miércoles, 9 de octubre de 2013

Edgardo Dib: Saverio, mi cruel


"Hay un teatro autorreferencial"

Nacido en Santa Fe y actualmente radicado en Buenos Aires, este director presenta una versión personal de la famosa obra de Arlt, Saverio el cruel, rebautizada Saverio mi cruel.

Acostumbrado a lo que es arremangarse y vivir del teatro, el director y autor Edgardo Dib tiene en este momento cinco obras en cartel: una en gira, dos en Buenos Aires, una en Santa Fe y otra en Córdoba.
"Es cierto que Dios atiende en Buenos Aires, pero en el interior del país hay una poderosa actividad teatral. Muy poca gente de Capital Federal sabe que el movimiento de teatro independiente empieza en Santa Fe o que la comedia cordobesa es el primer elenco estable del país", avisa.
Nacido en Santa Fe y actualmente radicado en Buenos Aires, Edgardo Dib es director, actor, dramaturgo, docente. Ahora estrenó en el Beckett Teatro su propia versión de la célebre pieza de Roberto Arlt, Saverio, el cruel. "Hay mucho interés en el teatro contemporáneo de hablar de lo inmediato. En mi búsqueda personal, me pregunto cómo puedo hablar de lo próximo, a través de un texto más lejano", explica.
En la pieza, muchos años después, aquellos jóvenes del clásico de Arlt se han convertido en adultos mayores, integrantes de una misma familia: los hermanos, una cuñada y una mucama. Ellos dicen tener encerrado en un cuarto de huéspedes al mantequero, Saverio.
"Esta obra es un volver al seno de nuestro ser, a la familia, para debatir sobre nuestros amores, odios, traiciones y asesinatos cotidianos. ¿No es acaso la familia nuestra primera sociedad y referencia en cuanto a la ideología y la moral?", piensa Dib.
Su puesta del texto de Arlt cuenta con una particularidad: todos los actores tienen entre 50 y 60 años, un aspecto no tan común en la escena actual de Buenos Aires. "Fue una de mis búsquedas: poner en el escenario a aristas profesionales que tienen más de diez años en escena. Lamentablemente no hay tantas personas de esa edad en escena. Creo que eso es un rasgo de contemporaneidad. Hay un teatro autorreferencial. Todos necesitamos que hayan nuevos creadores y actores, pero es muy bueno que se vea gente que tiene escenario. Al final, todos terminamos hablando de lo mismo: de nuestros espantos, el amor y la muerte", opina.
Además de Saverio, mi cruel (así es el nombre de la versión del director), este año Dib tiene en cartel El jardín de los cerezos, suite para cuatro personajes (en Santa Fe), Edipo y Yo (en gira), ¡Barrancabajo! (en Córdoba) y Reconstrucción frente al mar (en Buenos Aires). Al terminar la charla, dice sobre esta vorágine teatral de actividad por diferentes territorios: "Todos los teatristas estamos en la misma búsqueda. Nosotros, buscamos el trabajo por todos lados. Este es el primer año que me quedo en Buenos Aires, después de estar tres años viajando todos los fines de semana de mi vida. Es agotador, pero es la vida del artista."

Fuente: Tiempo Argentino

No hay comentarios: