jueves, 2 de enero de 2014

Forever Young


Los viejitos piolas dicen hasta luego

Desde mañana, en el Metropolitan, el musical que se estrenó en mayo de 2012 iniciará sus últimas doce semanas de funciones.

Forever Young llegó en mayo de 2012 a la cartelera teatral porteña con el antecedente de haber sido un gran éxito de taquilla en Europa, especialmente en España. Y acá repitió el fenómeno: estuvo un año y medio a sala llena en El Picadero, realizó una intensa gira por el interior del país y Chile, y ganó varios premios ACE y Hugo. A partir de mañana, esta comedia musical vuelve para despedirse, con funciones durante todo el verano en el Teatro Metropolitan.

Esta es la versión adaptada por el grupo catalán Tricicle -Paco Mir, Joan Gracia y Carles Sans- de la pieza originada en Noruega a partir del libreto escrito por el suizo Erik Gedeon. Transcurre en el año 2050 y cuenta la historia de un grupo de seis artistas, ya ancianos, retirados en un geriátrico. Allí, tratan de mantener encendida la llama de su edad dorada: para eso, recurren a la música. Cada vez que la enfermera encargada de atenderlos sale de la sala en la que se encuentran, el espíritu del pop y el rock cobra vida: los viejos interpretan canciones de los ‘70, ‘80 y ‘90. La puesta incluye hits de los Rolling Stones, Los Beatles, Bob Marley, Queen, Eurythmics, Nirvana, Alphaville y Bob Dylan, y un bloque de rock nacional creado especialmente para esta versión, que incluye Mi perro dinamita, Popotitos y otros clásicos.

Dentro de las comedias musicales, ésta se inscribe en el género song drama creado por Gedeon: consiste en que las canciones -todas preexistentes, ninguna original- vayan estructurando la historia de los personajes, al estilo de Mamma mia!, el musical con canciones de Abba.

A lo largo de estos dos años hubo algunos cambios con respecto al elenco original: ya no están Omar Calicchio, Martín Ruiz, Ivanna Rossi ni Gimena Riestra. Ahora los que salen a escena son Melania Lenoir y Germán Tripel -firmes desde el estreno-, Walter Canella y Andrea Lovera -al principio fueron coristas y hacían reemplazos-, Mariela Passeri y Christian Giménez, con Pablo Bronzini en el piano. Cada personaje se llama igual que el actor que lo interpreta, porque la idea es que se trata de ellos mismos dentro de 36 años.

La dirección sigue estando a cargo de Daniel Casablanca, con dirección musical de Gaby Goldman, y coreografías de Elizabeth de Chapeaurouge.

Fuente: Clarín

No hay comentarios: