sábado, 26 de julio de 2014

Cristina Banegas: Intimos


“Sobre la secreta búsqueda del otro”

Los bailarines Eladia Córdoba y José Garófalo la convocaron para este espectáculo que cruza el teatro, el tango y la poesía.

“Es un trabajo sutil y deliberadamente despojado”, define la actriz y directora Cristina Banegas al habla de Intimos, espectáculo que subirá a escena mañana en El Excéntrico de la 18, sala-estudio de la propia directora, con la participación de los bailarines Eladia Córdoba y José Garófalo. Se trata de un trabajo que cruza el teatro, el tango y la poesía, creado con la intención de hablar acerca de “la secreta e incansable búsqueda del otro”, según define en la entrevista con Página/12. “Me resulta orgánico dirigir –afirma –. Siempre trato de tener una relación horizontal con las personas con las cuales trabajo.” Luego de varios meses de ensayo, una vez que constató que “había una zona de lo que se estaba armando en la que no podía entrar”, cuenta que decidió llamar a Sandro Nunziatta para realizar la dirección coreográfica, ya que, según la directora, “nadie como él para hacerlo porque, además de estar formado como bailarín, es actor y milonguero”.

Fueron los mismos bailarines quienes convocaron a Banegas para que los dirigiese. Hacía tres años que la actriz no ejercía ese rol fuera de las clases en su estudio: su última dirección fue La familia argentina, de Alberto Ure, si no se contabiliza la reposición de Eva Perón en la hoguera, de Leónidas Lamborghini, obra en la que se autodirigió, encontrando una propuesta diferente de la original, conducida por Iris Scaccheri. En cuanto a la atmósfera que finalmente adquirió Intimos, Banegas compara: “En La Morocha ya aparecía algo del mundo que construimos aquí”. La actriz y directora hace referencia al montaje que estrenó junto al músico y actor Edgardo Cardozo, en el cual ella cantaba tangos y milongas. La diferencia entre ambos productos radica en que, según apunta, “aquél no era un espectáculo dancístico como éste, sino que reunía actuación y tango cantado”. Y agrega que “en tren de definir Intimos yo diría que es danza-teatro-tango”. Habitué de las milongas cuando sus actividades se lo permiten, Banegas cuenta que aprendió a bailar tango cuando el mismo Ure la dirigió en Puesta en claro, de Griselda Gambaro, y que por maestro tuvo –“nada menos” – a Miguel Angel Zotto.

“Mi relación con el tango comienza con mi vida”, resume Banegas y suma detalles: “Mamá (la actriz y cantante Nelly Prince) cantó tangos desde siempre con una gran afinación y sentido de musicalidad y también mi papá (Oscar Banegas) cantaba muy bien”. En su conversación, la actriz lo recuerda cuando siendo “un químico adelantado a su época inventó unos caramelos con vitaminas” que, según cuenta, no pudo comercializar con éxito. Fue a partir de esa experiencia que Banegas padre cambió de rumbo y pasó a convertirse en productor de televisión. La directora vuelve al tema del tango al mencionar que entre los muchos programas que su padre produjo, uno en especial estuvo dedicado a la canción ciudadana: “Yo iba a los estudios del viejo Canal 7, en Ayacucho y Posadas, veía a Pichuco y a Rivero, a Ubaldo De Lío...”, rememora. Con el Club del Vino (emprendimiento que tuvo con su marido, Cacho Vázquez) se abrió otra etapa de Banegas en relación con el tango: “Allí se presentó la nueva formación del Quinteto Real, fue una época muy estimulante, incluso grabé mi primer disco”, recuerda.

Para conformar los diferentes tramos del espectáculo, Banegas les propuso a los bailarines la creación de climas y comportamientos a partir de músicas e imágenes, así como el cruce de la danza y el movimiento con algunos comportamientos animales. Así fueron componiéndose escenas en las que, según explica la directora, “se nota la intimidad de dos personas que tienen una historia en común. Entre ellos se van dando diferentes alternativas de conflicto, adaptación o armonía que es lo que también pide el tango bailado”. Otros momentos se organizaron alrededor de algunos poemas que se oirán en off (las voces corresponden a la propia Banegas y al mismo Nunziatta). Los textos elegidos son de Juan Gelman, Idea Vilariño, Paco Urondo, Oliverio Girondo y Néstor Perlongher. “Fue grato correrme de la dirección actoral y entrar en el registro del teatro físico, de los cuerpos en el espacio, del secreteo y del chamuyo propio de la intimidad entre dos”, resume la directora.

* Intimos, en El Excéntrico de la 18 (Lerma 420), los domingos a las 21.

Fuente: Página/12

No hay comentarios: