viernes, 25 de julio de 2014

Dalma Maradona


Dalma Maradona: "Hay cosas que me dicen que me duelen un montón, pero aprendí a no contestar"

te fin de semana, Dalma Maradona hará por última vez el unipersonal Hija de Dios en el Centro Cultural San Martín. La actriz recibió a Personajes.tv en la oficina que su mamá tiene en Palermo, a metros de Canal 9. Simpática, sincera, de buen humor, la chica -que ya cumplió 27 años- charló sin prisa y sin pausa de su padre y sus polémicas, de su novio, de los escándalos y de cómo sobrevivir a ser ella misma.

-¿Cómo te animaste a exponer tantas cosas?

-Todo surge cuando vuelvo de un viaje a Nápoli, un viaje que cuento en la obra. No podía creer lo que me había pasado. Vuelvo y cuento todo entre amigos en un asado. Y Erika Halvorsen, que es muy amiga mía y es directora de teatro, me dice: "Algo hay que hacer con esto. No me importa si querés o si no querés. Algo hay que hacer". Entonces le dije: "Bueno, cuando me reciba lo hacemos". Pensé que iba a tardar mil años en recibirme en el IUNA.

-Y te recibiste.

-Sí, soy más nerd que nadie. Ahí Erika me dijo: "Tomá." Era el unipersonal todo escrito. Lo leí y dije: "Es como si lo hubiera escrito yo". Eran mis palabras. Y más allá de todos los prejuicios y todo lo que podía llegar a pasar, decidimos hacerlo. Estrenamos en 2012 en el teatro Sha, hicimos una cooperativa, decidimos hacerlo no tan comercial. Fue todo a propósito.

-¿Por qué?

-Porque teníamos esa presión de lo que iban a decir. "Y bueno, ¿qué? ¿Se pone a hablar y muestra el gol de su papá?" No. Es una obra, no es que yo me pongo a improvisar, ensayamos seis meses, fue mucho laburo el proceso. Estrenamos con todos esos miedos y fue genial porque venían los fanáticos hasta gente de teatro que quería ver de qué se trataba. Y la crítica fue impresionante, tanto que pensé que me estaban haciendo un chiste. Fue re linda esa primera parte, y este año teníamos ganas de volver a hacerla como para cerrar un ciclo, porque yo no me imagino haciendo esta obra a los 40 años.

-¿Es algo catártico?

-Sí. Después del mundial del 2010, que estuvo mi papá como técnico, yo tenía ganas de hacerle ese regalo a él, y también de hacerme cargo de quién soy yo. Aparte de ser actriz, soy esta persona que tiene este papá.

-Es muy crítica con tu papá la obra.

-Sí, es muy crítica. Pero para mí no existía contar la vida de mi papá desde otra visión que no sea la mía y es ésa. Es la real y es la que yo viví. Desde muy chiquita que soy así con él, una relación de mucha exigencia. En el 90 me trajo la medalla del segundo puesto y yo le dije: "Pero yo quería la Copa".

-¿El se la bancó?

-Él estaba chocho.

-¿Se ríe de sí mismo?

-Claro. La primera vez que estrenamos, nadie de mi familia sabía de qué se trataba y él una semana antes vino y me preguntó: "Che, pero hablás bien de papá, ¿no?" Y obviamente que lo hago desde el amor. Ya se conoce la vida de mi papá, todo el mundo opina y todos saben más que él. Me divertía a mí contarlo desde mi lado que es desde el humor, como yo me tomo la vida en general. El día del estreno, mi papá se sentó ahí y escuchó un montón de cosas que yo le dije a él, por primera vez en mi vida.

-¿Él se enteró en el teatro de lo que pensabas?

-Sí, fue fuerte. Yo no soy muy demostrativa y él debía saber que estoy orgullosa de él y todo eso, pero muchas veces también está bueno que te lo digan o escucharlo. Y yo nunca lo había hecho. De hecho, él me lo reprochaba todo el tiempo.

-Todo lo contrario a tu hermana Giannina.

-Mi hermana es como un oso de peluche, es puro amor. Y el día que mi papá vio la obra escuchó las cosas que yo decía de él y le salían las lágrimas para adelante. Igual, obviamente me dijo: "Me lo podrías haber dicho antes esto, ¿no? en vez de arriba del escenario.

-Con tu mamá sos mucho más benévola. ¿A ella no tenés nada para criticarle?

-No. Si tuviera algo para criticarle, se lo diría, pero la verdad es que no. Mi mamá hizo un re buen laburo con mi hermana y conmigo. Debo tener un montón de errores, pero estoy contenta conmigo, con cómo soy. Y eso en parte es responsabilidad de mi papá, pero mucho más de mi mamá.

-Claro. Podrías haber sido Charlotte Caniggia.

-Bueno, no.

-¿Por qué quisiste ser actriz?

-Para dejar de ser yo. Y porque es lo que me hace feliz.

-¿No te fue llevando el hecho de ser famosa desde tu nacimiento?

-No. Yo me metí sola. Fui a un casting para Cebollitas y mi mamá no quería saber nada. Tenía ocho años y quería salir en la tele. Y fui al casting, quedé, iba al colegio doble turno, estaba matada. Me quedaba dormida en todos lados. A partir de ahí me fui dando cuenta de qué era lo que me gustaba y después empecé a estudiar para prepararme, para poder hacerlo.

-¿Te cuidás mucho para hablar públicamente?

-Sí. Puede ser. Y creo que tiene que ver con que veo a tanta gente que habla como si no pasara nada. Dicen una barbaridad ¿y si es mentira? A mí no me gustaría hacer lo que veo y no me gusta. Una vez me preguntaron por Guillermo Coppola y yo no dije nada malo ni nada ofensivo, pero cuando después lo vi no me gustó, porque yo amo a sus hijas, las adoro, las quiero mucho. Y no me gustaría que ellas hablaran mal de mi papá. Entonces no me gustó hacer eso. Ahí me empecé a cuidar.

-Te reprimís.

-Obviamente. Hay un montón de cosas que pienso y no digo. Tengo opinión de todo. De política prefiero no hablar, pero sí tengo mi opinión formada, claramente la tengo. Pero en este momento decir qué opinás políticamente te remite a la violencia y no sé qué suma que yo diga en la tele lo que pienso políticamente.

-¿Y de los temas que tienen que ver con tu papá?

-Hay cosas que digo: "Bueno, ya está. Chau". Una persona que dice que mi papá la golpeó y que dice que tiene pruebas y a la semana dice "bueno, no, en realidad…" Entiendo que no es la responsabilidad del programa pero le están dando aire a una persona que está denunciando violencia de género. No se puede tomar así como si nada. Por eso prefiero no opinar, porque no tengo cosas buenas para decir. Cada uno hace lo que puede con lo que es. Y eso lo describe.

-Ese episodio con Rocío Oliva coincidió con tu estreno, ahora, en el San Martín.

-Sí. Me daba mucha pena que el día de mi estreno me preguntaran por eso. Me dio tristeza que el día del estreno de la obra se hablara de eso, y esta chica como nada, pero lamentablemente estoy acostumbrada.

-¿De verdad estás acostumbrada?

-Obviamente que las cosas que me dicen me duelen un montón, aprendí a no contestar, aprendí a bancarme lo que tiene que ver con esto porque al tener diálogo con mi papá y saber quién es él y conocerlo, hay cosas que comparto y cosas que no. Pero cuando esta chica salió al aire era como "pobrecita, ya no tiene nada que hablar con nadie". Y una mujer despechada es lo peor que le puede pasar a cualquiera.

-De todos los temas polémicos que hay alrededor de tu papá y tu familia, ¿hay alguno que te moleste en particular o todos por igual?

-Bueno, no sé… Me pasa que, como te decía antes, tengo una opinión formada, y las veces que opiné fue tremendo porque dije la verdad, y a mucha gente que le molestó. Por decirte una estupidez: hace muchos años me preguntaron cómo me llevaba con Verónica, la ex de papá y yo lo único que dije fue: "no me llevo". Y fue " porque si puede la pisa con el auto…". Y yo pensaba "no, chicos, paren, ¿en qué momento dije eso?". Digo, no voy a pisarla con el auto ni a ella ni a nadie. De golpe me convertí en una asesina y ella contestándome "que por qué la iba a pisar con el auto. ¿Ves por qué no puedo decir lo que pienso? Trato de pilotearla lo mejor que puedo.

-Hay temas que te enojan más, cuando se meten con tu mamá, por ejemplo.

-Ahí me nublo. No soporto que digan barbaridades de mi mamá.

-Y de tu sobrino tampoco. Saliste con todo en Twitter contra la hermana del Kun Agüero.

-Lo que pasa es que hay una cosa que es real: los grandes, en el ámbito de los grandes. Cuando te metés con una persona que tiene cinco años...

-Una vez Rocío dijo de tu hermana, que estaba enojada: "es Maradonita, ya se la va a pasar". ¿Qué quiere decir "ser Maradonita"?

-Quiere decir que no se calla nada. Y que cuando le pasa algo y lo piensa, lo dice. Yo capaz lo procesé un toque más, pero sí, me pasa eso. Igual, quizás me vean peleadora porque un montón de veces y en un montón de momentos de mi vida me hice cargo de tomar la posta para no exponer ni a mi mamá ni a Gianni, no porque me gustara hacer eso. Pero es un poco mi rol a veces.

-¿Quién es tu novio?

-Andrés. Eramos compañeros del colegio, de mi último colegio, donde hice tercero, cuarto y quinto año. Eramos amigos, yo sabía que era una hermosa persona, pero nunca pasó nada, ni él me dijo nada. Después me separé y nos encontramos en una reunión de ex compañeros. Ahí nos vimos de otra manera, porque antes realmente nunca había pasado nada. Pero bueno, ahora estoy feliz. El respeta un montón mi trabajo, todo el tiempo quiere que me vaya bien, está muy pendiente de eso, y para mí eso es todo. Estoy muy contenta. Yo antes decía "no me quiero casar, no quiero tener hijos".

-¿Y ahora?

-Ahora quiero hijos, casa y labrador en la puerta.

-Tu hermana dijo que hasta que vos no quedes embarazada ella no va a tener su segundo hijo.

-Sí y mi mamá presiona. Lo ama a Andrés y al principio nos decía: "bueno, chicos…". Y yo pensaba "mamá, este pibe me va a dejar, hace ocho meses que estamos saliendo, callate". Pero la verdad es que me gustaría tener hijos.

-¿Viven juntos?

-No. Siento que quiero hacer un montón de cosas en cuanto a lo laboral antes de tener un hijo.

-¿Cómo qué?

-No sé, acepto todo. Hay un prejuicio sobre mí que si no soy la protagonista no voy a aceptar un trabajo. ¡Nada que ver! Si hay que hacer un casting, lo hago, no me ofendo. Soy súper relajada en ese sentido.

-¿Te sigue costando que te vean como otra persona que no sea la hija de Maradona?

-Me pasó de ir a castings y… La verdad es que en todos los castings que hice para cine, quedé.

-¿Pero sentís que hay una conmoción en el otro cuando te ve?

-No. En todos los lugares donde laburé, mucha gente al principio no me hablaba y después que me conocen y ven que soy la más relajada del mundo dicen "ay, boluda, pensé que ibas a llegar tarde siempre, que no nos ibas a hacer esperar…"

-¿No sos diva?

-Cero.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: