quería darme el lujo de poder jugar con una obra como ésta, que es más exigida y que, además, es una preciosa historia de amor.La decisión de participar también como productora, ¿tiene que ver con eso?Sí, con asumir algunos riesgos. Esta obra parece sencilla pero tiene mucho trabajo detrás. Trajimos al director, José Luis Arellano, desde España y me involucré porque me gusta mucho la historia que cuenta. La movida tiene sus riesgos, porque seguro alguno va a decir ¡ay, yo quería que cantaras más canciones! Pero bueno, son decisiones y momentos. Además, me parece que hacer siempre lo mismo no implica que siempre te va a salir diez puntos. Yo he hecho comedias musicales que no estaban tan buenas. Y ahora sentí que este era un buen proyecto, sobre todo hacerlo con Diego, que me da mucha confianza; y con esta historia en la que paso algo parecido a lo que vamos a hacer nosotros: salir de gira, llevarla a todas partes. Tal vez yo hice al revés: empecé por el teatro comercial y no había vivido la etapa del off que experimento ahora.

La historia de Ay, Carmela! escrita por José Sanchís Sinisterra transcurre durante la Guerra Civil Española, cuando Carmela y Paulino, dos cómicos sin ningún compromiso político y en continua gira por España, en determinado momento se ven obligados a una adaptación de su espectáculo para el ejército fascista de Franco. Las dos posturas frente a esa situación y la relación entre ellos por esa diferencia es uno de los ejes fundamentales de la obra que tuvo una famosa versión cinematográfica en 1990 dirigida por Carlos Saura. "La obra habla de esos seres, los artistas, que por ser pensantes en todas las épocas y situaciones de represión, son los primeros que desaparecen, porque son los que despiertan conciencias. Y muestra también el hecho de que, frente a una situación, hay dos caminos, representados por Carmela y Paulino. "Cada uno representa distintas opciones: el que se enfrenta al poder y el que intenta adaptarse. Y la verdad es que desde afuera no los podemos juzar. Uno nunca sabe cómo reaccionaría frente a una situación extrema hasta que no la vive. Mi abuela decía: "Más vale un día de león que cien días de oveja". Pero son decisiones.

Habitualmente representás personajes históricos importantes o en momentos históricos clave. ¿Es casual o no?Un poco se va dando así, pero también tiene que ver con elegir concientemente lo que uno quiere contar. Uno, como artista tiene que entender que tiene una voz. Y elegir dónde se ubica. ¿Cómo te influyó la maternidad en tu trabajo?Muchísimo, ya no soy la misma de antes. Me cuesta dejarla. A veces pienso ¿qué estoy haciendo acá en vez de estar con ella? Pero bueno, también me gusta seguir trabajando. Es un lugar común lo de que un hijo te cambia la vida, pero hasta que no te pasa no tenés idea de cuánto; ni para bien ni para mal, pero sos otro.



Diego Mariani. El ideológo, amigo y coproductor.

El actor Diego Mariani fue Paulino en la versión de Ay, Carmela! que se realizó en Washington en 2011. Antes, ya había trabajado en varias obras en la misma ciudad. Y fue él quien le acercó la idea a Elena Roger, esposa de su amigo, Mariano Torre. "En aquella oportunidad, ensayamos con el director español José Luis Arellano, el mismo que dirige ahora en Buenos Aires, y la llevamos a un teatro para el público latino en Washington. Estuvimos nominados a varios premios. En ese momento me enamoré de la obra y me dieron muchas ganas de traerla acá. Cuando Elena se sumó al proyecto, decidimos también convertirnos en productores", cuenta Mariani. El actor, que no se dedica a los musicales, se animó a cantar algunas canciones en esta obra. "Creo que hay que arriesgarse un poco cada tanto, probar, experimentar. Siempre se aprende algo cuando uno se anima". Mariani coincide con Roger en que lo mejor de la obra es la historia de amor. "Es una historia pequeña, única, muy linda y humana; y con Elena nos dimos confianza mutua", asegura.

Por otra parte, Mariani está dedicado ahora a otro proyecto arriesgado: el teatro Border, que va a inaugurar en octubre en el barrio de Palermo. "Se trata del primer teatro realizado de modo sustentable en toda la Argentina", cuenta. "Es un espacio único y también funcionará como escuela. La ecología y el cuidado del medio ambiente es otro tema en común con Elena".



Proyectos ecológicos en familia

Además de su trabajo como actriz y cantante, Elena Roger tiene un compromiso con el medio ambiente. Junto a su pareja, el actor Mariano Torre, forman parte del equipo que construyó en Ushuaia la primera casa sustentable de Latinoamérica, a cargo del arquitecto estadounidense Michael Reynolds, especialista en el tema. La vivienda está construida íntegramente con materiales reciclados, desechos y objetos descartables. Alumnos de las escuelas de la ciudad la pueden visitar como parte de un proyecto educativo. Roger y Torre, además, están realizando un documental sobre el proyecto del que participaron activamente. "Tenemos que tomar mucha conciencia acerca del medio ambiente, de lo que contaminamos todos cada día. Es difícil cambiar ciertos hábitos, pero hay que empezar a hacerlo", dice Elena.

Fuente: Clarín

No hay comentarios: