viernes, 13 de junio de 2014

María Leal: La señora Klein


Loca linda en TV, cáustica en teatro

Luego de un año dedicado a la cocina, eligió protagonizar La señora Klein

El teatro y la televisión son las actividades centrales que, por estos días, ocupan la atención de María Leal. Se la ve muy entusiasmada con los proyectos en los que participa, aunque aclara que es la primera vez que, en su extensa carrera, se mueve al mismo tiempo en ambos medios.

En teatro protagoniza La señora Klein, reconocida pieza de Nicholas Wright, en La Comedia, junto a Fabiana García Lago y Laura López Moyano, dirigidas por Eva Halac. En televisión está grabando una participación en Viudas e hijas del rock and roll, la nueva producción de Sebastián Ortega y Pablo Culell.

Después de tres intensos años haciendo 8 mujeres, con dirección de José María Muscari, Leal decidió tomarse un año sabático (2013) y dedicarse a estudiar cocina. "El hecho es estar vivo, respetarse el deseo y no jorobar a nadie -aclara-. Así eduqué a mis hijos y de esa manera sigo viviendo. Actuar es mi trabajo y me encanta. Pero es mi trabajo. Y entonces decidí parar y dedicarme a cocinar. Me gusta hacerlo, recibir amigos y a mi familia para ofrecerles un plato preparado con mis manos."

A comienzos de 2014 asomaron varias propuestas y llegó el momento de volver al arte. "Estaba buscando un texto, junto a Alberto Negrín -cuenta la actriz-. Soy bastante difícil a la hora de decidirme por tal o cual obra y La señora Klein me pareció muy adecuada. Además está bueno compartir el escenario con dos intérpretes tan jóvenes y talentosas como García Lago y López Moyano. Veo mucho teatro off y siempre les pido a los jóvenes que me cuenten qué pasa, cómo trabajan. No quiero quedarme afuera de la época."

La pieza está ambientada en la década de 1930, en Londres, y muestra un día en la vida de la psicoanalista Melanie Klein, discípula de Freud y una de las iniciadoras del psicoanálisis infantil. Se trata de un día muy especial. Ha muerto su hijo y ella se enfrenta a su hija Melitta Schmideberg, mientras su discípula Paula Heimann se convierte en testigo de esa conflictiva relación.

"Son unos personajes maravillosos -explica María Leal-, además existieron. Hemos buscado información sobre ellos en Google y han aparecido unos datos impresionantes. He leído mucho sobre Klein y hasta un último reportaje que le hicieron, poco antes de morir. Ella cuenta que sabía perfectamente las cosas que se decían sobre su personalidad. Y reconoce que es cruel, vehemente, cáustica, perversa sexual, alcohólica. La gente del medio psicoanalítico estaba enfrentada a ella y decían que era mala. Ahora que la habito tengo que confesar que la entiendo. Se enfrentó a una sociedad muy fuerte y atravesó períodos muy conflictivos en lo personal y profesional."

Ese intenso juego de relaciones que plantea la obra le resulta a la intérprete un desafío importante. "Las mujeres, esos hijos sin madre... Es verdad, porque la relación entre madre e hija es muy difícil. Hay competencia, amor, odio y eso es permanente. Y está muy bien expuesto en la pieza. A nuestro espectáculo lo salva la ironía. Por momentos aparece el humor y entonces el clima es menos denso."

La intérprete de numerosos proyectos televisivos (Carmiña, Grande Pa!, Nosotros y los miedos, Atreverse, Gasoleros, entre muchos otros) cuenta que a la hora de elegir una producción teatral piensa mucho en el público. "El teatro es con público, es el público. Yo además soy una actriz popular y me gusta serlo. Lo primero que pienso es si a la gente le va a gustar." Y aquí Leal hace un interesante repaso de su carrera. Los primeros tiempos junto al destacado creador Roberto Aulés participando de rigurosos procesos dramáticos, hasta que "vino la tele y me chupó", confiesa. Luego se casó y tuvo dos hijos e hizo un pacto con su esposo: hasta que los chicos no fueran grandes su actividad sería exclusivamente la televisión. "A mí la gente de teatro no me quería -recuerda-, porque parecía que mi medio exclusivo era la tele y, afortunadamente, en los años 90, me convocaron Manuel Iedvabni y Virginia Lago para hacer Esa relación tan delicada y ahí mi mundo cambió. Ese año gané todos los premios que se otorgaron en teatro y ahí me empezaron a reconocer. La tele y el teatro son dos amores."

A su vez se muestra ansiosa y contenta por su participación en Viudas e hijas del rock and roll. Su personaje es muy contrario al de Melanie Klein. "Es una loquilla -cuenta- era groupie en los 90 y dice haber tenidos romances con todos los rockeros de su tiempo. El equipo con el que trabajo es maravilloso. Mis hijas en la ficción son Paola Barrientos y Celeste Cid. Estoy encantada con ese personaje y esos compañeros. Realmente me siento muy feliz. Estoy casada con estos dos trabajos".

LA SEÑORA KLEIN

De Nicholas Wright

La Comedia, Rodríguez Peña 1062

Jueves a sábados, a las 21; domingos, a las 20.

Fuente: La Nación

No hay comentarios: